This content is not available in your region

Los precios de consumo en Japón suben en marzo al mayor ritmo en más de dos años

Los precios de consumo en Japón suben en marzo al mayor ritmo en más de dos años
Los precios de consumo en Japón suben en marzo al mayor ritmo en más de dos años   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Daniel Leussink

TOKIO, 22 abr – Los precios de consumo básicos de Japón subieron en marzo al ritmo más rápido en más de dos años, lo que hace temer que el aumento de los costes de la energía y los alimentos afecte cada vez más al poder adquisitivo de los hogares.

El índice de precios al consumo (IPC), que excluye los precios volátiles de los alimentos frescos pero incluye los costes de los combustibles y de la energía en general, aumentó un 0,8% en marzo con respecto al año anterior, según mostraron los datos del Gobierno el viernes.

Este ritmo indica que el IPC subyacente podría acercarse al objetivo del 2% del Banco de Japón (BOJ) en abril, mientras el impacto de los recortes de las tarifas de telefonía móvil de ese mes del año pasado se va desvaneciendo en las comparaciones anuales.

Las tarifas de telefonía móvil hicieron bajar el IPC general en 1,42 puntos porcentuales en marzo, lo que, según un responsable del Gobierno, probablemente desaparecerá de las estimaciones interanuales en los próximos meses, especialmente en abril, agosto y octubre.

El dato de los precios será uno de los factores que el Banco de Japón examinará en su próxima revisión de las tasas de interés, de dos días de duración, que finalizará el jueves, y en la que es probable que eleve su previsión de inflación para este año fiscal a cerca del 2%.

La inflación subyacente de los precios al consumo ha registrado un aumento interanual todos los meses desde septiembre. El incremento de marzo marcó la mayor subida interanual desde enero de 2020.

“Los ingresos reales se verán empujados a la baja cuando los precios suban, por lo que es probable que tenga un impacto en la economía en ese sentido”, dijo Takumi Tsunoda, economista de Shinkin Central Bank Research.

“Cuando los precios de los alimentos, el combustible y otros productos esenciales suben, no tiene un buen impacto en la confianza de los consumidores. Es probable que provoque el deseo de ahorrar en el gasto en otras áreas”.

Los precios de la energía subieron un 20,8% en marzo en comparación con el mismo mes del año pasado, su mayor aumento interanual en más de cuatro décadas. Los precios de los alimentos, excluyendo los de los alimentos frescos, subieron un 2,0% interanual en marzo, la mayor subida en un solo mes desde diciembre de 2015.

En general, sin embargo, el ritmo de aumento de los precios en Japón ha sido moderado en comparación con los aumentos mucho más pronunciados en Estados Unidos y otras economías avanzadas, ya que el lento crecimiento de los salarios en Japón disuade a las empresas de subir significativamente los precios.

El Banco de Japón ha mantenido su enorme estímulo monetario para que la inflación alcance de forma estable su objetivo del 2% con el apoyo del sólido crecimiento salarial, pese a la preocupación por que el debilitamiento del yen esté aumentando los costes de importación de alimentos y energía.