La caída de las exportaciones japonesas a China aumenta el temor de recesión mundial

La caída de las exportaciones japonesas a China aumenta el temor de recesión mundial
La caída de las exportaciones japonesas a China aumenta el temor de recesión mundial   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023
Por Reuters

Por Tetsushi Kajimoto

TOKIO, 19 ene – El crecimiento de las exportaciones japonesas se ralentizó bruscamente en diciembre, ya que los envíos a China cayeron por primera vez en siete meses, avivando los temores de una mayor desaceleración de la economía mundial y de la demanda externa de envíos japoneses.

Las exportaciones aumentaron un 11,5% interanual en diciembre, tras un avance del 20% en noviembre, marcando el crecimiento más lento desde principios de 2022, arrastradas por la caída de las ventas a China de automóviles, piezas de automóviles y maquinaria para la fabricación de chips, según mostraron el jueves los datos del Ministerio de Finanzas.

Los débiles datos echan por tierra las esperanzas de los responsables de política monetaria de una recuperación de la pandemia impulsada por las exportaciones, lo que pone más presión sobre el Gobierno para persuadir a las empresas japonesas de que aceleren las subidas salariales para ayudar a impulsar la demanda interna.

Las exportaciones a China, el mayor socio comercial de Japón, cayeron un 6,2% interanual en valor y un 24% en volumen en diciembre.

Las exportaciones a Estados Unidos aumentaron en diciembre un 16,9% respecto al año anterior, lideradas por los automóviles, la maquinaria de minería y las piezas de motores de aviación.

“El inesperado estancamiento de la economía china se suma a la ralentización de Europa y Estados Unidos. En el peor de los casos, podría asestar un duro golpe a las exportaciones japonesas, lo que a su vez podría afectar a la producción de las fábricas japonesas y a los gastos de capital”, declaró Atsushi Takeda, economista jefe del Instituto de Investigación ITOCHU.

“A Japón no le quedaría más remedio que recurrir a la demanda interna para recuperar el terreno perdido. En ese sentido, las conversaciones salariales de primavera entre trabajadores y patronal son la clave para ver si el consumo privado aguantará para impulsar un crecimiento económico virtuoso.”

La actividad económica se ha visto obstaculizada en China por una oleada de infecciones de COVID-19 después de que el Estado empezara a desmantelar sus controles de “cero COVID“ en diciembre.

Aunque se espera que la última oleada de infecciones se haya desvanecido para la primavera en China, la segunda mayor economía del mundo tardará tiempo en volver a los niveles anteriores a la pandemia y persisten los riesgos de nuevas oleadas de COVID, afirmó Takeda.

Los datos comerciales también pusieron de relieve el reto de un país deficitario en recursos que depende en gran medida de las importaciones de materias primas y energía.

Las importaciones crecieron un 20,6% en términos de valor, lideradas por el petróleo, el carbón y el gas natural licuado, impulsando una inflación de costes que elevará el coste de la vida y el precio de los negocios, perjudicando potencialmente la demanda en la economía.