EXCLUSIVA-El Ministerio de Economía alemán revisa medidas para frenar los negocios en China

EXCLUSIVA-El Ministerio de Economía alemán revisa medidas para frenar los negocios en China
EXCLUSIVA-El Ministerio de Economía alemán revisa medidas para frenar los negocios en China Derechos de autor Thomson Reuters 2022
Por Reuters
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Por Andreas Rinke y Sarah Marsh

BERLÍN, 8 sep - El Ministerio de Economía de Alemania está considerando una serie de medidas para hacer menos atractivos los negocios con China, ya que busca reducir su dependencia de la superpotencia económica de Asia, dijeron a Reuters dos personas familiarizadas con el asunto.

Las medidas podrían incluir la reducción o incluso la supresión de las garantías de inversión y exportación para China y dejar de promover las ferias comerciales y la formación de directivos allí, dijeron las fuentes.

Los créditos del prestamista estatal KfW podrían reorientarse a proyectos en otros países asiáticos, como Indonesia, en línea con los intentos de diversificar el comercio y aumentar los negocios con democracias.

El ministerio también está sopesando si examina no sólo las inversiones chinas en Alemania, sino también las alemanas en China, dijo una de las fuentes a Reuters.

Además, Berlín está considerando presentar una queja ante la Organización Mundial del Comercio por lo que considera prácticas comerciales desleales de China, junto con el Grupo de las Siete democracias ricas, dijo otra fuente.

"Debemos mostrar a Pekín que estamos dispuestos a luchar por los principios de equidad", dijo la fuente.

Un portavoz del Ministerio de Economía no quiso comentar medidas concretas, pero dijo que el Ministerio estaba comprobando medidas específicas "para apoyar la diversificación (del comercio y las cadenas de suministro) y el fortalecimiento de la resistencia".

El Ministerio ya había decidido dejar de conceder garantías de inversión para proyectos en la región de Xinjiang o a empresas con relaciones comerciales allí, dada la preocupación por las violaciones de derechos humanos en la zona y la falta de información fiable.

En mayo, el Ministerio de Economía denegó a Volkswagen las garantías para nuevas inversiones en China debido a la preocupación por Xinjiang.

El Ministerio de Asuntos Exteriores chino no respondió inmediatamente a una petición de Reuters para comentar el asunto.

Los planes suponen un cambio en la política de Berlín bajo la anterior canciller, Angela Merkel, que llevaba a grandes delegaciones empresariales en sus frecuentes viajes a China y supervisaba el auge de los lazos económicos chino-alemanes.

China se convirtió en el principal socio comercial de Alemania en 2016, con un volumen de comercio de más de 245.000 millones de euros el año pasado, lo que contribuyó a impulsar el crecimiento de la mayor economía europea, impulsada por las exportaciones.

Los fabricantes de automóviles alemanes están especialmente expuestos al mercado chino. Volkswagen obtiene cerca de la mitad de sus ganancias, y además Alemania y Europa también dependen de China para ciertas materias primas, como las tierras raras.

En los últimos años, políticos y empresarios alemanes ya han abogado por una mayor diversificación del comercio con Asia en respuesta al creciente control de Pekín sobre la sociedad y la economía bajo el mandato del presidente Xi Jinping.

Poco antes de dejar el cargo el año pasado, Merkel dijo a Reuters que puede haber sido ingenua al principio en algunas áreas de cooperación con China.

NUEVA ESTRATEGIA PARA CHINA

El nuevo gobierno acordó una línea más dura con China en su acuerdo de coalición, prometiendo reducir las dependencias estratégicas de su "rival sistémico", y mencionando por primera vez asuntos sensibles para Pekín, como Taiwán y Hong Kong. El canciller Olaf Scholz realizó su primera visita a Asia, a diferencia de Merkel.

Berlín está trabajando en una estrategia de seguridad nacional que debe mencionar a China, y en una estrategia específica para China que pretende publicar el año que viene, dijeron las fuentes.

El partido de coalición menor de los Verdes -encargado de los ministerios de Economía y Asuntos Exteriores- dice estar especialmente preocupado por los abusos de los derechos humanos y los riesgos de estar en deuda con un Estado autoritario cada vez más asertivo, como es el caso de Rusia.

"No podemos (...) permitirnos el lujo de comportarnos siguiendo el lema de 'los negocios primero', sin tener en cuenta los riesgos y las dependencias a largo plazo", dijo la ministra de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, en el congreso anual de embajadores celebrado esta semana.

"En realidad, nunca hemos recibido gas barato de Rusia", dijo. "Pagamos el doble o el triple por cada metro cúbico de gas ruso en nuestra seguridad nacional".

Los socialdemócratas de Scholz son más reticentes a sacudir el barco, según las fuentes. Scholz ha advertido de las consecuencias negativas de cualquier "desvinculación" de China y ha expresado su confianza en que las empresas ya se están diversificando.

Las empresas y las asociaciones empresariales hacen cada vez más pública su preocupación por una política más dura con China, y abogan por ayudar a diversificar el comercio en lugar de tomar medidas de confrontación en un mercado tan importante.

"No podemos aislar a China", dijo Hildegard Mueller, directora de la asociación alemana del automóvil VDA, al medio digital Table Media. "Eso sería ingenuo, y fatal, tanto política como económicamente".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Instagram difuminará los desnudos para proteger a los menores de "sextorsión"

Biden considera cerrar el proceso legal contra Julian Assange

Pasaportes de productos digitales de la UE: ¿Qué son y cómo le afectan a usted?