This content is not available in your region

El banco central de Australia abre la puerta a una subida de tipos en 2022 y aboga por la paciencia

El banco central de Australia abre la puerta a una subida de tipos en 2022 y aboga por la paciencia
El banco central de Australia abre la puerta a una subida de tipos en 2022 y aboga por la paciencia   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Wayne Cole

SYDNEY, 2 feb – El máximo responsable del banco central australiano abrió el miércoles por primera vez la puerta a una posible subida de los tipos de interés a finales de este año, pero argumentó que existe una inusual oportunidad de alcanzar el pleno empleo que justifica ser paciente.

El gobernador del Banco de la Reserva de Australia (RBA, por sus siglas en inglés), Philip Lowe, ofreció un panorama económico optimista y subrayó en repetidas ocasiones que el país está cerca de situar el desempleo por debajo del 4% por primera vez en medio siglo y de aumentar los salarios tras años de crecimiento por debajo del promedio.

“Tenemos una oportunidad única de conseguir que la gente tenga un empleo y que sus ingresos crezcan más rápidamente, y podemos hacerlo sin correr un riesgo inaceptable sobre la inflación”, dijo Lowe.

“El consejo (del RBA) ha juzgado que es una compensación adecuada”.

El RBA prevé que el desempleo descienda al 3,75% a finales de este año, desde el 4,2% actual, y se mantenga en ese nivel el próximo año. El crecimiento de los salarios aumentará hasta el 2,75% este año y alcanzará el 3% en 2023, un nivel que los responsables políticos desean desde hace tiempo.

“Si las cosas van bien, y la economía se comporta con solidez (…) entonces hay escenarios claros en los que aumentaríamos los tipos a finales de este año”, añadió.

Se trata de un cambio de postura, ya que Lowe había insistido durante mucho tiempo en que el tipo de interés del 0,1% no subiría hasta 2023, como muy pronto.

Lowe también señaló que era posible que falte un año o más para una subida de tipos, y que el banco vigilaría cuidadosamente los datos sobre la inflación, los salarios y el consumo durante el próximo año.

Los mercados financieros apuestan por una subida mucho antes, dado que la inflación subyacente se disparó al 2,6% el pasado trimestre, un nivel que el RBA no esperaba ver hasta finales del próximo año.

Sin embargo, Lowe dijo que era demasiado pronto para concluir que la inflación se mantendría en la banda objetivo del banco del 2-3% y que dependía en gran medida de si los cuellos de botella de la oferta mundial persistían o no.