This content is not available in your region

Petrolera libia dice que principales campos y puertos paralizaron producción

Petrolera libia dice que principales campos y puertos paralizaron producción
Por Reuters

TRÍPOLI, 18 abr – La Corporación Nacional de Petróleo de Libia (NOC) advirtió el lunes de una “dolorosa ola de cierres” y declaró fuerza mayor en parte de la producción y las exportaciones, ya que las fuerzas del este ampliaron su bloqueo del sector en el contexto de un enfrentamiento político.

La compañía dijo que no podía seguir cumpliendo con sus obligaciones contractuales de entrega de petróleo desde la terminal de Zueitina o desde su mayor campo petrolífero, Sharara, tras haber informado el domingo que había detenido la producción en otro campo, El Feel.

Con los mercados energéticos mundiales ya constreñidos por la crisis ucraniana, las nuevas pérdidas de la producción promedio de Libia, de unos 1,2 millones de barriles diarios, presionarán aún más los precios.

NOC dijo que los cierres fueron causados por “un grupo de individuos” que entraron en las instalaciones. Los grupos del este de Libia que protestan en las plantas petrolíferas quieren que el primer ministro de Trípoli renuncie en favor de un rival recientemente nombrado.

“Los trabajadores de las empresas Zueitina, Mellitah, Sarir y AGOCO, se vieron obligados el domingo a frenar completamente y de forma gradual la producción”, dijo NOC en un comunicado, en referencia a sus unidades que exportan a través de la terminal de crudo de Zueitina.

NOC dijo que el cierre de las instalaciones afectaría a la producción de electricidad en las centrales eléctricas de Zueitina y del norte de Bengasi y también provocaría una escasez de suministro de gas para cocinar en el este de Libia.

La producción petrolera libia ha sido objeto de repetidos cierres durante la caótica década transcurrida desde el levantamiento contra Muammar Gaddafi, respaldado por la OTAN, en 2011, y se cerró por completo durante los combates en 2020.

El proceso político se ha vuelto a romper este año tras el colapso de unas elecciones programadas para diciembre y la decisión del Parlamento, con sede en el este, de nombrar un nuevo gobierno bajo la dirección de Fathi Bashagha.

El actual gobierno de Abdulhamid al-Dbeibah, nombrado hace un año a través de un proceso de la ONU, se ha negado a dimitir y sigue atrincherado en la capital, Trípoli, con el riesgo de que vuelvan los combates o la división territorial entre facciones rivales.

Los manifestantes de Zueitina habían dicho el domingo en un vídeo que detendrían la producción hasta que Dbeibah deje su cargo, y exigían el despido de Sanallah después de que NOC transfirió los ingresos del petróleo al Banco Central de Libia.