This content is not available in your region

Sin nieve, Davos prepara una nueva cara para la reunión del Foro Económico Mundial

Snowless Davos readies new face for World Economic Forum meeting
Snowless Davos readies new face for World Economic Forum meeting   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Michael Shields

DAVOS, Suiza – Los participantes en la reunión anual del Foro Económico Mundial (FEM) de este mes pueden llevar sandalias en lugar de botas de esquí para asistir a una versión primaveral del evento en Davos, la estación de esquí suiza más alta de Europa.

En diciembre, los organizadores pospusieron la reunión de gobiernos, empresas y otros líderes justo antes de su tradicional fecha de enero, alegando las dificultades de celebrar una conferencia en persona durante la pandemia de coronavirus.

El mero hecho de celebrar el evento tras un paréntesis de dos años es una buena noticia para los locales, que, según un estudio de 2017, se benefician de una ganancia de 60 millones de dólares cada vez que se celebra.

“Toda la gente de aquí está muy contenta de que el Foro Económico Mundial vuelva ahora. Es un paso más hacia la normalidad”, dijo Samuel Rosenast, portavoz de la junta local de turismo.

La pandemia azotó a los hoteles y restaurantes de Davos, cuyo aire fresco y la luz del sol atrajeron a los sanatorios que aparecen en la obra “La montaña mágica” del novelista alemán Thomas Mann.

“Todo el negocio de los congresos estaba muerto”, dijo Rosenast, señalando que el centro de conferencias de Davos había cerrado durante más de un año.

Cuadrillas de constructores han estado terminando las instalaciones temporales para la élite empresarial y política que acudirá a la conferencia del 22 al 26 de mayo. Los soldados están levantando vallas de seguridad.

El Gobierno suizo desplegará hasta 5.000 militares para apoyar a la policía local. Los aviones de las fuerzas aéreas volverán a sobrevolar la zona de exclusión aérea.

El FEM, con sede en Ginebra, dice que la reunión reunirá a más de 2.000 líderes y expertos de todo el mundo, un número algo menor que el de algunas reuniones anteriores. No se ha invitado a ningún gran político o empresario ruso, debido a la guerra en Ucrania.

Entre los temas del orden del día figuran la recuperación de la pandemia, la lucha contra el cambio climático, el futuro del trabajo, la aceleración del “stakeholder capitalism” o capitalismo de las partes interesadas —en el que se consideran los intereses de clientes, proveedores, empleados y comunidades locales, además de los accionistas— y el aprovechamiento de las nuevas tecnologías.

Svea Meyer, que dirige la cafetería Kaffee Klatsch de Davos y atiende a los clientes de la reunión, se mostró muy ilusionada con el encuentro en mayo, típicamente en el periodo de calma entre el final de la temporada de esquí y el comienzo del pico de verano.

“Es una gran oportunidad para nosotros y estamos contentos de ver a muchos de los clientes del FEM que no hemos visto en los dos últimos años”, dijo.

“Es mejor tener el FEM ahora en primavera que no tenerlo”, añadió, viendo el lado positivo de mostrar la cara más cálida de un lugar más conocido por los deportes de invierno.

“No tenemos que sacar la nieve con palas”.