This content is not available in your region

Djokovic confirma un error en el formulario de entrada a Australia y su visado sigue en duda

Djokovic confirma un error en el formulario de entrada a Australia y su visado sigue en duda
Djokovic confirma un error en el formulario de entrada a Australia y su visado sigue en duda   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Sonali Paul

MELBOURNE, 12 ene – Novak Djokovic dijo que un “error humano” era el motivo de una equivocación al rellenar los documentos de entrada en Australia que infringió las estrictas leyes del país sobre la notificación de viajes recientes, mientras el Gobierno sopesaba si deportar al jugador.

Djokovic estuvo detenido por los servicios de inmigración en Melbourne durante varios días después de que su visado fuera cancelado por los funcionarios de las fuerzas fronterizas, que cuestionaron su exención médica de la obligación de vacunarse contra el COVID-19.

El serbio fue liberado el lunes cuando un juez anuló esa decisión, diciendo que la cancelación del visado era “irrazonable” porque al jugador no se le dio tiempo para consultar con abogados y representantes del mundo del tenis cuando llegó al país.

El miércoles, Djokovic dijo que su declaración de viaje fue rellenada por su equipo, que cometió un “error administrativo” al marcar la casilla “no” en respuesta a si había viajado a otro lugar en los 14 días anteriores a su llegada a Australia.

“Esto fue un error humano y ciertamente no fue deliberado”, dijo Djokovic en un mensaje en Instagram. “Estamos viviendo tiempos difíciles en una pandemia global y a veces estos errores pueden ocurrir”.

La declaración se produjo mientras el ministro de Inmigración de Australia, Alex Hawke, consideraba si cancelar el visado del tenista número uno del mundo antes del Abierto de Australia, que comienza el 17 de enero.

Dar información falsa o engañosa en el formulario es un delito, que conlleva una pena máxima de 12 meses de prisión y una multa de hasta 6.600 dólares australianos (4.730 dólares) y puede llevar a la cancelación del visado del infractor.

Djokovic, que busca ganar su vigésimo primer torneo de tenis en el Abierto, dijo que sus abogados habían proporcionado información adicional al Gobierno australiano el miércoles.

Un portavoz de Hawke, que tiene el poder discrecional de cancelar de nuevo el visado de Djokovic, dijo que el proceso de consideración se prolongaría para evaluar la nueva información.

REGLASESTRICTAS

El caso de Djokovic ha despertado interés en todo el mundo y ha provocado una disputa entre Canberra y Belgrado, avivando el acalorado debate sobre las normas de vacunación obligatoria de COVID-19.

Australia tiene una política que prohíbe la entrada a los no ciudadanos o no residentes a menos que estén completamente vacunados contra la COVID-19, pero ofrece una exención médica. El visado de Djokovic fue cancelado con el argumento de que no había sido vacunado y su exención médica no era satisfactoria.

El fallo judicial del lunes no abordó si esa exención —basada en que Djokovic contrajo COVID-19 el mes pasado— era válida.

La Asociación de Tenis Femenino (WTA) planteó el miércoles su preocupación por la especialista de dobles Renata Voracova, que abandonó Australia el viernes tras la cancelación de su visado, argumentando que la jugadora checa siguió las reglas y no había hecho nada malo.

Voracova, que también tenía una exención de COVID-19 y fue detenida tras la llegada de Djokovic, ya había estado en el país durante varios días y había participado en un evento de calentamiento.

“Seguiremos trabajando con las autoridades para abordar esta desafortunada situación de forma adecuada”, dijo la WTA en un comunicado.

Voracova dijo al canal de televisión luxemburgués RTL Today que consideraría la posibilidad de emprender acciones legales si Tennis Australia no la compensaba por los gastos de viaje y la posible pérdida de dinero del premio.

Las preguntas sobre los movimientos de Djokovic antes de venir a Australia surgieron cuando aparecieron publicaciones en las redes sociales que lo mostraban en Belgrado menos de dos semanas antes de dirigirse a España y luego a Australia.

Los relatos de dos testigos presenciales y de otro individuo, obtenidos por Reuters, corroboraban dichos mensajes en las redes sociales

Djokovic, que realizó otra sesión de entrenamiento en Melbourne Park el miércoles, no dio detalles de su viaje en el mensaje en el que reconocía su error el miércoles.

El Gobierno dijo que la información ayuda a determinar cualquier medida de cuarentena necesaria y permite a los funcionarios de salud ponerse en contacto con la gente si un compañero de viaje da positivo.

DISCULPA EN LA ENTREVISTA

El jugador también se disculpó en su declaración por haber asistido a una entrevista y una sesión de fotos de L‘Équipe el 18 de diciembre, el día después de que, según dijo, se enterara de que había dado positivo por COVID-19, por segunda vez.

“Aunque me fui a casa después de la entrevista para aislarme durante el periodo requerido, reflexionando, esto fue un error de juicio y acepto que debería haber reprogramado este compromiso”, dijo.

Djokovic desmintió las informaciones de los medios de comunicación de que también sabía que había contraído el virus cuando asistió a un evento de tenis en Belgrado para entregar premios a unos niños un día antes.

“Estaba asintomático y me sentía bien, y no recibí la notificación de un resultado positivo de la PCR hasta después de ese evento”, dijo, añadiendo que una prueba rápida de antígenos realizada antes del evento resultó negativa.

Las publicaciones en las redes sociales mostraron a Djokovic posando con niños, sin llevar mascarilla.

Mientras que los partidarios de la estrella serbia alegan que las autoridades australianas lo están convirtiendo en un chivo expiatorio, es previsible que en Australia el público sea muy duro durante el Abierto si participa en él.

La opinión pública de Australia, que tiene al 90% de la población vacunada y lucha contra una ola de ómicron, se ha mostrado mayoritariamente en contra del jugador.

Un vídeo filtrado en el que se ve a dos presentadores de una cadena de televisión de máxima audiencia atacando a Djokovic fuera de antena se hizo viral en las redes sociales el miércoles.