Un magnate ruso pide al Kremlin tolerancia con los trabajadores disidentes en el exilio

Un magnate ruso pide al Kremlin tolerancia con los trabajadores disidentes en el exilio
Un magnate ruso pide al Kremlin tolerancia con los trabajadores disidentes en el exilio   -  Derechos de autor  Thomson Reuters 2023
Por Reuters

Por Andrew Osborn y Alexander Marrow

LONDRES, 23 ene – Uno de los magnates más ricos de Rusia pidió el lunes a las autoridades que toleren en lugar de castigar a los cientos de miles de trabajadores que han huido al extranjero debido a la guerra del Kremlin en Ucrania, argumentando que el país necesita su poder intelectual.

“Las personas que trabajan para nuestra economía desde el extranjero a distancia o no no deben ser castigadas”, declaró al portal de noticias online RBC Vladimir Potanin, multimillonario ejecutivo del sector metalúrgico, pidiendo que se deje de hablar de medidas punitivas contra estos exiliados, algo que calificó de “demagogia”.

Potanin dijo que Moscú tiene que ser tolerante incluso si los trabajadores en el extranjero tienen opiniones que no gustan a los patriotas rusos, una referencia al hecho de que muchos de los que se fueron incluidos especialistas en tecnologías de la información lo hicieron para evitar ser reclutados en el ejército o porque no estaban de acuerdo con lo que Moscú llama su “operación militar especial” en Ucrania, lanzada el 24 de febrero del año pasado.

Se calcula que Potanin es la persona más rica o la segunda más rica de Rusia, gracias a su participación en el gigante metalúrgico Nornickel .

La magnitud del éxodo que algunos medios rusos cifran en 700.000 personas, cifra que el Kremlin ha sugerido que es exagerada ha avivado el temor a una fuga de cerebros, en un momento en que Rusia está sometida a duras sanciones económicas desde Occidente.

Maksut Shadaev, director del Ministerio de Asuntos Digitales de Rusia, declaró al Parlamento del país en diciembre que unos 100.000 especialistas en tecnologías de la información habían abandonado Rusia en 2022.

TRAIDORES

Un debate a veces virulento sobre cómo tratar a estas personas se ha apoderado de la élite política y empresarial rusa durante semanas.

Partidarios de la línea dura, como el expresidente ruso Dmitri Medvédev, han calificado a algunos de los que huyeron de “traidores” a los que nunca se debería permitir volver a casa.

Otros políticos de línea dura han abogado por gravar con impuestos más altos a los trabajadores y emigrantes a distancia, así como por despojarlos de sus pasaportes y activos rusos. En algunos sectores se está tramitando una ley que prohibiría totalmente el trabajo a distancia.

Por el contrario, el diario económico ruso Kommersant informa de que el Ministerio de Asuntos Digitales del país está estudiando planes para atraer a los especialistas con paquetes de reubicación y exenciones de alistamiento en el ejército.

El Ministerio no respondió a la petición de comentarios de Reuters, pero ha dejado claro que se opone a las propuestas de prohibir a los trabajadores del sector de las tecnologías de la información abandonar el país o gravar con impuestos más altos a los que lo hagan.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, declaró la semana pasada al portal de noticias digital Life que, si bien el Estado debe luchar contra sus “enemigos”, también debe garantizar que los rusos que no hayan adoptado una postura hostil hacia su país y sus políticas puedan regresar a casa.

Potanin afirmó que Moscú necesita urgentemente trabajadores a distancia, incluidos programadores informáticos, para ayudar a recuperar su maltrecha economía.

“La mayoría de ellos siguen trabajando para nuestro país, nuestra economía, nuestras empresas. Algunos volverán, otros no. Así que, ¿por qué alejarlos y perseguirlos?” Declaró Potanin a RBC.

Los programadores que trabajan a distancia son “nuestra fuerza, no nuestra debilidad, sus cerebros, su capacidad para producir un producto, del que, por cierto, estamos lamentablemente escasos”, dijo, estimando que Rusia sólo es capaz de suministrar el 20% de sus propias necesidades de “software”.

Potanin añadió que las sugerencias de que se les confisquen sus apartamentos u otros bienes equivalen a un robo, que debilitaría el potencial inversor de Rusia.

Un médico que huyó de Rusia a un país de la Unión Europea el pasado mes de febrero se mostró escéptico ante los edulcorantes que puedan ofrecer las autoridades para atraer a la gente de vuelta al país.

“Nadie está convencido de que estas medidas vayan a funcionar”, dijo el médico, que no quiso dar su nombre por temor a represalias.

“Primero hay que detener la guerra y luego hacer que la gente se sienta dueña de su propio destino.”