This content is not available in your region

Tesla retira 947 vehículos en EEUU por un fallo en el retrovisor -NHTSA

Tesla recalls 947 U.S. vehicles over delay in rearview image display, NHTSA says
Tesla recalls 947 U.S. vehicles over delay in rearview image display, NHTSA says   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por David Shepardson

WASHINGTON, 25 mar – Tesla Inc está llamando a revisión a 947 vehículos en Estados Unidos porque es posible que la imagen del retrovisor no se muestre inmediatamente al iniciar la marcha atrás, dijo la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA).

El fabricante de automóviles dijo a la NHTSA que la llamada a revisión afecta a algunos vehículos Model S, Model X y Model 3 de 2017 a 2020 equipados con Autopilot Computer 2.5 y que operan ciertas versiones de firmware. Los vehículos no cumplen con una norma de seguridad federal sobre la visibilidad trasera. Tesla realizará una actualización a distancia del software para solucionar el problema.

La NHTSA dijo que una imagen retardada de la cámara de visión trasera reduce la visión del conductor y aumenta el riesgo de un choque. Esta es la última de una serie de retiradas que Tesla ha llevado a cabo por problemas de software en los últimos meses.

El 19 de diciembre Tesla comenzó a implementar el ‘firmware’ en un número limitado de vehículos y su herramienta de monitorización de flotas pronto “identificó una frecuencia anormal de reinicios del ordenador entre los vehículos del Modelo 3″ con esa actualización, según un aviso de retirada del mercado que data del 18 de marzo pero que se hizo público el viernes.

Tesla dijo que “durante la semana siguiente, una inspección de ingeniería sobre la situación identificó un error de software como posible causa para una mayor evaluación”.

A partir del 9 de febrero, tras las conversaciones entre Tesla y la NHTSA para revisar las quejas de los consumidores que alegaban retrasos o falta de disponibilidad de las pantallas del retrovisor, se realizaron más de una docena de pruebas.

Tesla dijo que “a pesar de no encontrar un defecto en las pruebas que Tesla llevó a cabo, se determinó la retirada del mercado por exceso de precaución para reconocer la posible presencia de un defecto en los vehículos afectados”.