This content is not available in your region

El jefe de BlackRock dice que la guerra en Ucrania podría impulsar las criptomonedas

El jefe de BlackRock dice que la guerra en Ucrania podría impulsar las criptomonedas
El jefe de BlackRock dice que la guerra en Ucrania podría impulsar las criptomonedas   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

NUEVAYORK, 24 mar – El director ejecutivo de BlackRock Inc., Larry Fink, dijo el jueves que la guerra entre Rusia y Ucrania podría acabar acelerando las monedas digitales como herramienta para liquidar las transacciones internacionales, ya que el conflicto pone patas arriba el impulso de la globalización de las últimas tres décadas.

En un comunicado dirigido a los accionistas de la mayor gestora de activos del mundo, Fink dijo que la guerra empujará a los países a reevaluar la dependencia de las divisas, y que BlackRock está estudiando las monedas digitales y las “stablecoins” o criptomonedas estables debido al creciente interés de los clientes.

“Un sistema global de pagos digitales, cuidadosamente diseñado, puede mejorar la liquidación de las transacciones internacionales, reduciendo al mismo tiempo el riesgo de blanqueo de dinero y corrupción”, dijo.

El tono parece ser diferente al de mayo del año pasado, cuando Fink planteó algunas preocupaciones en torno a la volatilidad y dijo que es demasiado pronto para determinar si las criptodivisas son sólo una herramienta de comercio especulativo.

En la carta del jueves, el presidente y consejero delegado de la gestora de activos de 10 billones de dólares dijo que la crisis entre Rusia y Ucrania ha puesto fin a las fuerzas de globalización de los últimos 30 años.

Se espera que el impacto del conflicto en las cadenas de suministro mundiales ya golpeadas en los dos últimos años por la crisis del coronavirus contribuya a las presiones inflacionistas que están empujando a los bancos centrales mundiales a endurecer sus políticas monetarias y a revertir las medidas acomodaticias impulsadas por COVID-19.

Dijo que los bancos centrales están lidiando con un dilema al que no se habían enfrentado en décadas, al tener que elegir entre vivir con una alta inflación o frenar la actividad económica para contener las presiones de los precios.