Los fabricantes de medicamentos genéricos europeos podrían reducir su producción por el costo energético

Los fabricantes de medicamentos genéricos europeos podrían reducir su producción por el costo energético
Los fabricantes de medicamentos genéricos europeos podrían reducir su producción por el costo energético Derechos de autor Thomson Reuters 2022
Por Reuters
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Por Ludwig Burger

FRÁNCFORT, 28 sep - Los fabricantes de medicamentos europeos han advertido que podrían dejar de fabricar algunos medicamentos genéricos baratos debido al aumento de los costes de la electricidad y piden una revisión de la forma en que se fijan los precios, siendo la última industria en buscar ayuda a medida que se agudiza la crisis energética.

El grupo de presión de la industria de los medicamentos genéricos Medicines for Europe, que representa a empresas como Teva, la filial de Novartis, Sandoz, y el negocio de Fresenius SE, Kabi, envió el martes una carta abierta a los ministros de Energía y Sanidad de los Estados miembros de la Unión Europea.

Los 27 ministros de Energía del bloque se reúnen el viernes para llegar a un acuerdo sobre las medidas para aliviar la crisis energética en Europa, con ideas como una tasa sobre los beneficios inesperados de las empresas de combustibles fósiles y un límite al precio del gas como posibles opciones.

Un portavoz de la presidencia checa de la UE, encargada de preparar y presidir la reunión, confirmó la recepción de la carta, pero dijo que las conversaciones del viernes tenían por objeto aprobar las propuestas de la Comisión Europea, órgano ejecutivo del bloque.

Hasta ahora, éstas no han incluido soluciones dirigidas específicamente a los fabricantes de medicamentos.

La carta también estaba dirigida a la Comisión, que dijo que respondería "a su debido tiempo".

Según la carta, los precios de la electricidad se han multiplicado por diez para algunas fábricas de medicamentos en Europa y los costes de las materias primas han aumentado entre un 50% y un 160%.

Sus autores piden que la industria farmacéutica quede exenta de las medidas de la UE para reducir el consumo de electricidad, y que el sector de los medicamentos sin patente se acoja a unas normas de ayuda estatal menos estrictas destinadas a apoyar la economía.

Las asociaciones de medicamentos genéricos de los Estados miembros también están solicitando a las autoridades sanitarias nacionales una mayor flexibilidad en los precios de los medicamentos, dijo Medicines for Europe.

"Es posible que dejemos de fabricar tres o cinco productos debido al impacto directo e indirecto del aumento de los costes energéticos", dijo Elisabeth Stampa, directora general de Medichem SA, un fabricante de medicamentos genéricos e ingredientes farmacéuticos con sede cerca de Barcelona.

El director general de Medicines for Europe, Adrian van den Hoven, dijo a Reuters que el aumento de los costes energéticos estaba afectando a un sector que se vio obligado a consolidarse debido a la presión de los precios, lo que hizo que el mercado fuera más vulnerable a los cortes de suministro y a la escasez.

"El aumento de los costes energéticos se come todos los márgenes de muchos fabricantes de medicamentos esenciales en el sistema de precios fijos con el que operamos en Europa", dijo.

El problema se centra en el régimen de precios. Los medicamentos sin patente suelen ser vendidos por los fabricantes de medicamentos de bajo coste a precios fijados por las agencias nacionales de salud o las asociaciones de aseguradoras, que a menudo también reducen los precios.

Los medicamentos genéricos representan alrededor del 70% de todos los medicamentos vendidos en Europa, muchos de ellos para tratar afecciones graves como infecciones o cáncer, pero sólo representan el 29% de la factura farmacéutica de la región, según el grupo de presión.

El aumento de los costes de la energía amenaza con socavar el reciente impulso a la producción de medicamentos en Europa y hacer que la región sea más autosuficiente, después que la pandemia del COVID-19 pusiera de manifiesto la dependencia de los proveedores del extranjero y provocara la ruptura de ciertas rutas de suministro.

Las medidas de confinamiento por el COVID-19 en China y la guerra en Ucrania han empeorado la situación de los suministros logísticos y de materias primas.

La escasez de medicamentos, que a veces interrumpe la atención a los pacientes cuando no se dispone de fuentes alternativas, tiene un historial de una década en el sector europeo de los medicamentos genéricos sin patente, donde la presión sobre los precios por parte de los sistemas sanitarios con problemas de liquidez sólo permite sobrevivir a los proveedores más rentables.

Aunque a los fabricantes de medicamentos innovadores patentados también se les suele prohibir subir los precios una vez fijada una tasa de reembolso, los márgenes mucho más elevados mantienen la rentabilidad de la mayoría de esos productos.

ALTO CONSUMO ENERGÉTICO

Las infusiones estándar para los hospitales se encuentran entre los medicamentos que más energía consumen, ya que es necesario calentarlas y enfriarlas para que sean estériles. Lo mismo ocurre con el proceso de fermentación que hay detrás de los antibióticos y las hormonas terapéuticas de uso común, dijo Van den Hoven.

Stampa, de Medichem, dijo que los efectos de la energía cara van desde el aumento de las tarifas de envío hasta el cobro de un 30% más por parte de los contratistas de eliminación de residuos.

Se negó a nombrar los medicamentos que podrían verse afectados como parte de una revisión anual este año, pero dijo que los clientes tendrían entre seis y doce meses para encontrar un nuevo proveedor si un producto se elimina gradualmente.

El grupo privado obtuvo 110 millones de euros (106 millones de dólares) en ventas el año pasado con productos sin patente como antibióticos en gotas, anticoagulantes y medicamentos para la esquizofrenia, vendiendo a compañías de medicamentos genéricos como Teva y Viatris.

Según Stampa, indexar los precios de los medicamentos para tener en cuenta los costes de producción sería una solución asequible para los organismos sanitarios de Europa, donde algunos colirios recetados sin patente se reembolsan por menos del precio de un paquete de chicles.

(1 dólar estadounidense = 1,0394 euros)

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Biden considera cerrar el proceso legal contra Julian Assange

Pasaportes de productos digitales de la UE: ¿Qué son y cómo le afectan a usted?

Lo siento Elon, Grok no es IA de código abierto y este es el motivo según su creador