This content is not available in your region

La contratación en EEUU podría haberse ralentizado en julio ante el avance del virus- datos

La contratación en EEUU podría haberse ralentizado en julio ante el avance del virus- datos
La contratación en EEUU podría haberse ralentizado en julio ante el avance del virus- datos   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Por Howard Schneider

WASHINGTON, 3 ago – Una serie de datos exhaustivos indican que la contratación en Estados Unidos se ralentizó en julio, en contra de las previsiones de que se mantendría estable, con especial debilidad en los estados que pusieron fin a las prestaciones federales por desempleo y las zonas en las que la variante delta del coronavirus está causando estragos.

La empresa de nóminas UKG dijo que el crecimiento de los empleados en EEUU en un amplio conjunto de sectores creció un 1,1% desde mediados de junio hasta mediados de julio, coincidiendo con el periodo en que se realiza la encuesta de empleo del Gobierno federal estadounidense. Esta cifra es aproximadamente la mitad de la tasa de crecimiento del 2% observada entre mayo y junio, antes de que el exitoso informe nacional de empleo de junio mostrara 850.000 puestos adicionales en las nóminas.

Los datos sobre la contratación de pequeñas empresas de Homebase también cayeron de mediados de junio a mediados de julio.

En particular, un análisis de UKG de los datos que abarcan el periodo en el que 26 estados comenzaron a interrumpir las prestaciones federales por desempleo mostró que el crecimiento de los turnos de trabajo en esos estados fue la mitad de lo que fue en otros lugares: un 2,2% de mayo a julio frente a un 4,1%.

Esto se suma a un conjunto de pruebas que demuestran que la apuesta que hizo un grupo de gobernadores estatales mayoritariamente republicanos al detener los subsidios de 300 dólares semanales no se tradujo en más puestos de trabajo.

“La gente está volviendo a trabajar por su cuenta. Simplemente no hemos visto la oleada de personas que regresan que las empresas esperaban”, dijo el vicepresidente de UKG, Dave Gilbertson, quien prevé un número menor de nuevos empleos en julio que en junio.

Los datos de empleo y desempleo de EEUU a nivel federal se actualizarán el viernes en un informe del Departamento de Trabajo, que se sigue de cerca en busca de pruebas sobre la trayectoria de una economía nacional que ya ha vuelto a los niveles prepandémicos en términos de producción, pero que sigue estando a unos 7 millones de puestos de trabajo de donde estaba a principios de 2020.

En contraste con la opinión de Gilbertston, la estimación media de los economistas encuestados por Reuters es que la contratación continuó a buen ritmo en julio, y se prevé que las empresas hayan añadido 880.000 puestos de trabajo.

DIFICULTADESCON LA DELTA 

Gilbertson dijo que todavía prevé una fuerte contratación en otoño, ya que se supone que los colegios vuelven a abrir y la vida cotidiana sigue volviendo a la normalidad.

Sin embargo, esto podría depender de cómo responda la economía al resurgimiento de las infecciones por coronavirus, encabezadas por la variante delta, altamente contagiosa. Es posible que surjan pruebas de que el renovado brote está pasando factura, especialmente en algunos de los estados dirigidos por los republicanos en los que la contratación se ha mostrado estancada a pesar del corte anticipado de las prestaciones por desempleo.

Un índice de recuperación a nivel estatal de Oxford Economics, por ejemplo, apunta a una caída de la actividad económica y el empleo entre los estados con más contagios, como Florida, Missouri y Arkansas.

“Las recuperaciones fueron planas o más débiles en los estados de alta incidencia”, dijo el economista principal de Oxford en Estados Unidos, Oren Klachkin, lo que llevó al índice de recuperación nacional de la firma a disminuir por primera vez desde abril. El empeoramiento de los datos de salud a nivel nacional puede “mostrar que la recuperación se desplaza”.

Hasta ahora eso no ha sido evidente en otras series de datos.

La Administración de Seguridad en el Transporte estadounidense mostró que 4,2 millones de viajeros se registraron en vuelos el pasado fin de semana, alrededor del 85% del fin de semana comparable de 2019 y en línea con las últimas semanas. OpenTable mostró que los comensales siguieron acudiendo a los restaurantes a niveles comparables a los de 2019. 

Durante la pandemia, los economistas han prestado especial atención a la “movilidad”, el movimiento de las personas fuera de sus hogares, como señal general de recuperación. De momento, dijo Klachkin, “no se ha ralentizado”.

EL IMPACTODELRECORTE DE LASPRESTACIONES ES MÍNIMO

Sin embargo, tampoco parece que la economía estadounidense se ponga en marcha cuando se trata de contratar.

Con aproximadamente un puesto de trabajo disponible por cada persona que se calcula que está desempleada, los economistas se han preguntado por qué los puestos no se cubren con mayor rapidez, y han ofrecido una lista de razones que van desde el continuo temor a las infecciones hasta la falta de guarderías disponibles.

Análisis recientes han minimizado sistemáticamente una de esas explicaciones: el impacto de las prestaciones por desempleo adicionales.

Investigadores de la Universidad de Chicago y del Instituto JPMorgan Chase, utilizando datos de JPMorgan sobre titulares de cuentas que perdieron el empleo y recibieron prestaciones por desempleo mejoradas, descubrieron que hasta abril los pagos disminuyeron la tasa de reempleo en no más de un punto porcentual.

Los pagos, ofrecidos con pocas condiciones a un grupo ampliado de individuos, fueron de 600 dólares semanales a principios de la pandemia y se redujeron a 300 dólares a finales de 2020. Fueron una de las principales razones por las que los ingresos personales aumentaron durante la pandemia a pesar del desempleo masivo.

Arindrajit Dube, profesor de economía de la Universidad de Massachusetts Amherst, utilizó datos de la Encuesta de Pulso de Hogares del Censo para concluir que la suspensión de las prestaciones en un grupo de estados no impulsó la contratación, sino que “aumentó las dificultades autodeclaradas para pagar los gastos habituales.”

Gilbertson, de UKG, atribuyó el menor ritmo de crecimiento de los turnos en ese grupo de estados al hecho de que, por lo general, se encontraban entre los que impusieron menos restricciones al principio de la pandemia y “no tenían tanto que cubrir”. También es posible que el aumento de casos esté provocando “algunos primeros signos de desaceleración”.

En cualquier caso, dijo que los datos parecían claros en un punto: “Es probable que las prestaciones adicionales no fueran lo que retuviera (a los individuos) de aceptar un nuevo trabajo.”