This content is not available in your region

Actividad de las fábricas y los servicios de China en junio se expande por primera vez en cuatro meses

U.S. recession fears darken outlook for Japan, global factories
U.S. recession fears darken outlook for Japan, global factories   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

PEKÍN, 30 jun – La actividad de las fábricas chinas puso fin a tres meses de descensos en junio, cuando las autoridades levantaron un estricto confinamiento en Shanghái, lo que impulsó el crecimiento de la producción y los nuevos pedidos, mientras que el repunte del sector de los servicios se mantuvo.

El índice oficial de gestores de compras (PMI) del sector manufacturero subió a 50,2 en junio, frente a 49,6 en mayo, informó el jueves la Oficina Nacional de Estadísticas (NBS).

Un sondeo de Reuters esperaba que el PMI se situara en 50,5, por encima de la marca de 50 puntos que separa la contracción del crecimiento.

Aunque la actividad en China está cobrando impulso tras los prolongados confinamientos por COVID de abril y mayo, persisten los vientos en contra, como un mercado inmobiliario aún apagado, un gasto de consumo débil y el temor a que se repitan las oleadas de infecciones.

Shanghái, situada en el corazón de la zona manufacturera del delta del río Yangtze, puso fin a un confinamiento en toda la ciudad el 1 de junio, permitiendo a las pequeñas fábricas de la región reanudar la producción. Sin embargo, las normas de distanciamiento social, como las relativas a las comidas en los restaurantes, siguieron vigentes durante todo el mes.

El subíndice de producción se situó en 52,8, el valor más alto desde marzo de 2021, y los nuevos pedidos también volvieron a crecer por primera vez en cuatro meses, aunque el alza siguió siendo débil.

“A pesar de que el sector manufacturero continuó recuperándose este mes, el 49,3% de las empresas informaron que los pedidos eran insuficientes”, dijo Zhu Hong, estadístico senior de NBS. “La débil demanda del mercado sigue siendo el principal problema que enfrenta la industria manufacturera”.

Después de dos años de exportaciones récord, los fabricantes chinos están lidiando con los altos precios de las materias primas, la reducción de los márgenes de beneficio, la competencia de los competidoras extranjeros y la desaceleración de la demanda mundial.

El PMI oficial no manufacturero de junio mejoró a 54,7 desde 47,8 de mayo. El sector de los servicios experimentó un impresionante repunte, el más rápido de los últimos 13 meses, y los sectores que se vieron muy afectados por las restricciones del COVID se recuperaron de una demanda previamente deprimida.

El PMI compuesto oficial de China, que incluye tanto la actividad manufacturera como la de servicios, se situó en 54,1, frente a 48,4 de mayo.