This content is not available in your region

Credit Suisse reduce la banca de inversión y se centra en los ricos

Credit Suisse reduce la banca de inversión y se centra en los ricos
Credit Suisse reduce la banca de inversión y se centra en los ricos   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por John O’Donnell y Michael Shields

FRÁNCFORT/ZÚRICH, 4 nov – Credit Suisse reducirá su negocio de banca de inversión y se concentrará en la construcción de su base de clientes ricos, dijo el jueves el banco suizo, como parte de su reestructuración tras una serie de escándalos.

El banco suizo cerrará gran parte de su negocio de bróker institucional, que se ocupaba de fondos como el fallido Archegos, y en su lugar invertirá 3.000 millones de francos suizos (3.300 millones de dólares) adicionales en su banca privada para ricos, que se centralizará en un negocio global.

“La gestión del riesgo estará en el centro de nuestras acciones, contribuyendo a fomentar una cultura que refuerce la importancia de la rendición de cuentas y la responsabilidad”, dijo el presidente de Credit Suisse, Antonio Horta-Osorio.

En el último año, la imagen de Credit Suisse ha visto empañado por una multa por organizar un préstamo fraudulento a Mozambique, por su participación en la extinta financiera Greensill, por las pérdidas acumuladas de 5.500 millones de dólares tras el hundimiento de Archegos y por los toques de atención de los reguladores por espiar a ejecutivos.

Todo esto arrojó una nube sobre el banco, provocando el éxodo de altos directivos, y alimentó las especulaciones de que la entidad, cuya cotización en bolsa ha languidecido, podría incluso ser comprado por un rival.

El banco suizo registró una caída del 21% en los beneficios del tercer trimestre y dijo que espera registrar una pérdida neta en el cuarto trimestre, tras la amortización de su fondo de comercio relacionado con los bancos de inversión con un cargo único de unos 1.600 millones de francos suizos.

Credit Suisse tiene previsto contratar a 500 empleados más para su banca privada en los próximos tres años, con el objetivo de tener 1,1 billones de francos suizos de activos bajo gestión en 2024, frente a los 0,9 billones actuales.

El banco simplificará su estructura en cuatro divisiones: banca de inversión, banca suizo y gestión de activos, además de la gestión de patrimonios, y cuatro regiones geográficas: Europa, Oriente Próximo y África (EMEA, por sus siglas en inglés), Asia-Pacífico, América y Suiza.

El anuncio del jueves es el primer paso en el camino hacia el control del banco que está llevando a cabo Horta-Osorio, quien asumió el cargo en abril mientras el banco se enfrentaba a las consecuencias de una imprudente asignación de fondoss.

El impulso del banco para centralizar sus operaciones se basa en las lecciones de algunos de sus recientes fracasos, como el de Archegos.

A principios de este año, Credit Suisse publicó un informe en el que culpaba a la concentración en la maximización de los beneficios a corto plazo y a la “voraz asunción de riesgos” de Archegos de no haber conseguido alejar al banco de la catástrofe.

El banco de inversión en versión reducida se centrará en asesorar a las empresas en sus operaciones y salidas a bolsa, y en negociar acciones al contado y otros productos que interesan a sus clientes de banca privada. Reducirá los préstamos a los mercados emergentes, los derivados estructurados y otros negocios de mercado “no esenciales”, así como la intermediación institucional.

A pesar de las largas discusiones sobre Archegos el mayor cliente del banco entre los fondos, con diferencia, la alta dirección de Credit Suisse aparentemente no era consciente de los riesgos que corría.

El director de riesgos del banco y el jefe de su banca de inversión recuerdan haber oído hablar del fondo por primera vez en la víspera del colapso del mismo.

La humillación financiera de Credit Suisse contrasta con la de su rival suizo, UBS.

Tras las pérdidas masivas y el rescate durante la crisis financiera, UBS se alejó con éxito de la banca de inversión para dedicarse en los clientes ricos y ahora es el mayor gestor de patrimonios del mundo, con 3,2 billones de dólares en activos invertidos, aproximadamente tres veces más que Credit Suisse.

(1 dólar = 0,9126 francos suizos)