This content is not available in your region

Solicitudes de subsidio por desempleo en EEUU suben; pedidos continuos son los más bajos desde 1969

Solicitudes de subsidio por desempleo en EEUU suben; pedidos continuos son los más bajos desde 1969
Solicitudes de subsidio por desempleo en EEUU suben; pedidos continuos son los más bajos desde 1969   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON – El número de estadounidenses que presentó nuevas solicitudes de subsidio por desempleo aumentó inesperadamente la semana pasada, alcanzando un máximo de cuatro meses, lo que podría indicar un cierto enfriamiento de la demanda de mano de obra en un contexto de endurecimiento de las condiciones financieras.

Sin embargo, el mercado laboral sigue estando ajustado, y el informe del Departamento de Trabajo del jueves muestra que el número de personas en las nóminas de desempleados de principios de mayo es el más bajo desde finales de 1969.

La agresiva política monetaria de la Reserva Federal en su lucha contra la inflación ha desencadenado una venta de acciones y ha impulsado los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense.

A pesar del aumento de las solicitudes de la semana pasada, la escasez de trabajadores podría frenar los despidos. A finales de marzo había un récord de 11,5 millones de puestos de trabajo vacantes.

“Los recientes anuncios de despidos merecen ser observados para ver si hay un cambio en las decisiones de contratación de las empresas”, dijo Rubeela Farooqi, economista jefe para Estados Unidos de High Frequency Economics en White Plains, Nueva York. “Por ahora, la demanda de mano de obra parece seguir siendo fuerte y, combinada con el retraso de la oferta, debería limitar el número de despidos”.

Las solicitudes iniciales de subsidios de desempleo estatales aumentaron en 21.000 en la semana terminada el 14 de mayo, hasta una cifra desestacionalizada de 218.000, el nivel más alto desde enero. Economistas encuestados por Reuters habían previsto 200.000 solicitudes para la última semana.

Las solicitudes de subsidio de desempleo se han mantenido estables desde que en marzo alcanzaron su nivel más bajo en 53 años, con 166.000. El rápido endurecimiento del mercado laboral está generando fuertes aumentos salariales que están contribuyendo a avivar la inflación general de la economía.

El banco central estadounidense ha subido su tasa de interés oficial en 75 puntos básicos desde marzo. Se espera que la Fed suba la tasa de interés en medio punto porcentual en cada una de sus próximas reuniones de junio y julio.

Las solicitudes de subsidio han bajado desde el máximo histórico de 6,137 millones a principios de abril de 2020. Los datos de la semana pasada cubrieron el periodo durante el cual el gobierno encuestó a los empleadores para la parte de las nóminas no agrícolas del informe de empleo de mayo.

Las solicitudes aumentaron entre el periodo de encuesta de abril y mayo. Las nóminas de pago aumentaron en 428.000 en abril, el duodécimo mes consecutivo de aumento del empleo por encima de 400.000.

Los datos de la próxima semana sobre el desempleo a mediados de mayo arrojarán más luz sobre el estado del crecimiento del empleo este mes.

El número de personas que reciben prestaciones tras una primera semana de ayuda cayó en 25.000, hasta 1,317 millones, durante la semana que terminó el 7 de mayo. Se trata del nivel más bajo de las llamadas solicitudes continuas desde diciembre de 1969.

También hay indicios de que el sector manufacturero se está desacelerando. Un informe separado de la Fed de Filadelfia mostró el jueves que su índice de condiciones empresariales cayó a una lectura de 2,6 en mayo, desde 17,6 en abril.

Sin embargo, se produjeron aumentos en las mediciones de nuevos pedidos, pedidos no realizados y envíos en las fábricas de la región que abarca el este de Pensilvania, el sur de Nueva Jersey y Delaware. Las presiones inflacionarias en las fábricas también parecen haber tocado techo.

El índice de condiciones empresariales a seis meses de la Fed de Filadelfia bajó a una lectura de 2,5 este mes desde el 8,2 de abril. Su índice de gastos de capital a seis meses cayó a 9,6 desde una lectura de 19,9 en el mes anterior.