La inflación en el Reino Unido alcanza en marzo el 7,0%, su nivel más alto en 30 años

El BCE sube las previsiones de inflación y recorta las de crecimiento
El BCE sube las previsiones de inflación y recorta las de crecimiento Derechos de autor Thomson Reuters 2022
Derechos de autor Thomson Reuters 2022
Por Reuters
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Por David Milliken

LONDRES, 13 abr - La inflación de los precios al consumo en el Reino Unido se disparó hasta el 7,0% en marzo, la cifra más alta desde marzo de 1992, frente al 6,2% de febrero, según mostraron las cifras oficiales publicadas el miércoles, intensificando la presión sobre el coste de la vida a la que se enfrentan los hogares.

El aumento de la tasa anual del IPC fue más acusado de lo esperado por la mayoría de los economistas encuestados por Reuters, que habían previsto un incremento hasta el 6,7%.

"Las subidas de precios de base amplia hicieron que la inflación anual volviera a aumentar con fuerza en marzo", dijo el economista jefe de la Oficina de Estadísticas Nacionales, Grant Fitzner. "Entre los mayores aumentos se encuentran los costes de la gasolina, con precios recogidos en su mayoría antes del reciente recorte del impuesto sobre el combustible, y los muebles".

La inflación británica ha experimentado un repunte sin precedentes durante el pasado año, siguiendo un patrón similar al de la mayoría de las demás economías avanzadas, a medida que aumentaban los precios de la energía y persistían las dificultades de la cadena de suministro.

La invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero ha hecho subir los precios de la energía, y el mes pasado la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria británica pronosticó que el IPC alcanzaría un máximo de 40 años del 8,7% en el último trimestre de 2022.

Los mercados financieros creen que es casi seguro que el Banco de Inglaterra subirá los tipos de interés desde el 0,75% al 1% el 5 de mayo tras su próxima reunión, antes de llevarlos al 2%-2,25% a finales de 2022, aunque muchos economistas piensan que no lo harán de forma tan agresiva.

La aceleración de la inflación y el aumento de los impuestos sobre las nóminas están provocando el mayor recorte de los ingresos de los hogares británicos desde que se iniciaron los registros a finales de la década de 1950. El Banco de Inglaterra prevé que el crecimiento económico se ralentizará bruscamente a lo largo de este año.

Los datos del miércoles mostraron que el IPC subyacente, que excluye los precios de los alimentos, la energía, el alcohol y el tabaco, subió al 5,7% en marzo, desde el 5,2% de febrero.

La inflación de los precios al por menor —una medida más antigua que, según la Oficina Nacional de Estadística, es inexacta, pero que se utiliza ampliamente en los contratos comerciales y para fijar los pagos de intereses de los bonos del Estado vinculados a la inflación— subió al 9,0%, su nivel más alto desde 1991.

Hay indicios de una mayor presión inflacionista, ya que los fabricantes aumentaron sus precios un 11,9% en los 12 meses anteriores a marzo, el mayor aumento desde septiembre de 2008.

Los costes de las materias primas de los fabricantes se dispararon un 19,2%, el mayor aumento desde que se iniciaron los registros en 1997.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Los organizadores de los Juegos Olímpicos desvelan su estrategia sobre el uso de la IA en el deporte

La Cámara de Representantes de Estados Unidos vota sí a prohibir TikTok

¿Qué va a cambiar esta vez con el 'halving' de Bitcoin?