This content is not available in your region

La filial de Walmart dice que no retiró deliberadamente productos de Xinjiang

La filial de Walmart dice que no retiró deliberadamente productos de Xinjiang
La filial de Walmart dice que no retiró deliberadamente productos de Xinjiang   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

PEKÍN, 5 ene – La filial Sam’s Club de Walmart Inc ha respondido al revuelo causado en China por la retirada de productos procedentes de Xinjiang en su aplicación y ha desmentido que se tratara de una medida deliberada en una reunión con analistas, afirmando que fue “un malentendido”.

Usuarios de las redes sociales chinas y medios de comunicación locales criticaron la semana pasada a Sam’s Club, un club de almacenes solo para socios que ofrece productos y servicios, por haber retirado los productos de sus tiendas online en el país. La agencia china de lucha contra la corrupción acusó al grupo minorista estadounidense y a Sam’s Club de “estupidez y miopía” por este asunto.

Un representante de Sam’s Club dijo a los analistas locales en una llamada organizada por una empresa de valores nacional la semana pasada que los consumidores chinos no podían encontrar productos de Xinjiang porque la aplicación no admite búsquedas de productos basadas en nombres de lugares.

La llamada, cuya grabación completa fue compartida con Reuters por un participante, presentó al representante como líder regional de comercio electrónico de Sam’s Club, de apellido Zhang.

“Este asunto es un malentendido”, dijo Zhang en la llamada.

“No nos hemos defendido, porque no hay razón para tener miedo por cosas que no hemos hecho”, añadió Zhang. Un segundo participante corroboró los comentarios de Zhang en la llamada, que también habló de los planes de Sam’s Club en China.

Walmart no respondió a una solicitud de comentarios. Ni Walmart ni Sam’s Club han comentado públicamente hasta ahora la reacción contra ellos en China y Zhang no comentó la situación de Walmart, que también fue acusada de retirar productos procedentes del extremo occidental de China, tanto de sus tiendas físicas como de su aplicación.

La polémica, que provocó que una oleada de compradores de Sam’s Club en China cancelaran sus suscripciones, pone de manifiesto la cuerda floja en la que se mueven las empresas extranjeras en China al tener que compaginar las tensiones geopolíticas entre Occidente y China con la importancia que tiene este país como mercado y base de suministros.

Xinjiang se ha convertido en un punto de conflicto cada vez mayor entre los Gobiernos occidentales y China, ya que expertos de la ONU y grupos de derechos humanos estiman que más de un millón de personas, principalmente uigures y miembros de otras minorías musulmanas, han sido detenidas en campos de concentración.

China ha rechazado las acusaciones de trabajos forzados o cualquier otro abuso en Xinjiang, describiendo los campamentos como centros de formación profesional diseñados para combatir el extremismo, y a finales de 2019 dijo que todas las personas en los campos se habían “graduado”.

SUSCRIPCIONESCANCELADAS

Además de Walmart, el minorista sueco de moda H&M y el fabricante de chips estadounidense Intel han sido objeto de críticas en China en los últimos meses por realizar ajustes en sus negocios con respecto a Xinjiang. En cambio, la empresa Tesla ha sido criticada por grupos de defensa de los derechos humanos de Estados Unidos por abrir una sala de exposiciones en Xinjiang el 31 de diciembre.

Los usuarios de las redes sociales chinas arremetieron contra Sam’s Club poco después de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmara el 23 de diciembre una ley que prohíbe las importaciones procedentes de Xinjiang por la preocupación que suscitan los trabajos forzados.

Zhang dijo que Sam’s Club, que tiene 4,4 millones de socios en China, vio cómo unos 500 compradores cancelaban sus tarjetas de socio en su región central. No dio una cifra a nivel nacional.

“Tiene un impacto negativo en nuestra base de miembros, pero el tiempo lo demostrará todo en el futuro”, dijo.

“Creemos que el potencial en China es muy grande”.

China es un mercado enorme para Walmart, que generó unos ingresos de 11.430 millones de dólares durante el año fiscal de la compañía que terminó el 31 de enero. De los 423 puntos de ventas que Walmart opera en China, 36 son tiendas Sam’s Club, según su sitio web.