Una ola de frío podría amenazar los cereales de la UE tras las altas temperaturas

Una ola de frío podría amenazar los cereales de la UE tras las altas temperaturas
Una ola de frío podría amenazar los cereales de la UE tras las altas temperaturas   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023
Por Reuters

PARÍS, 12 ene – Un tiempo inusualmente cálido en Europa ha sacado a los cultivos de cereales de su letargo invernal, lo que hace temer que un posterior descenso de las temperaturas pueda dañar unos campos que, en general, han estado en buenas condiciones, según los analistas.

En algunas partes de Europa se han alcanzado temperaturas récord para la época del año durante una suave racha desde finales de diciembre. La próxima semana se espera un tiempo más fresco, pero las temperaturas podrían mantenerse por encima de las estacionales.

La consultora Strategie Grains aumentó el jueves su previsión de producción de trigo blando de la Unión Europea en 2023, afirmando que una mayor superficie sembrada y las buenas condiciones de crecimiento pusieron a la UE en el buen camino para una cosecha mayor que la del año pasado.

Sin embargo, según los analistas, el clima templado de los últimos tiempos ha reducido la resistencia adquirida por los cultivos durante las heladas de mediados de diciembre y ha provocado un nuevo crecimiento de algunas plantas.

En Francia, el mayor productor de cereales de la UE, un descenso repentino de las temperaturas podría afectar a los cultivos más avanzados sembrados antes de la anterior ola de calor de octubre, así como a variedades más delicadas, como la cebada de primavera de siembra temprana, según Jean-Charles Deswarte, del instituto de cultivos Arvalis.

“No debemos ser alarmistas, pero hay que temer un escenario como el de 2011-2012″, dijo, refiriéndose a la temporada en la que una ola de frío en febrero causó grandes daños a los cereales franceses.

Casi todo el trigo y la cebada de invierno franceses se encontraban en buenas condiciones de cara al invierno, según la oficina agrícola FranceAgriMer. Las lluvias regulares han favorecido el crecimiento temprano, al reponer la humedad del suelo tras la grave sequía del año pasado.

Los agricultores franceses han aumentado la superficie sembrada de trigo blando, cebada de invierno y colza, según el Ministerio de Agricultura del país.

En Alemania, las condiciones cálidas han dejado los campos sin la capa protectora de nieve, lo que hace temer que los cultivos sufran una ola de frío, después de que parecieran salir indemnes del periodo invernal del mes pasado.

“El clima cálido hace que el trigo tenga buen aspecto, pero si se producen heladas repentinas y profundas podríamos tener problemas debido a la falta casi total de nieve”, dijo un analista de cereales alemán.

“Las heladas de un par de grados bajo cero todavía pueden sacudirse los tipos de trigo actuales, pero las heladas prolongadas por debajo de 6-8 grados podrían ser preocupantes”.

La superficie sembrada de trigo de invierno en Alemania para la cosecha de 2023 se ha reducido en torno a un 1,9% respecto al año anterior, mientras que las siembras de colza de invierno han aumentado un 7,6%, según estimó el mes pasado la agencia nacional de estadística alemana.

En Polonia, las preocupaciones son similares.

“Hace un calor excepcional y casi no hay capa de nieve, salvo en algunas regiones del sur”, dijo Wojtek Sabaranski, de los analistas Sparks Polska.

“Así que los cultivos están totalmente expuestos a las heladas”

Sabaranski estimó la superficie polaca de trigo de invierno en algo más de 2,4 millones de hectáreas, frente a los 2,3 millones de hectáreas de la cosecha de 2022.

Se espera que la superficie de colza de invierno para la cosecha de 2023 varíe poco respecto a la de 2022, situándose en torno a 1,05 -1,08 millones de hectáreas.