This content is not available in your region

¿Comprar en la caída? No tan rápido, dicen algunos bancos de Wall Street

¿Comprar en la caída? No tan rápido, dicen algunos bancos de Wall Street
¿Comprar en la caída? No tan rápido, dicen algunos bancos de Wall Street   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por Lewis Krauskopf y Sinéad Carew

NUEVAYORK, 6 oct – La compra de acciones después de los retrocesos ha sido una apuesta ganadora para los inversores en la última década, pero algunos estrategas de Wall Street están señalando una serie de riesgos que podrían seguir al salto a las acciones después de su última caída.

El S&P 500 ha registrado 25 retrocesos de al menos un 5% desde el inicio de 2012, según Ryan Detrick, estratega jefe de mercado de LPL Financial. Durante ese tiempo, el índice ha ganado más de un 240%, lo que refuerza los argumentos de los inversores dispuestos a intervenir durante los episodios de debilidad del mercado.

Las compras de inmersión ya se han puesto de manifiesto. El S&P 500 rebotó más de un 1% después del lunes, cuando una fuerte venta hizo que terminara más de un 5% por debajo de su máximo histórico de cierre, su mayor caída en lo que va de 2021.

Entre los compradores se encontraban los inversores minoristas, que han adquirido un promedio de 1.200 millones de dólares en acciones por día en lo que va de semana, por encima de la media, según Vanda Research.

Sin embargo, a algunos les preocupa que la compra tras la última caída pueda suponer más riesgos a corto plazo que antes, ya que los inversores se enfrentan a una serie de dificultades, desde el inminente retiro del programa de compra de bonos del gobierno de 120.000 millones de dólares al mes por parte de la Reserva Federal, hasta una larga batalla entre legisladores para elevar el techo de la deuda estadounidense.

Analistas de BofA Global Research advirtieron el martes que “la costa parece estar lejos de estar despejada”, ya que la Fed se prepara para reducir las políticas de dinero barato que han ayudado al mercado a duplicar su valor desde los mínimos del año pasado. El objetivo de BofA para el S&P 500 es de 4.250 puntos, un 2% por debajo del cierre del martes.

Los riesgos de una Fed más agresiva también preocupan a los analistas de Morgan Stanley, que el lunes dijeron que el S&P 500 podría caer hasta un 20% si la economía y las ganancias “se enfrían” a medida que la Fed endurece su política monetaria.

Shawn Snyder, jefe de estrategia de inversión de Citi US Wealth Management, dijo que una desagradable disputa entre los legisladores estadounidenses para elevar el techo de la deuda del país o empujarlo a un default es actualmente el principal riesgo de corto plazo al que se enfrenta la renta variable.

“La estrategia de compra de acciones todavía funciona, pero hay cosas muy específicas que persisten y que deben ser aclaradas primero”, dijo Snyder.

Otros riesgos que observan los analistas van desde la reciente subida de los precios de la energía hasta la preocupación por la quiebra del promotor inmobiliario chino Evergrande Group, que está muy endeudado. El S&P 500 ha subido un 15,7% en lo que va de año.

En los últimos 10 años, comprar durante las caídas “ha funcionado para la gente”, dijo JJ Kinahan, estratega jefe de mercado de TD Ameritrade. Sin embargo, “en algún momento las cosas dejan de funcionar, especialmente cuando la gente las hace una y otra vez”.

Un escenario esbozado por los estrategas de Morgan Stanley ve al S&P 500 cayendo alrededor de un 10% a medida que la Fed endurece la política monetaria debido a las crecientes presiones inflacionistas. En un segundo escenario, la economía y los ganancias se ralentizan a medida que la Fed endurece la política monetaria, lo que lleva a un desplome del 20%.

“Conclusión: un tapering más rápido con una mayor desaceleración del crecimiento implica una corrección superior al 10%”, dijeron los analistas de Morgan Stanley.

Sin embargo, a pesar de estas preocupaciones, la evidencia histórica muestra que un mercado con un fuerte impulso tiende a seguir subiendo. El S&P 500 ha registrado un cuarto trimestre positivo en casi el 80% de los años en los que ha subido más del 12,5% en los nueve primeros meses, según Detrick de LPL, con una ganancia media en el cuarto trimestre del 5,2%.

Las tendencias estacionales también podrían proporcionar razones para comprar más pronto que tarde. Septiembre hizo honor a su reputación histórica de ser el mes más débil, con un descenso del 4,8%, pero octubre es tradicionalmente más fuerte, con el séptimo mayor promedio de ganancias para el S&P 500 desde 1950, según el Stock Trader’s Almanac.

Noviembre ocupa el segundo lugar en cuanto a rendimiento mensual, con una subida media del índice del 1,7%, y diciembre el tercero, con una subida de la renta variable del 1,5%, según el almanaque.

Goldman Sachs está entre los bancos que ven más ganancias. El estratega del banco emitió a principios de esta semana una nota con un objetivo para fin de año de 4.700 para el S&P 500, aproximadamente un 8% sobre el cierre del martes.