This content is not available in your region

La inflación por el conflicto en Ucrania agrava la crisis del coste de la vida en Europa

La inflación por el conflicto en Ucrania agrava la crisis del coste de la vida en Europa
La inflación por el conflicto en Ucrania agrava la crisis del coste de la vida en Europa   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Catarina Demony y Rene Wagner

LISBOA/BERLÍN, 8 mar – Los europeos, que ya tienen que lidiar con el aumento del coste de la vida, se enfrentan ahora a un golpe aún más fuerte a sus medios de vida, ya que el conflicto en Ucrania hace subir los precios de los combustibles y los alimentos y amenaza con socavar la frágil recuperación económica.

El aumento del precio del crudo en los mercados mundiales ha provocado la mayor subida semanal de los precios de la gasolina en algunas estaciones de servicio de Europa, superando en algunos casos los 2 euros por litro (2,18 dólares/litro) de combustible sin plomo.

“El problema no es lo que va a valer mañana, sino lo que va a valer (la gasolina) dentro de 15 días, que sospechamos que será muchísimo más alto. Creo que vienen malos tiempos”, afirma Alejandro Oterino, pensionista madrileño de 76 años.

Ese temor a que los precios se descontrolen es precisamente lo que debe disipar el Banco Central Europeo en su reunión del jueves. La jefa del BCE, Christine Lagarde, tratará de demostrar que puede mantener a raya la inflación de la zona euro, que ya había saltado a un 5,8%, más de lo esperado, antes de la invasión rusa de Ucrania.

“Existe una presión natural sobre los bancos centrales para que mantengan bajas las expectativas (de inflación) a través de la comunicación, pero al mismo tiempo se arriesgan a perder credibilidad”, dijo Gunther Schnabl, profesor de economía de la Universidad de Leipzig.

En Portugal el país más pobre de Europa occidental, con un 10% de la población con un salario mínimo de 705 euros los automovilistas se han apresurado a llenar los depósitos antes de que se produzcan más subidas de precios. Llenar el depósito de un coche diésel de 50 litros cuesta 91 euros.

“Si los precios siguen subiendo, puede que tenga que recurrir a los servicios sociales para comer y beber”, dijo el conductor de Uber Antonio Dias, de 56 años, en Lisboa.

“Si esto sigue así, no tendrá sentido seguir haciendo este tipo de trabajo”, dijo, e instó al gobierno a reducir los impuestos sobre el combustible, que actualmente suponen alrededor del 50% del precio final de la gasolina.

Las repercusiones ya se dejan sentir. Teresa Soares, quien vende productos alimenticios a restaurantes de la capital portuguesa, dijo que no tenía ninguna alternativa a su coche para hacer las entregas, por lo que tendría que asumir el coste extra en su negocio.

“Si fuera mi coche particular, probablemente lo dejaría de lado y no lo conduciría”, dijo Soares, de 53 años.

La organización automovilística alemana ADAC calculó que los precios del diésel se habían disparado un 28% en seis días desde el 1 de marzo. Los precios del combustible de calefacción también están subiendo, ya que los propietarios de viviendas están aumentando sus compras de este producto, que muchos alemanes siguen utilizando para calentar sus casas.

“Muchos usuarios temen que se produzcan cuellos de botella en el suministro debido a la guerra entre Rusia y Ucrania y están llenando sus depósitos (de combustible de calefacción) cuando todavía estamos en invierno, algo que no suelen hacer”, dijo.

EL FANTASMA DE LA ESTANFLACIÓN

Por ahora, los aumentos de los precios finales de los alimentos han sido menos dramáticos. Pero como Ucrania y Rusia son exportadores de granos y Rusia es un importante proveedor de fertilizantes, crece la preocupación de que esto se sume a las presiones inflacionistas a medida que avance la guerra.

Algunos supermercados españoles, incluido el líder del mercado, Mercadona, están restringiendo las ventas de aceite de girasol, que en su mayoría procede de Ucrania, tras detectar lo que la organización del sector de los supermercados ASEDAS calificó de “comportamiento atípico de los consumidores”.

El Ministerio de Agricultura español instó a la calma y dijo que no había escasez por ahora.

El temor ahora es que esto golpee aún más el gasto de los consumidores, especialmente entre los hogares de bajos ingresos, que fueron los que salieron peor parados durante los confinamientos por la pandemia, en los que no se beneficiaron de los permisos o se enfrentaron a otros golpes a sus medios de vida.

En Reino Unido, el grupo de reflexión Resolution Foundation estimó que el conflicto provocaría una mayor inflación, recortando un 4% del nivel real de los ingresos típicos de los hogares durante el próximo año, la mayor caída en casi medio siglo.

El Ministerio de Economía italiano afirmó el lunes en un informe que “el aumento de los precios de la energía y el consiguiente incremento de la inflación representan un fuerte riesgo para el bienestar económico de los ciudadanos”.

Todo ello hace resurgir el fantasma de la estanflación, la combinación de inflación y desaceleración económica que suele asociarse a principios de la década de 1970 y que tanto cuesta curar a los bancos centrales y a los gobiernos.

A la luz de este conflicto, los responsables de la política monetaria del BCE se debaten sobre la conveniencia de detener las medidas de reducción de la cantidad sin precedentes de estímulo que han utilizado para apuntalar la economía del euro durante la última década, un periodo en el que la zona del euro salió lentamente de una recesión mundial para acabar en un nuevo colapso de la era de la pandemia.

Schnabl, de la Universidad de Leipzig, dijo que, ahora que los gobiernos tienen que bombear más apoyo a la economía para ayudar a los más afectados, la única manera de evitar un círculo vicioso de más inflación es que el banco siga su camino de endurecimiento.

“La consecuencia económica más importante desde mi punto de vista es detener el gasto público financiado por el banco central”, dijo. “Y eso sólo funcionará a partir de un proceso de endurecimiento de la política monetaria muy lento, pero realmente decisivo”.