Jornadas maratonianas y sueldos precarios: España investiga a las grandes consultoras

Access to the comments Comentarios
Por Laura Llach
Los rascacielos de las "Big Four" en Madrid
Los rascacielos de las "Big Four" en Madrid   -   Derechos de autor  Montse Monmo

Las jornadas laborales para Sergio Padilla, nombre ficticio por petición del entrevistado, se estiraban desde las nueve de la mañana hasta las nueve de la noche. Doce horas al día que, en picos de trabajo, se podían alargar hasta la una de la madrugada.

Algo que tenía completamente normalizado, ya que todos sus compañeros en la firma de consultoría Price, en Madrid, estaban en la misma situación. Cada uno de los departamentos sufría jornadas maratonianas.

Después del trabajo, Padilla apenas tenía tiempo libre. Llegaba a casa, dormía poco y se preparaba para volver a la oficina. Durante la semana, no tenía tiempo ni para ir al super mercado, así que acababa comiendo siempre comida rápida fuera de casa.

Asegura que durante los dos años que estuvo trabajando para la empresa estuvo “amargado”, le cambió el humor y apenas tenía vida social.

A principios de 2020 decidió dejar el trabajo voluntariamente porque sentía que no podía más.

La Inspección de Trabajo ha puesto ahora el foco en las conocidas como “Big Four”, las grandes consultoras en España. Una redada en noviembre en las sedes de Deloitte, PwC, EY y KPMG, dio comienzo a una macroinspección que sigue su curso, según han confirmado fuentes del Ministerio de Trabajo y Economía Social a Euronews.

El organismo, que depende del Ministerio que lidera Yolanda Díaz, ha estado comprobando el control de horarios al que están sujetas todas las empresas españolas desde 2019.

Su objetivo es encontrar pruebas de que las jornadas de los trabajadores son mucho más extensas de lo que aparece en los registros.

El trabajo se convierte en el 80% de tu vida

Cuando comunicaron a Enrique Martín que le habían cogido como analista en la sede valenciana de Deloitte supo de inmediato que tendría que trabajar todo lo que pudiese.

“Sabía que estaba optando a un puesto con mucha proyección y mucho dinamismo, pero estaba seguro de que tendría que poner un esfuerzo enorme. La consultoría tiene fama de tener que trabajar mucho”, sostiene.

Al igual que en el caso de Sergio, para Enrique también era normal hacer horas extras y estirar su jornada laboral hasta llegar a las 12 horas diarias. Estuvo trabajando nueve meses en la compañía, de 2020 a 2021, hasta que terminó su contrato.

“Mi vida era solo el trabajo, luego me acabé acostumbrando. No me di cuenta, pero de lunes a jueves el 80% del tiempo estaba en la oficina”, asegura.

Las cuatro grandes consultoras presumen de dedicación y entrega hacia sus clientes. Eso se traduce en jornadas laborales para sus empleados con picos de 80 horas semanales.

Fuentes del Ministerio de Trabajo aseguran que este es un caso muy peculiar porque es la primera vez que se investigan a las Big Four. No ha habido precedente en España. Por el momento, se encuentran revisando toda la situación contractual para comprobar que todo esté en orden, las disposiciones de las cuotas y pagos de la seguridad social etc.

Jornadas maratonianas y beneficios extraordinarios

El hartazgo en el sector lo provocó hace unos meses la patronal, según cuenta Raúl de la Torre, responsable del sector de Consultoría y Tecnologías de la Información de Comisiones Obreras, uno de los sindicatos más importantes de España.

“Hace unos meses quiso incluir en el convenio que tuviésemos que trabajar hasta 12 horas diarias de lunes a sábado, sin ningún tipo de compensación adicional. Lanzamos una campaña en redes sociales que provocó la primera huelga del sector”, afirma.

Esto captó la atención de la Inspección de Trabajo. “Ha sido una actuación de oficio, no se ha presentado ninguna denuncia. Los inspectores detectan prácticas que consideran que podrían estar al márgen del derecho laboral, a través de la prensa o las redes sociales, y actúan”, sostienen desde el Ministerio de Trabajo.

Para de la Torre, las condiciones laborales no han hecho más que empeorar desde el año 2008, mientras las empresas presentan unos beneficios récord. En 2021 facturaron 2.500 millones de euros durante el ejercicio fiscal, según cifras recogidas por el diario Expansión.

“No se respeta la duración máxima de la jornada, no respetan el periodo de descanso que marca la legislación y cada día pagan peor. Tenemos copias de los contratos en el sector y hay personas que trabajan en Madrid que ganan 14.000 euros al año”, asegura el portavoz de Comisiones Obreras.

Al sindicato le preocupan los planes de igualdad que están negociando con la empresa y se preguntan de qué vale comprometerse a aplicar una serie de medidas de conciliación cuando los empleados no tienen más opción que trabajar doce, catorce o hasta dieciséis horas al día. “Así es imposible conciliar”, zanja de la Torre.

Un buen currículum

Pese a que la sociedad ha cambiado y las prioridades de los jóvenes demandan una mayor conciliación, tanto Padilla como Martín señala que las jornadas maratonianas están completamente normalizadas en las "Big Four".

"En 2008, con la crisis, si había un puesto de trabajo disponible, teníamos a cuatro personas buscándolo. Se ha quedado grabado en la mente de las personas que tenemos que estar muy agradecidos por el trabajo", comenta de la Torre.

 A esto se le suma que el perfil que las grandes consultoras buscan, y con el que completan gran parte de su plantilla, son recién licenciados. Según el último informe publicado por la Asociación Española de Empresas de Consultoría, el 29% de los nuevos contratos que hicieron estas empresas en 2021 fueron para recién titulados que todavía no tenían experiencia laboral.

Los jóvenes ven este sacrificio como una catapulta profesional. "La mayoría están un par de años trabajando en la compañía con el objetivo de que les contrate uno de los clientes. Lo que buscan es darse a conocer para conseguir mejores condiciones y un sueldo más alto", señala Martín.

Así lo corrobora la red social LinkedIn, al echar un ojo a los perfiles de los exempleados la media de años trabajados no llega a dos años. Mientras en otras grandes empresas la cifra asciende hasta los siete.

"Estas empresas aseguran que contratan 5.000 personas al año, pero la verdadera razón por la que contratan a tanta gente es porque la plantilla no aguanta y se va", sostiene de la Torre.

¿Grandes sanciones?

Al ser la primera vez que se investiga a las grandes consultoras, se desconoce a cuánto podrían ascender las sanciones. Lo que sí se sabe es que temen el resultado de la investigación.

"Muchas veces no solo es la sanción, sino también los expedientes liquidatorios lo que es relevante. Lo realmente gordo para la empresa es que no solo tiene que pagar todas las horas extras de cada empleado, sino también cotizar por ellas", aseguran fuentes del Ministerio de Trabajo. 

Sin embargo, para el portavoz de Comisiones Obreras, esto no es suficiente. "Las multas más leves son ridículas. Poner a una empresa 7.500 euros de sanción por no registrar correctamente las jornadas laborales y obligar a la gente a que haga horas extras sale rentable", afirma.

"El problema es que Inpección de Trabajo tiene que vigilar miles de empresa y hay relativamente pocos inspectores. Deberían dotarles con muchos más medios", sostiene.