This content is not available in your region

EEUU se encamina hacia la tasa de desempleo de los años 50, pero puede ser sólo una pausa

EEUU se encamina hacia la tasa de desempleo de los años 50, pero puede ser sólo una pausa
EEUU se encamina hacia la tasa de desempleo de los años 50, pero puede ser sólo una pausa   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Howard Schneider

WASHINGTON, 7 feb – La última vez que la tasa de desempleo de Estados Unidos cayó por debajo del 3%, como un responsable de la Reserva Federal ha predicho que ocurrirá este año, la Guerra de Corea estaba a punto de terminar y una recesión en la que multitud de trabajadores perdieron sus puestos de trabajo estaba a la vuelta de la esquina.

Aunque las circunstancias eran excepcionales, presentaban un patrón ya conocido —una tasa de desempleo decreciente que acaba dando paso a la recesión— que los actuales responsables de la Reserva Federal tendrán que evitar mientras intentan frenar el rápido ritmo de la inflación sin echar por tierra una expansión que está beneficiando a los trabajadores.

El presidente de la Reserva Federal de San Luis, James Bullard, afirmó la semana pasada que espera que la tasa de desempleo de Estados Unidos caiga por debajo del 3% este año. El recuerdo de los años 50 sería en sí mismo una advertencia para algunos economistas.

Una tasa de desempleo tan baja es “una señal de alarma” de que la economía se está sobrecalentando, con rápidos aumentos de precios y salarios que son inevitables y que empujan al banco central estadounidense a ser más agresivo, dijo Tim Duy, profesor de la Universidad de Oregón y economista jefe de SGH Macroadvisers. “No veo que haya una buena salida” que domine la inflación sin provocar una recesión y el consiguiente aumento del desempleo.

Es una concesión —sacrificar cierto control de los precios a cambio de crear empleo— que para la Fed había perdido relevancia. En la década anterior a la aparición de la pandemia de coronavirus, el desempleo se acercó al 3% sin desencadenar la inflación, y los responsables de la política monetaria consideraron que eso demostraba que la economía podía poner a trabajar a mucha más gente de lo que se pensaba con unos precios estables.

¿UN ATERRIZAJEFORZOSO?

La pandemia ha reavivado ese debate y ha suscitado dudas sobre si la inflación, las opciones de trabajo de los estadounidenses e incluso la economía global en general seguirán los patrones que existían antes de dos años de infección masiva, miedo y confinamiento.

En 2019, por ejemplo, la tasa de desempleo rondaba el 3,5% mientras a la inflación le costó alcanzar el objetivo del 2% de la Fed. Al entrar en 2022, con la cadena de suministro plagada de cuellos de botella, la reticencia de los trabajadores a aceptar puestos de trabajo y la pandemia en curso, la tasa de desempleo rondaba el 4%, las empresas querían muchos más trabajadores de los que estaban dispuestos a aceptar un empleo y la inflación casi triplicaba el objetivo de la Fed.

Los dirigentes del banco central de EEUU todavía creen que pueden evitar un aterrizaje forzoso de carácter recesivo, al tiempo que inician una retirada gradual de los bajos tipos de interés y otras medidas destinadas a ayudar a la economía durante la pandemia. En este momento, los responsables de la política monetaria apoyan esta estrategia, y se espera que la primera subida de tipos se produzca el mes que viene.

Sin embargo, a pesar de su aparente consenso, existe una sutil división entre los que creen que gran parte de la inflación actual sigue vinculada a la pandemia y que probablemente se reducirá por sí sola, y los que consideran que la propia Reserva Federal tendrá que hacer la mayor parte del trabajo contra la inflación, elevando los tipos de interés lo suficiente como para frenar la economía.

En el mejor de los casos, esa diferencia es una cuestión de calendario, y podría resolverse en unos meses si la inflación se mueve claramente en una dirección o en otra, y arrastra consigo las opiniones de los responsables de la política monetaria. Aun así, se trata fundamentalmente de cómo puede haber cambiado la economía desde marzo de 2020, un debate que dará forma a la interpretación de los próximos datos económicos, a la rapidez con que la política monetaria puede virar en una u otra dirección y a la posibilidad de controlar el ritmo de la inflación sin una recesión.

POSIBILIDAD DE ERRORES

Bullard, por su parte, dijo en una entrevista con Reuters que era “prematuro” afirmar que la Reserva Federal estaba atrasada en su lucha contra la inflación. De hecho, dijo que el banco central estaba bien preparado para hacer lo necesario.

No obstante, también dijo que creía que la política monetaria, al limitar la demanda mediante tipos de interés más altos y controlar las expectativas sobre la inflación, sería responsable de “una parte significativa” de la lucha contra las subidas de precios. Se mostró “pesimista” en cuanto a la posibilidad de que las mejoras en las cadenas de suministro mundiales, el regreso de las personas al mercado laboral u otras mejoras ofrezcan una ayuda inminente y permitan a la Fed proceder con menos agresividad.

“No hago oídos sordos a los argumentos del lado de la oferta”, dijo. Sin embargo, aunque los responsables de la política monetaria están alineados con las subidas iniciales de tipos, “habrá un momento en algún momento del futuro en el que será una decisión más difícil… ¿Cuánto se quiere endurecer la política monetaria y cuánto riesgo de caer en una recesión se asume?”.

El presidente de la Fed de Minneapolis, Neel Kashkari, por el contrario, ha dicho que los tipos de interés sólo deben subir “un poco”, en un movimiento más parecido a soltar el acelerador de un automóvil que a pisar el freno.

Los errores, y los riesgos de recesión, pueden venir de cualquier dirección: hacer demasiado poco y permitir que la inflación se arraigue más, o hacer demasiado y provocar una desaceleración innecesaria.

DATOSIMPREVISIBLES

El informe de empleo del Departamento de Trabajo correspondiente al mes de enero, publicado el viernes, puso de manifiesto las dificultades a las que se enfrenta la Reserva Federal en una época en la que ni los precios ni el empleo —los dos pilares de su mandato— se están comportando como se esperaba.

Muchos analistas preveían que la economía habría perdido puestos de trabajo el mes pasado en un contexto de aumento récord de los casos de COVID-19 y de desaceleración de la actividad empresarial, ya sea por precaución o porque sus empleados estaban enfermos.

Sin embargo, el informe mostró que las empresas añadieron 467.000 puestos de trabajo y los salarios aumentaron, una señal de las presiones que se están ejerciendo en la economía a pesar del aumento de las infecciones impulsadas por la variante ómicron del coronavirus.

El otro lado de la moneda sorprendió: la participación de la población activa aumentó y la tasa de desempleo subió una décima, una tendencia que, de establecerse, podría jugar a favor de una Fed menos agresiva.

Con todo, tal y como están las cosas, “tenemos que tomar las cifras al pie de la letra, y estas reflejan un panorama de un mercado laboral en llamas”, escribieron los economistas de Jefferies Aneta Markowska y Thomas Simons, con la Fed probablemente dirigiéndose hacia “un ciclo de endurecimiento más sostenido y una tasa terminal más elevada”.