Mientras la Fed planea seguir con las subidas, las nuevas proyecciones podrían mostrar el coste

Rendimientos de bonos Tesoro EEUU suben con la política de la Fed en el punto de mira
Rendimientos de bonos Tesoro EEUU suben con la política de la Fed en el punto de mira Derechos de autor Thomson Reuters 2022
Por Reuters
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Por Howard Schneider

WASHINGTON, 2 dic - Los responsables de la Reserva Federal de EEUU han señalado que planean una subida de los tipos de interés de medio punto porcentual en su reunión de este mes, y aunque eso supondría un incremento menor respecto a las recientes subidas de tipos, las nuevas proyecciones que se publiquen entonces podrían mostrar un tipo de interés oficial que se dirige hacia niveles no vistos desde la víspera de la crisis financiera de 2007.

Además, las nuevas previsiones de los 19 bancos centrales estadounidenses podrían mostrar que los tipos de la Fed se mantienen en ese nivel elevado al menos hasta 2023, lo que iría en contra de las expectativas del mercado, que esperan recortes de tipos para finales del próximo año.

Las perspectivas actualizadas serán una nueva oportunidad para que los dirigentes de la Fed muestren cómo se prevé que su estrategia de "subir y mantener" se desarrolle en términos del nivel final de la tasa de política monetaria a un día, así como el progreso del crecimiento, la inflación y el desempleo, con unas perspectivas de una economía resistente.

El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) se reunirá los días 13 y 14 de diciembre, y pondrá fin a un año volátil en el que el banco central ha respondido al brote de inflación más rápido desde la década de 1980 con el aumento más rápido de los tipos de interés desde entonces para intentar contrarrestarlo. Esa respuesta agresiva provocó una sacudida en el sistema financiero que en un momento dado borró casi 12 billones de dólares del valor del mercado bursátil estadounidense y, más recientemente, empujó los tipos de las hipotecas sobre viviendas al 7% para una población acostumbrada al dinero barato.

Los mercados de renta variable han subido últimamente y se dispararon esta semana cuando el presidente de la Fed, Jerome Powell, en lo que probablemente han sido sus últimas declaraciones públicas antes de la reunión, dijo que la Fed estaba preparada para frenar una serie de cuatro subidas consecutivas de tipos de tres cuartos de punto, un resultado potencialmente incómodo para un presidente de la Fed que quiere mantener una condiciones financieras estrictas y mantener las expectativas del público firmemente centradas en la batalla de la inflación.

Sin embargo, Powell también ha sido tajante sobre el coste. Incluso si el banco central comienza a aplicar aumentos de medio punto o un cuarto de punto, la tasa de política monetaria se dirige hacia un punto de parada "apropiadamente restrictivo" aún no definido, y los responsables tienen la intención de dejarlo allí "por algún tiempo".

Los dirigentes de la Fed, desde la presidenta de la Fed de San Francisco, Mary Daly, hasta el presidente de la Fed de San Luis, James Bullard, que se encuentran a menudo en los extremos opuestos de los recientes debates sobre política monetaria, han hablado de la posibilidad de que los tipos suban por encima del 5% el próximo año. La última vez que el tipo de interés oficial de la Fed subió por encima de ese punto fue entre junio de 2006 y julio de 2007, al inicio de la crisis financiera y la recesión de 2007 a 2009, cuando los tipos de referencia de la Fed alcanzaron el 5,25%.

Si hay preocupación por cruzar esa línea, los responsables de la Fed no la han expresado. El presidente de la Fed de Nueva York y vicepresidente del FOMC, John Williams, dijo recientemente que esperaría un tipo de interés "restrictivo" "al menos hasta el año que viene".

INFLACIÓN "DEMASIADO ALTA"

En una larga conversación en la Brookings Institution esta semana, Powell esbozó lo que puede ser una larga transición para la Fed y la economía estadounidense hacia un mundo de inflación que solo retrocede lentamente, tipos de interés elevados y una escasez de trabajadores potencialmente crónica.

Para reducir el ritmo de los aumentos de precios, dijo que estaba claro que había que extraer energía de un mercado laboral en el que la demanda de trabajadores sigue siendo muy superior al número de personas dispuestas a ocupar puestos de trabajo, un desequilibrio alojado en la demografía y la política de inmigración de Estados Unidos, y amplificado por la pandemia.

El nuevo Resumen de Proyecciones Económicas incluirá estimaciones de la magnitud del precio que los dirigentes de la Reserva Federal consideran que se pagará en términos de aumento del desempleo y ralentización del crecimiento cuando su política monetaria empiece a surtir efecto.

Los datos publicados el jueves mostraron que la medida de inflación preferida por la Reserva Federal fue del 6% en octubre, un descenso respecto a la tasa del 6,3% de septiembre y al nivel más bajo de este año, pero que sigue triplicando el objetivo del 2% de la Reserva Federal.

"Hará falta mucha más evidencia para confirmar que la inflación esté realmente disminuyendo. Desde cualquier punto de vista, la inflación sigue siendo demasiado alta", dijo Powell.

Los datos de empleo del viernes ofrecerán una estimación del crecimiento de las nóminas de noviembre, otro dato importante para los responsables de la política monetaria, que consideran que es poco probable que los precios caigan hasta que el crecimiento del empleo y los salarios se ralentice.

La economía ha estado añadiendo una media de 407.000 puestos de trabajo al mes este año. Aunque el ritmo se redujo a menos de 290.000 entre agosto y octubre, y los analistas prevén una cifra tan baja como 200.000 nuevos puestos de trabajo para noviembre, que sigue estando por encima de los 183.000 añadidos mensualmente en la década anterior a la pandemia.

PROYECCIONES ALEJADAS DE LA REALIDAD

Las proyecciones de la Fed se han apresurado a lo largo del año a ponerse al día con la realidad. En diciembre pasado, la proyección mediana de los responsables era que su tasa de política monetaria terminaría en 2022 en solo el 0,9%, con la medida de inflación que se toma como referencia cayendo al 2,6%; esta apuesta implicaba que la inflación se reduciría en parte por sí misma. La proyección individual más alta de los tipos de la Fed era de solo el 1,1%.

Se equivocaron por un factor de cuatro. Con el aumento de medio punto que se espera en la próxima reunión, el tipo de interés oficial terminará el año en una horquilla de entre el 4,25% y el 4,5%.

Powell ha reconocido esta semana la dificultad de hacer previsiones en un entorno aún perturbado por la pandemia y sus secuelas.

Sin embargo, tampoco hay muchas opciones, en un momento en que el banco central está poniendo fin a su impulso frontal de subidas de tipos para endurecer las condiciones de préstamo y crédito —el mecanismo a través del cual la Fed intenta cambiar el curso de la economía— y comienza, como lo describió Powell, a "tantear" el camino hacia un punto de parada.

En septiembre, la narrativa de la Fed todavía incluía un resultado benigno de crecimiento continuado, un progreso constante en la inflación y una tasa de desempleo que aumentaría menos de un punto porcentual, al 4,4% a finales del próximo año desde el 3,7% actual, lo que algunos han denominado una "'desinflación' inmaculada" que se produciría con poco coste para la economía real.

El tipo de interés de la Fed se situará en el 4,6% a finales de 2023.

Según Powell, tendrá que ser "algo más alto" Las próximas proyecciones mostrarán ese destino final que tal vez se vislumbre, y darán también una mejor evaluación del posible coste.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

OpenAI afirma que The New York Times "pirateó" ChatGPT para reunir pruebas de una demanda judicial

Famosos como Dolph Lundgren y Lindsay Lohan "reclutados sin saberlo" para una campaña de desinformación contra la presidenta de Moldavia

MWC 2024: Microsoft abrirá el acceso a sus modelos de IA para que los países construyan sus propias economías de IA