This content is not available in your region

Agricultores chinos enfrentan escasez de fertilizantes, medidas por COVID dificultan entregas

Agricultores chinos enfrentan escasez de fertilizantes, medidas por COVID dificultan entregas
Agricultores chinos enfrentan escasez de fertilizantes, medidas por COVID dificultan entregas   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Dominique Patton y Hallie Gu

PEKÍN, 1 abr – Las restricciones del COVID-19 en China están interrumpiendo el suministro de fertilizantes en el cinturón cerealero del noreste del país, a un mes de la siembra de primavera boreal, amenazando las cosechas de maíz y soja de este año si el problema no se resuelve pronto.

Los agricultores suelen tener preparados los fertilizantes a principios de abril para aplicarlos en los campos a finales de mes, durante la siembra.

Pero el peor brote de COVID en China desde que comenzó la pandemia hace dos años ha desencadenado estrictos controles sobre el movimiento de personas y mercancías, lo que ha ralentizado drásticamente las entregas.

Productores, distribuidores, analistas y asociaciones de fertilizantes afirmaron que las normas que obligan a los conductores de camiones a someterse a pruebas de COVID cada 24 horas, la necesidad de obtener pases especiales para entregar mercancías y las suspensiones de las fábricas debido a los casos locales están contribuyendo a la escasez de suministros.

“La producción de fertilizantes nitrogenados y la preparación de abonos para la siembra de primavera se han visto muy afectadas”, declaró esta semana la Asociación de la Industria de Fertilizantes Nitrogenados de China.

Jilin, la segunda provincia productora de maíz de China, es una de las más afectadas después de que el gobierno local prohibiera la circulación de personas a través de la frontera provincial, y dentro de ella, a partir del 14 de marzo, ya que los casos de COVID afectan a miles de personas diariamente.

“El suministro de fertilizantes aquí no podría ser más escaso”, afirmó un operador de Jilin apellidado Yan, al que le faltan más de 2.000 toneladas del nutriente esencial para los cultivos de sus clientes.

El cuello de botella se suma a los precios récord de los fertilizantes, impulsados por la fuerte demanda mundial, los altos costes de la energía y las sanciones impuestas a los principales productores, Rusia y Bielorrusia.

A pesar de los esfuerzos de Pekín por enfriar los precios, el índice de fertilizantes al por mayor de China (CFCI) es un 40% más alto que hace un año.

Esto ha desanimado a muchos distribuidores a la hora de acumular existencias en los últimos meses, lo que les ha llevado a quedarse cortos en su periodo de mayor actividad de ventas.

Yao, un operador de Liaoning, dice que le falta un tercio de sus necesidades.

Las restricciones de transporte son especialmente problemáticas para el noreste, que no tiene suficiente producción local de fertilizantes y depende de las entregas de otras provincias.

Las provincias nororientales de Heilongjiang, Jilin y Liaoning y la región de Mongolia Interior producen más del 40% del maíz y la mitad de la soja de China. Los precios del maízy de la soja rondan máximos históricos.

El principal productor de fertilizantes, Sinofert Holdings, todavía tenía entre 80.000 y 100.000 toneladas de producto a la espera de ser enviadas, según declaró el director ejecutivo Ma Yue a periodistas en una convocatoria de resultados la semana pasada, incluso después de obtener unos 1.000 “pases verdes” para camiones.