This content is not available in your region

El Premio al Inventor Europeo (European Inventor Award) galardona a innovadores de todos los ámbitos

Por euronews
euronews_icons_loading
European Inventor Award 2022
European Inventor Award 2022   -   Derechos de autor  euronews

Este evento ha terminado, puedes volver a verlo en el reproductor de vídeo que figura arriba.

El mundo sería un lugar muy diferente si Alemania no nos hubiera dado la imprenta, Italia la radio y Ucrania los rayos X.

La historia ha sido moldeada por dichos inventos, y no es exagerado decir que el futuro del planeta quizá dependa de ellos.

La Oficina Europea de Patentes (OEP) celebra los mejores y más innovadores avances en su Premio al Inventor Europeo anual, que tuvo lugar en una ceremonia virtual el 21 de junio.

El premio Young Inventors es una novedad del 2022, y rinde homenaje a la creatividad y el talento de innovadores internacionales de 30 años o menos. La participación en esta categoría no depende de una patente europea concedida, sino que galardona a aquellos que trabajan en pro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas ofreciendo soluciones tecnológicas, ayudando a dar forma a un futuro mejor para la humanidad.

«Su ingenio y perseverancia son una inspiración para todos nosotros, y subrayan la función vital que la siguiente generación de innovadores tendrá en la construcción de un mundo más sostenible», dice António Campinos, presidente de la OEP.

Tras varias rondas de votación por parte del jurado sin un claro ganador, los jueces tomaron la excepcional decisión de declarar dos ganadores: Victor Dewulf, de Bélgica, y Peter Hedley, de Reino Unido, con un sistema de clasificación y reconocimiento de residuos impulsado por IA; y la estudiante americana Erin Smith, que ha desarrollado una aplicación que usa grabaciones en vídeo para detectar los síntomas tempranos de la enfermedad de Parkinson. Ambos ganadores recibieron un premio en metálico de 20 000 euros.

La subcampeona fue la brasileña Rafaella de Bona Gonçalves, que ha desarrollado productos para la menstruación biodegradables a fin de combatir la pobreza en este ámbito.

Una ceremonia virtual accesible para todos

El evento en línea se inauguró con una presentación previa a las 11.30 CEST con un debate informal entre los influencers científicos Teresa Arnandis (@ladyscienceofficial) y Martin Skadal (@skadal), el presidente Campinos, la exfinalista y miembro del jurado Carmen Hijosa, y Baptiste Borowczak, alumno en prácticas del programaPan-European Seal de la OEP. Se examinaron las tecnologías emergentes, la sostenibilidad, la innovación y el papel de las generaciones más jóvenes en estas áreas.

También se echó un vistazo a los finalistas del premio European Inventor de este año que competían por premios en cuatro categorías: Industria, Investigación, Países no pertenecientes a la OEP y Pymes. El premio Lifetime Achievement, que se concedía a un inventor con una trayectoria profesional extraordinaria, fue para Katalin Karikó, una bioquímica húngaro-americana que desarrolló una forma de modificar el ARNm, de manera que se pueda usar de forma segura en el cuerpo humano. Esto resultó crucial para el desarrollo de las vacunas contra el COVID-19 y otras vacunas, junto con terapias futuras para el cáncer y las enfermedades cardíacas.

El premio Industry fue para Jaan Leis, Mati Arulepp y Anti Perkson, de Estonia, por su trabajo en el desarrollo de un electrodo para ultracapacitadores que proporciona fuentes de energía de larga duración y carga rápida para la industria y los coches eléctricos.

Claude Grison, de Francia, recogió el premio Research, por su método para usar las plantas a fin de extraer metal de los suelos contaminados alrededor de explotaciones mineras. El canadiense-americano Donald Sadoway recibió el premio Non-Epo countries con su batería de metal líquido que almacena energía eólica y solar a gran escala.

El premio SMEs fue para Madiha Derouazi, Elodie Belnoue y su equipo de Suiza/Francia, que han desarrollado una nueva plataforma médica para fabricar vacunas de cáncer terapeúticas.

El trabajo de los finalistas de este año abarca los sectores de la sostenibilidad, la salud, el clima, la energía y la fabricación, con iniciativas que van desde un exoesqueleto robótico para niños que usan sillas de ruedas, hasta un método para usar las plantas para extraer elementos metálicos del suelo contaminado.

Incluyen avances sanitarios de gran importancia, como una vacuna terapéutica para el cáncer, y herramientas para facilitar la vida diaria, como una cremallera de apertura fácil ideada por un chelista que buscaba una solución de una sola mano para sacar su arco.

Un jurado internacional independiente compuesto por antiguos finalistas seleccionó a los finalistas de este año de entre una larga lista de candidatos propuesta por personal de la OEP, oficinas de patentes nacionales de toda Europa y miembros del público.