This content is not available in your region

El Banco de Japón se remanga para contener el rendimiento de la deuda pese a la caída del yen

El Banco de Japón se remanga para contener el rendimiento de la deuda pese a la caída del yen
El Banco de Japón se remanga para contener el rendimiento de la deuda pese a la caída del yen   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Leika Kihara

TOKIO, 29 mar – El Banco de Japón continuó el martes con su incansable intento de defender un techo sobre el rendimiento de la deuda soberana ofreciendo comprar cantidades ilimitadas de bonos del Estado a 10 años, lo cual ejerce aún más presión a la baja sobre el yen.

La intervención del Banco de Japón ha supuesto un paso más en la estrategia los responsables monetarios de la tercera economía del mundo, mientras Japón trata de hacer frente al creciente coste de las importaciones debido al debilitamiento de su moneda y a las consecuencias mundiales de la guerra en Ucrania.

La intervención en el mercado de bonos está en consonancia con el anuncio que hizo el lunes el Banco de Japón de ofrecer compras ilimitadas de bonos del martes al jueves, con el fin de evitar que el rendimiento de la deuda pública japonesa a 10 años supere el tope implícito del 0,25% fijado por la entidad en torno a su objetivo del 0%.

La primera oferta del Banco de Japón por la mañana atrajo ofertas por valor de 242.600 millones de yenes (1.970 millones de dólares). El banco central siguió con una segunda oferta por la tarde, después de que la primera intervención no consiguiera hacer bajar mucho el rendimiento de los bonos.

Algunos analistas dudan de que el banco central japonés pueda mantener estas compras de bonos durante un periodo prolongado.

“En teoría, el Banco de Japón puede proteger el límite superior de 25 puntos básicos mediante operaciones ilimitadas a tipo fijo. Pero, al mismo tiempo, creo que esta situación no es sostenible”, dijo Kentaro Koyama, economista jefe de Deutsche Bank en Tokio.

“A corto plazo, el Banco de Japón puede continuar con las operaciones de compra ilimitadas. Pero si el Banco de Japón sigue siendo cuestionado por el mercado, creo que puede ser el detonante para ajustar su control de la curva de rendimiento.”

En su intento por nadar contra la marea de la subida de los tipos de interés en todo el mundo, el Banco de Japón defendió firmemente su tope de rendimiento del 0,25% el lunes, con la inusual decisión de ofrecer comprar una suma ilimitada de bonos soberanos japoneses (JGB, por sus siglas en inglés) a 10 años al 0,25% dos veces en un solo día.

A continuación, el banco central anunció su plan de mantener sucesivas intervenciones que durarán hasta el jueves.

El rendimiento de los JGB a 10 años se situaba el martes en el 0,245%, rondando el tope implícito del 0,25% del Banco de Japón a pesar de la intervención.

El rendimiento a 5 años subía al 0,065% el martes, el nivel más alto desde septiembre de 2015.

Aparte de la oferta de comprar una cantidad ilimitada de JGB a 10 años al 0,25%, el Banco de Japón también podría llevar a cabo una operación de compra no programada de bonos a muy largo plazo si los rendimientos de este vencimiento se disparan, según los analistas.

“En lo que respecta a las compras directas de JGB (…), el Banco de Japón puede cambiar el calendario y las cantidades de las compras según sea necesario, teniendo en cuenta las condiciones del mercado”, dijo el banco central en el comunicado del lunes en el que anunciaba su plan de operaciones a tipo fijo.

En el marco del control de la curva de rendimiento, el Banco de Japón se compromete a situar los tipos a corto plazo en el -0,1% y el rendimiento del JGB a 10 años en torno al 0%.

DESAFÍODELYEN

Los agresivos esfuerzos del Banco de Japón por limitar los rendimientos han llevado al yen a mínimos de seis años frente al dólar, lo que podría agravar las tensiones a las que se enfrentan los hogares y los minoristas al inflar los costes de importación de las materias primas, que ya están por las nubes.

El ministro de Finanzas japonés, Shunichi Suzuki, dijo que Tokio está vigilando cuidadosamente los movimientos de la divisa para evitar una “mala” caída del yen que perjudique a la economía, aunque la reacción del mercado a este comentario fue discreta.

La caída del yen probablemente no disuadirá al Banco de Japón de defender su tope de rendimiento, dijo Toru Suehiro, economista de Daiwa Securities.

“El mensaje del Banco de Japón de evitar las subidas de los tipos de interés es muy contundente y no tiene en cuenta el efecto de debilidad del yen que podría causar su acción”, dijo Suehiro.

El secretario de Estado japonés de la Presidencia, Seiji Kihara, uno de los asesores más cercanos al primer ministro, Fumio Kishida, dijo el domingo que el Banco de Japón debe mantener sus estímulos masivos, ya que es difícil hacer frente a la inflación impulsada por los costes con el endurecimiento de la política monetaria.

En una señal de que la política fiscal desempeñará un papel más importante para amortiguar el golpe del aumento de los costes de las materias primas, Kishida ordenó el martes a su gabinete que elabore un nuevo paquete de ayudas.

(1 dólar = 123,4200 yenes)