This content is not available in your region

Europa vuelve a viajar al reducirse las restricciones del COVID-19

Europa vuelve a viajar al reducirse las restricciones del COVID-19
Europa vuelve a viajar al reducirse las restricciones del COVID-19   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Paul Sandle y Tim Hepher

– Las compañías aéreas y las cadenas hoteleras europeas están viendo cómo se recuperan las reservas hasta niveles que no se veían desde antes de la pandemia de COVID-19, impulsadas por la demanda de viajes más cortos, aunque los viajeros siguen siendo cautos a la hora de realizar viajes de larga distancia.

La pandemia hizo que los viajes internacionales prácticamente se cerraran, ya que los gobiernos de todo el mundo prohibieron a los extranjeros entrar en sus países. Sin embargo, la relajación de las restricciones y la demanda reprimida de viajes han despertado un cauto optimismo entre los ejecutivos.

Los retos siguen siendo el aumento de los costes y la escasez de personal que provoca la cancelación de vuelos. A pesar de ello, las compañías aéreas prevén una vuelta a la rentabilidad.

“Hay mucha demanda acumulada. La gente quiere ver a sus familias y volver a viajar”, dijo Phil Seymour, presidente de IBA Group, una empresa británica de consultoría y valoración de aviones.

IAG, propietaria de Iberia y British Airways, espera ser rentable a partir del segundo trimestre y para el resto del año, dijo el viernes. Eso a pesar de haber tenido que recortar la capacidad en el primer trimestre para evitar interrupciones.

“El ocio de primera calidad sigue siendo el segmento con mejor rendimiento y los viajes de negocios están en su nivel más alto desde el inicio de la pandemia”, dijo el director ejecutivo de IAG, Luis Gallego.

IAG, que también es propietaria de Vueling y Aer Lingus, dijo que el levantamiento de las restricciones de viaje impuestas por los Gobiernos, especialmente en el Reino Unido, había mejorado la demanda. No se aprecia ningún impacto de la invasión rusa de Ucrania.

IAG prevé que la capacidad de pasajeros se sitúe en torno al 80% de los niveles de 2019 en el segundo trimestre, para llegar al 90% en el cuarto trimestre. Los vuelos entre Europa y América del Norte estarán cerca de la plena capacidad en el tercer trimestre, dijo.

“Por fin vemos auténticos brotes de progreso y se espera que los beneficios surjan a partir del próximo trimestre”, dijo Sophie Lund-Yates, analista principal de renta variable de Hargreaves Lansdown.

Las perspectivas alcistas de IAG siguieron a las orientaciones similares de otras aerolíneas europeas.

La alemana Lufthansa espera volver a obtener beneficios operativos este trimestre, ya que la demanda de viajes aumenta con la relajación de las restricciones del COVID-19, dijo el jueves.

Air France-KLM ha visto una recuperación en la venta de billetes y fuertes reservas de verano, dijo el jueves.

Las reservas de corta distancia están impulsando la recuperación. Los viajeros siguen siendo cautelosos en los viajes de larga distancia, ya que persiste la preocupación por el COVID-19 y los visitantes estadounidenses siguen siendo cautelosos a la hora de planificar viajes a Europa debido al conflicto en Ucrania.

Los operadores hoteleros también están viendo cómo se recupera la demanda.

El propietario de Holiday Inn, IHG, dijo el viernes que la demanda reprimida y el aumento de las estancias en hoteles durante las vacaciones de primavera en Estados Unidos elevaron las tasas de ocupación y los precios, lo que hizo que sus ingresos por habitación se acercaran a los niveles anteriores a la pandemia en el primer trimestre.

“Nuestros hoteles están viendo un mayor poder de fijación de precios”, dijo el director ejecutivo de IHG, Keith Barr.

Su rival estadounidense Marriott International dijo el miércoles que espera que una métrica clave de ingresos para sus mercados de Estados Unidos y Canadá alcance los niveles prepandémicos durante el resto del año.

Otro ejemplo del aumento de la demanda lo dio el viernes Amadeus, la empresa española que opera el mayor sistema de reservas de viajes del mundo. Procesó casi 92 millones de reservas durante el primer trimestre, algo más de la mitad de los niveles anteriores a la pandemia. Y ello a pesar de que la propagación de la variante ómicron del COVID-19 afectó a las reservas en enero.

El aumento de la inflación y el conflicto entre Rusia y Ucrania aplazarán la recuperación de los viajes en lugar de hacerla descarrilar, dijo David Goodger, director gerente para Europa y Oriente Medio de la consultora Tourism Economics, una empresa de Oxford Economics.

“Esperamos que el volumen de viajes nacionales en 2022 supere los niveles de 2019, mientras que los viajes internacionales experimentarán un gran repunte hacia ese nivel”, dijo.

La creciente crisis del coste de la vida atemperará algunos de los viajes que dominaron un mercado de la aviación liberalizado en las últimas décadas, ya que el estilo de vida de los europeos traspasó las fronteras.

“Me pregunto qué pasará con los viajes de tipo ‘city break’”, dijo Seymour, de IBA, al margen de la conferencia de Airfinance Journal en Dublín. Este tipo de viajes discrecionales tienden a ser estimulados por los enlaces directos de las compañías aéreas de bajo coste.

“Lo llamo el síndrome de Michael Bublé. La gente solía volar a Italia el fin de semana sólo para escuchar un concierto. Ahora pueden ahorrarse un viaje y esperar a que la gira llegue más cerca de casa”.