This content is not available in your region

Productores de soja de Brasil se guardan cosechas a la espera de mejores precios

Productores de soja de Brasil se guardan cosechas a la espera de mejores precios
Productores de soja de Brasil se guardan cosechas a la espera de mejores precios   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Por Ana Mano

SAOPAULO, 1 sep – Los agricultores brasileños de soja están conservando sus cultivos en lugar de venderlos porque esperan que los precios aumenten aún más a medida que los suministros globales disminuyen, según dijeron operadores y comerciantes del mayor productor y exportador de semillas oleaginosas del mundo.

Otra razón para el acaparamiento de soja es el temor a que el fenómeno climático de La Niña limite las próximas cosechas en Sudamérica, dijeron agricultores y operadores. También citaron la escalada de tensiones políticas internas que podrían debilitar la moneda del país, el real, en los próximos meses.

Los agricultores esperan obligar a los exportadores y a la industria procesadora local a pagar más. Esto, a su vez, podría alimentar las preocupaciones internacionales sobre la inflación de los alimentos al impulsar aún más los precios mundiales de la soja y el maíz, que alcanzaron máximos de ocho años este año.

En estados del sur como Río Grande do Sul y Paraná, los agricultores todavía tienen un total de 12,4 millones de toneladas de soja de la cosecha de 2021 para vender, según estimaciones de principios de agosto de la consultora de agronegocios Safras & Mercado. Eso representa aproximadamente la mitad de las casi 25 millones de toneladas que quedaron en Brasil del ciclo 2021.

Luis Fucks, un agricultor de Río Grande do Sul, dijo que los productores no tienen prisa por vender y esperan que los precios alcancen 14 dólares por bushel. Decio Teixeira, en el mismo estado, dijo que algunos productores esperan que los valores vuelvan a 170 reales (32,85 dólares) por bolsa de 60 kilos antes de volver a cerrar acuerdos, y agregó que mantuvo “una gran parte de su cosecha” por transar para más adelante.

La Niña generalmente trae clima seco a Sudamérica.

“Hoy en día parece que tener granos en la mano es más seguro que tener una moneda”, dijo Teixeira.

Iuri Gomes, de la firma de corretaje Origem, con sede en Paraná, dijo que los inventarios de soja en el sur de Brasil son mayores de lo previsto. Afirmó que las moledoras de soja locales están dispuestas a pagar más que los mercados de exportación, y que las primas nacionales más altas se consideran la única forma de atraer a los agricultores para que acepten las ofertas.

Eso podría limitar la cantidad de soja que Brasil tiene para exportar a China, su principal comprador. A principios de mes, el gobierno brasileño redujo su pronóstico de exportación de soja a 83,4 millones de toneladas en 2021.

Después de años de exceso de granos a nivel mundial, los agricultores brasileños pudieron capitalizar los precios que comenzaron a subir en la segunda mitad de 2020 debido a las preocupaciones sobre los cultivos estadounidenses y sudamericanos y la fuerte demanda de China.

“Los productores de soja están felices y con todas sus facturas pagadas”, dijo Gomes. “En este momento están viendo cómo el mercado se apresura a tomar algo de sus granos”.

En Río Grande do Sul, los agricultores habían vendido el 62% de su cosecha de soja de 2021 hasta el 6 de agosto, 11 puntos porcentuales por debajo del promedio histórico, según datos de Safras. En Paraná, los agricultores comercializaron el 78% de su soja de 2021, dos puntos por debajo del promedio de cinco años.

Se espera que ambos estados produzcan 42,2 millones de toneladas combinadas de soja en 2022, pero solo alrededor del 12% de su cosecha futura combinada se ha comprometido para la venta, según Safras, por debajo del promedio histórico.

Para agosto del año pasado, Río Grande do Sul había prevendido aproximadamente el 27% de su futura cosecha de soja y Paraná el 45%.

(1 dólar = 5,1748 reales)