La inflación británica cae en diciembre al 10,5%, su nivel más bajo en tres meses

Britain's Sainsbury's to raise staff pay again
Britain's Sainsbury's to raise staff pay again   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023
Por Reuters

Por David Milliken

LONDRES, 18 ene – La inflación británica de los precios al consumo cayó en diciembre a su nivel más bajo en tres meses, el 10,5%, ofreciendo cierta tranquilidad al Banco de Inglaterra y a los hogares, pero los precios de los alimentos y las bebidas siguieron acelerándose, subiendo al ritmo más rápido desde 1977.

La caída de la tasa general de inflación desde el 10,7% de noviembre estuvo en línea con las previsiones de los economistas en una encuesta de Reuters y aleja el IPC del máximo de 41 años del 11,1% alcanzado en octubre.

Sin embargo, aunque la bajada de los precios de la gasolina y la ropa afectó al índice general, el coste de los alimentos y las bebidas no alcohólicas fue un 16,8% superior al de un año antes, el mayor aumento desde septiembre de 1977.

“El coste de los alimentos sigue aumentando y los precios también suben en tiendas, cafés y restaurantes”, dijo Grant Fitzner, economista jefe de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS, por sus siglas en inglés).

El IPC subyacente —que excluye la energía, los alimentos, el alcohol y el tabaco y que algunos economistas consideran una mejor guía de las tendencias de la inflación subyacente— se mantuvo sin cambios en el 6,3% en diciembre.

El Banco de Inglaterra pronosticó en noviembre que el IPC general caería a alrededor del 5% a finales de 2023, a medida que los precios de la energía se estabilizaran, pero los dirigentes monetarios han advertido de la continua presión al alza sobre la inflación debido a la escasez del mercado laboral y a otros factores.

Los mercados financieros esperan que el Banco de Inglaterra eleve su principal tipo de interés del 3,5% al 4% el 2 de febrero, fecha en la que también publicará una actualización trimestral de sus previsiones de crecimiento e inflación.

La libra esterlina subía ligeramente frente al dólar tras conocerse los datos.

El ministro de Finanzas, Jeremy Hunt, dijo tras la publicación de las cifras que la elevada inflación era una “pesadilla para los presupuestos familiares”, perjudicaba la inversión empresarial y provocaba huelgas.

“Por duro que sea, tenemos que ceñirnos a nuestro plan para reducirla”, afirmó.

Hunt se ha resistido a las reivindicaciones salariales de los sindicatos del sector público, muchos de los cuales se han declarado en huelga porque los salarios de sus afiliados suben mucho más lento que la inflación y menos que la media del sector privado.