This content is not available in your region

EEUU y la UE ponen fin a disputa sobre acero y aluminio de la era Trump

U.S., EU end Trump-era tariff war over steel and aluminum
U.S., EU end Trump-era tariff war over steel and aluminum   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por David Lawder y Andrea Shalal

WASHINGTON/ROMA, 30 oct – Estados Unidos y la Unión Europea acordaron poner fin a una enconada disputa sobre los aranceles estadounidenses al acero y al aluminio impuestos por el expresidente Donald Trump en 2018, eliminando un factor desagradable en sus relaciones y evitando un aumento en los gravámenes de represalia de la UE, dijeron el sábado funcionarios de Washington.

La secretaria de Comercio de Estados Unidos, Gina Raimondo, dijo a periodistas que el acuerdo mantendrá los aranceles estadounidenses de la “Sección 232″ del 25% sobre el acero y el 10% del aluminio, al tiempo que permitirá “volúmenes limitados” de metales producidos en la UE en Estados Unidos libres de impuestos.

También pone fin a una de las mayores áreas de fricción entre los aliados y les permite concentrarse en negociar nuevos acuerdos comerciales globales para abordar el exceso de capacidad global de acero y aluminio centrado principalmente en China y reducir las emisiones de carbono de las industrias.

Los funcionarios estadounidenses no especificaron el volumen de acero libre de aranceles que se permitirá en Estados Unidos bajo un sistema de cuotas arancelarias acordado con la UE. Fuentes familiarizadas con el asunto, que hablaron bajo condición de anonimato, dijeron a Reuters que los volúmenes anuales superiores a 3,3 millones de toneladas estarían sujetos a gravámenes.

El acuerdo otorga dos años adicionales de acceso libre de impuestos por encima de la cuota para los productos de acero de la UE que obtuvieron exclusiones del Departamento de Comercio el año pasado, según funcionarios estadounidenses.

El pacto requiere que el acero y el aluminio de la UE se produzcan íntegramente en el bloque, un estándar conocido como “derretido y vertido”, para calificar para el estatus de libre de aranceles. La disposición tiene como objetivo evitar que los metales de China y de países no pertenecientes a la UE se procesen mínimamente en Europa antes de exportarlos a Estados Unidos.

“El acuerdo para negociar en última instancia una disposición basada en el carbono sobre el comercio de acero y aluminio aborda tanto la sobreproducción china como la intensidad del carbono en el sector del acero y el aluminio”, dijo a la prensa el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan.

“Demuestra que podemos resolver la crisis climática y al mismo tiempo proteger mejor a nuestros trabajadores, que no tenemos que elegir entre el clima o la economía”.

El mandatario Joe Biden ha tratado de enmendar las relaciones con los aliados europeos luego de la presidencia de Trump para enfrentar de manera más amplia las prácticas económicas impulsadas por China, que llevaron a Pekín a construir un exceso de capacidad de producción de acero que ha inundado los mercados globales.

El acuerdo también elimina los aranceles de represalia de Europa contra productos estadounidenses, incluidos el whisky y las motocicletas Harley-Davidson, que estaban programados para duplicarse el 1 de diciembre, dijeron los funcionarios de Washington.

Estados Unidos permite las importaciones de acero y aluminio libres de aranceles de los socios comerciales de América del Norte, México y Canadá, con un mecanismo que permite volver a imponer aranceles en caso de un “aumento” inesperado en los volúmenes de importación.