This content is not available in your region

J&J dice que la dosis de refuerzo aumentó los anticuerpos en estudios en fase inicial

EU says import of J&J vaccines from South Africa is temporary
EU says import of J&J vaccines from South Africa is temporary   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Por Julie Steenhuysen

CHICAGO, 25 ago – Una dosis de refuerzo de la vacuna COVID-19 de Johnson & Johnson aumentó considerablemente los niveles de anticuerpos, según los datos provisionales de dos ensayos en fase inicial, informó la empresa el miércoles.

Una segunda dosis de la vacuna de dosis única de J&J dio lugar a niveles de anticuerpos vinculantes nueve veces más altos que los niveles 28 días después de que las personas recibieran la primera dosis, dijo la empresa en un comunicado de prensa.

A diferencia de los anticuerpos neutralizantes, que destruyen el virus, los anticuerpos vinculantes se adhieren al virus pero no lo destruyen ni evitan la infección. En cambio, alertan al sistema inmunitario de su presencia para que los glóbulos blancos puedan ser enviados a destruirlo.

Varios países, incluido Estados Unidos, han empezado a ofrecer dosis de refuerzo a personas vulnerables, incluidas las inmunodeprimidas, ya que la variante delta se ha extendido y algunas personas vacunadas se han contagiado de COVID-19.

Hasta ahora no ha habido pruebas sobre el efecto de una dosis de refuerzo de la vacuna J&J. Los asesores de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU, en particular, han estado esperando noticias sobre cómo aconsejar a las personas inmunodeprimidas que recibieron la vacuna J&J.

Según J&J, los estudios mostraron aumentos significativos en las respuestas de anticuerpos vinculantes en los participantes de entre 18 y 55 años y en los mayores de 65 años que recibieron una dosis de refuerzo menor.

Los resúmenes de los estudios se han enviado al servidor de preimpresión MedRxiv antes de la revisión por expertos.

Los resultados se publicaron antes de los esperados resultados del gran ensayo de la vacuna de dos dosis de J&J. Un portavoz dijo que esos resultados estarán disponibles en las próximas semanas.

En julio, J&J publicó datos provisionales de la fase 1/2a en el New England Journal of Medicine que mostraban que los anticuerpos neutralizantes generados por su vacuna permanecían estables ocho meses después de la inmunización con una sola dosis.

“Con estos nuevos datos, también vemos que una dosis de refuerzo de la vacuna Johnson & Johnson COVID-19 aumenta aún más las respuestas de anticuerpos entre los participantes del estudio que habían recibido previamente nuestra vacuna”, dijo Mathai Mammen, jefe de investigación y desarrollo de la división farmacéutica Janssen de J&J, en un comunicado.

“Estamos deseando discutir con los responsables de salud pública una posible estrategia para nuestra vacuna Johnson & Johnson COVID-19, reforzando ocho meses o más después de la vacunación primaria de una sola dosis”.

Varios científicos han expresado su preocupación por el hecho de que los individuos que recibieron la vacuna de J&J necesiten refuerzos. Un estudio realizado por un equipo de la Universidad de Nueva York descubrió que una “fracción significativa” de las muestras de sangre de los receptores que recibieron la inyección de J&J presentaba un nivel bajo de anticuerpos neutralizantes contra Delta y otras variantes del coronavirus.

J&J dijo que la empresa está trabajando con la CDC, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU, la Agencia Europea del Medicamento, la Organización Mundial de la Salud y otras autoridades sanitarias sobre la posibilidad de administrar una dosis de refuerzo con la vacuna Johnson & Johnson COVID-19.

La vacuna de J&J, por su comodidad de una sola dosis y sus menores requisitos de almacenamiento y transporte, fue promocionada en su día como una herramienta importante para la vacunación en zonas de difícil acceso. Sin embargo, tras los problemas de seguridad y los tropiezos en la fabricación, es la vacuna con menor aceptación en Europa de todas las aprobadas, y también ha tenido dificultades para ganar terreno en Estados Unidos.