This content is not available in your region

Un barómetro de la inflación futura en la eurozona toca nivel más alto desde mediados de 2015

El indicador clave de las expectativas de inflación de la eurozona en máximos desde 2015
El indicador clave de las expectativas de inflación de la eurozona en máximos desde 2015   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

(aclara en titular que se trata de la inflación de la eurozona)

LONDRES, 13 sep -Un indicador clave del mercado de las expectativas de inflación de la zona euro subió el lunes a su nivel más alto desde mediados de 2015, una señal más de que las percepciones de los inversores sobre la dirección de la inflación futura están cambiando.

Los rendimientos de los bonos de la zona del euro se mantenían estables por lo general, aunque el alivio por la ralentización del ritmo de las compras del Banco Central Europeo parece ser ya cosa del pasado.

Por contra, las pruebas de que las expectativas de una mayor inflación, impulsadas por la carrera electoral en Alemania y los indicios de embotellamientos en la oferta en las últimas semanas, pasaron a primer plano.

El contrato futuro de inflación a cinco años en el mercado, un indicador de precios a largo plazo muy seguido por el BCE, subió al 1,8207%, su nivel más alto desde mediados de 2015, lo que supone un paso más hacia el nuevo objetivo de inflación del BCE, del 2%.

Ha subido casi 15 puntos básicos desde principios de septiembre y a las 1502 GMT estaba en el 1,7856%.

“El aumento de los puntos de equilibrio y de la inflación es un reflejo de un riesgo de inflación mucho mayor que en los últimos años”, dijo Antoine Bouvet, analista de ING.

“No creo que la expectativa mediana de inflación a largo plazo se haya desplazado materialmente hacia arriba, pero la gama de posibles evoluciones es mucho más amplia que hace un par de años, y está sesgada hacia niveles altos”, añadió, citando factores como las interrupciones de la cadena de suministro para el aumento de la protección contra la inflación.

Isabel Schnabel, del BCE, dijo el lunes que la inflación “con toda probabilidad” se reducirá el año que viene tras el actual repunte, pero enumeró los riesgos de ese escenario, desde los cuellos de botella de la oferta hasta el aumento de los salarios.

La inflación implícita en Alemania, la mayor economía europea, también se ha disparado, una señal para algunos analistas de que los inversores esperan que las políticas del próximo Gobierno alemán puedan avivar la inflación.

La tasa de inflación implícita a 10 años de Alemania se sitúa en torno al 1,59%, su máximo desde finales de 2018.

Olaf Scholz, el candidato socialdemócrata a convertirse en el próximo canciller de Alemania, venció a su rival conservador en un debate televisivo en horario de máxima audiencia el domingo, según mostró una encuesta, lo que contribuye a reforzar aún más sus posibilidades de suceder a Angela Merkel tras las elecciones del 26 de septiembre.

La mayoría de los expertos creen que el resultado más probable es una coalición a tres bandas, un escenario que podría llevar varios meses de negociación.

“Hay incertidumbre sobre el resultado de la coalición y eso está afectando a la prima de los plazos largos en los bonos alemanes, especialmente al componente de expectativas de inflación”, dijo la estratega senior de tipos de Rabobank Lyn Graham-Taylor. “Existe la preocupación de que el próximo Gobierno pueda tener políticas inflacionistas”.

El rendimiento del Bund alemán a 10 años se mantenía estable en torno al -0,33%, cerca de los máximos de ocho semanas alcanzados antes de la reunión del BCE del pasado jueves.

Los analistas prevén que los mercados de bonos se enfrenten a nuevos obstáculos en forma de exceso de oferta por las nuevas emisiones y datos económicos de Estados Unidos.

La emisión de bonos se intensifica esta semana, e ING estima que la oferta podría alcanzar los 30.000 millones de euros procedentes de Alemania, Países Bajos, Italia, Francia y España.

La Unión Europea realizó mandato el lunes a un grupo de bancos para que vendan un nuevo bono a 7 años, lo que probablemente ocurrirá el martes, según una nota a la que tuvo acceso Reuters.