This content is not available in your region

Ventas de casas nuevas en EEUU caen a un mínimo de 14 meses en junio

Ventas de casas nuevas en EEUU caen a un mínimo de 14 meses en junio
Ventas de casas nuevas en EEUU caen a un mínimo de 14 meses en junio   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON, 26 jul – Las ventas de casas unifamiliares nuevas en Estados Unidos cayeron a un mínimo de 14 meses en junio y las ventas del mes previo fueron más débiles de lo estimado inicialmente, lo que sugiere que los costosos materiales de construcción y el resultante aumento en los precios de las propiedades restringían el mercado de la vivienda.

Las ventas de viviendas nuevas bajaron un 6,6% a una tasa anual desestacionalizada de 676.000 unidades el mes pasado, el nivel más bajo desde abril de 2020, dijo el lunes el Departamento de Comercio. El ritmo de ventas de mayo se revisó a la baja a 724.000 unidades desde las 769.000 informadas anteriormente. Las ventas han descendido tres meses seguidos.

Economistas consultados por Reuters habían pronosticado un alza del 3% en las ventas de viviendas nuevas, que representan una pequeña parte de las ventas de casas en el país, a una tasa de 800.000 unidades en junio.

“Hasta que los costos de construcción y los problemas de la cadena de suministro se conviertan en un impedimento menor, es difícil ver que las ventas (de casas) nuevas aumenten significativamente en el corto plazo”, dijo David Berson, economista jefe de Nationwide en Columbus, Ohio.

El informe siguió al dato de la semana pasada que mostró que los permisos de construcción cayeron a un mínimo de nueve meses en junio, mientras que las ventas de casas usadas se recuperaron moderadamente. La pandemia de COVID-19, que obligó a millones de estadounidenses a trabajar desde casa y tomar clases en línea, provocó un auge en la demanda de viviendas.

Pero la oferta ha quedado rezagada, con los constructores limitados por los latos costos de la madera, así como por la escasez de otros materiales de construcción, tierra y mano de obra. La acumulación de viviendas unifamiliares aprobadas para la construcción, pero aún por comenzar, aumentó en junio al nivel más alto desde octubre de 2006.

El mercado de la vivienda fue uno de los de mejor desempeño de la economía durante la pandemia, registrando un crecimiento de dos dígitos durante tres trimestres consecutivos. Esa racha probablemente llegó a su fin en el segundo trimestre, y analistas creen que la inversión residencial tuvo un impacto neutral en el Producto Interno Bruto.

Las ventas retrocedieron un 19,4% interanual en junio, en lo que fue la primera disminución anual desde la pandemia.

Había 353.000 viviendas nuevas en el mercado, frente a las 330.000 de mayo. Al ritmo de ventas de junio, se necesitarían 6,3 meses para liquidar la oferta de casas en el mercado, por sobre los 5,5 meses de mayo.