CONTEXTO-El BCE comenzará a reducir su cartera de deuda para luchar contra la inflación

Makhlouf, del BCE, prevé una subida de tipos de 50 puntos básicos el 15 de diciembre
Makhlouf, del BCE, prevé una subida de tipos de 50 puntos básicos el 15 de diciembre Derechos de autor Thomson Reuters 2022
Por Reuters
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

FRÁNCFORT, 2 dic - Con toda probabilidad el Banco Central Europeo va a comenzar a reducir parte de sus 5 billones de euros (5,3 billones de dólares) de bonos el año que viene, como parte de sus esfuerzos por bajar una inflación récord de la eurozona.

Junto con una serie de subidas de los tipos de interés, prevé que el llamado ajuste cuantitativo aumente los costes de los préstamos y, por tanto, frene la demanda de bienes y servicios en los 19 países que utilizan el euro.

El giro será histórico, después de que el BCE pasara casi una década haciendo exactamente lo contrario, a través de múltiples programas de estímulo que mantuvieron la economía de la zona del euro a flote frente a varias crisis.

También supone un reto para los Estados que han confiado en el BCE como principal banco durante años, especialmente en el endeudado sur del bloque.

El BCE expondrá los "principios clave" del programa de ajuste cuantitativo el 15 de diciembre y se espera que se ponga en marcha en los primeros meses de 2023.

Estas son las principales preguntas que se hacen los inversores sobre los planes del BCE.

¿QUÉ ES EL AJUSTE CUANTITATIVO Y CÓMO SE SUPONE QUE FUNCIONA?

A nivel general, se supone que el ajuste cuantitativo (QT por sus siglas en inglés) es lo contrario a las políticas de flexibilización o expansión cuantitativa (QE) que han dominado la última década.

Con la flexibilización cuantitativa, el BCE redujo los costes de los préstamos mediante la compra de bonos del Estado, con la esperanza de que esto estimulara a los bancos y a otros inversores a dar un uso más fructífero a su dinero, como la financiación de las empresas.

Con el ajuste cuantitativo, el BCE absorberá la liquidez creada por la flexibilización cuantitativa deshaciéndose de sus tenencias de bonos.

Esto debería aumentar el coste del dinero y enfriar el crédito y la inversión.

¿CÓMO SERÍA EN LA PRÁCTICA?

El BCE ha dado a entender que no tiene previsto vender sus bonos, sino que simplemente dejará de sustituir algunos de los que vencen con nuevas compras, como hizo la Reserva Federal de Estados Unidos cuando inició su propio programa de ajuste cuantitativo a principios de este año.

La Fed dijo que sólo reinvertiría los ingresos procedentes de los bonos que venzan cuando superen un determinado umbral mensual.

¿EL BCE SE LIMITARÁ A COPIAR A LA FED?

Probablemente no, ya que los reembolsos mensuales del programa de compra de activos del BCE oscilan entre los 17.800 millones de euros del próximo agosto y los 52.700 millones de euros de octubre.

Eso significa que podría tener que utilizar un porcentaje de reembolsos o suavizar las reinversiones a lo largo de varios meses, como ha hecho en el pasado.

No obstante, los responsables de la política monetaria del BCE han insistido en que quieren que el ajuste cuantitativo sea predecible y gradual, así que no son de esperar demasiadas variaciones.

La idea es poner el piloto automático para que los dirigentes monetarios no tengan que tomar decisiones periódicas sobre el ritmo de los reembolsos, garantizando que los tipos de interés sigan siendo su herramienta clave.

¿DE CUÁNTO DINERO ESTAMOS HABLANDO?

El BCE compró activos por valor de 3,3 billones de euros en el marco del programa de APP, la mayoría de los cuales son bonos del Estado.

Éstos tienen un vencimiento medio de poco más de siete años y los analistas esperan que el BCE reduzca su cartera sólo entre 15.000 y 20.000 millones de euros al mes de media. Esto significa que el BCE tardará mucho tiempo en reducir su balance si no vende activos.

El BCE también cuenta con un Programa de Compras de Emergencia para casos de pandemia, por valor de 1,7 billones de euros. Ha dicho que seguirá reinvirtiendo los ingresos de ese programa hasta el final de 2024.

¿QUÉ SIGNIFICA ESTO PARA LOS PRESTATARIOS?

El BCE ha sido un importante comprador de bonos del Estado desde 2015. Durante algunos meses, en el punto álgido de la pandemia, estuvo comprando más deuda soberana que la que emitían los países.

Esto va a cambiar con el ajuste cuantitativo, lo que obligará a los Gobiernos de la zona del euro —la mayoría de los cuales siguen teniendo déficit— a conseguir dinero de los inversores privados.

UniCredit estima que el mercado necesitará absorber 500.000 millones de euros adicionales de bonos del Estado de la zona del euro el próximo año, el mayor aumento desde 2010.

¿DEBEMOS ESPERAR UNA AGITACIÓN EN EL MERCADO?

Los mercados parecen haber descontado ya un poco de ajuste cuantitativo, ya que los rendimientos de los bonos del Estado de toda la zona del euro alcanzaron máximos de varios años en septiembre, antes de retroceder en las últimas semanas.

Los bonos alemanes a 10 años rinden actualmente un 1,8%, frente al 0,4% de hace un año, mientras que los bonos similares de la endeudada Italia se sitúan en el 3,7%.

En cualquier caso, el BCE ya ha proporcionado una red de seguridad para estos países, en forma de un plan que le permitiría comprar cantidades ilimitadas de sus bonos si el mercado muestra tensiones.

(1 dólar estadounidense = 0,9497 euros)

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Apártate Google. Así se utilizan los nuevos sitios de búsqueda de IA generativa

¿Cuál es la diferencia entre la Inteligencia artificial de códigos abierto y cerrado?

Deja de meter en arroz tu iPhone si está mojado, advierte Apple