Tras un año largo y frío, los inversores vuelven en masa a Europa

Tras un año largo y frío, los inversores vuelven en masa a Europa
Tras un año largo y frío, los inversores vuelven en masa a Europa   -  Derechos de autor  Thomson Reuters 2023
Por Reuters

Por Alun John y Danilo Masoni

MILÁN/LONDRES, 24 ene – Hace apenas unas semanas, una recesión en Europa se daba por descontada, pero el panorama ha cambiado radicalmente y los inversores han empezado a invertir en acciones, divisas y bonos de la región.

Las temperaturas más cálidas y las instalaciones de almacenamiento de gas bien llenas reducen la preocupación por la escasez eléctrica y unas facturas de la luz por las nubes. Esto, junto con la reapertura vertiginosa de la economía china, promete un impulso a la economía europea, orientada a la exportación.

JPMorgan ha elevado su previsión de crecimiento económico de la zona del euro para el primer trimestre al 1% desde una contracción del 0,5%, en consonancia con una medida similar de Goldman Sachs a principios de este mes.

Los datos de BofA Global Research del viernes mostraron la primera entrada semanal de dinero de los inversores en fondos de renta variable europea en casi un año.

Los mercados están captando esas vibraciones positivas. El euro está a punto de registrar su mayor ganancia en tres meses frente al dólar desde 2011, con una subida de casi el 10%.

Las bolsas europeas han superado ampliamente a sus homólogas estadounidenses. El índice de referencia en euros STOXX ha batido a su homólogo estadounidense, el S&P 500, en más de 18 puntos porcentuales desde septiembre. Morgan Stanley afirma que se trata de su mejor rendimiento en 20 años en relación con Wall Street.

“Los precios del gas en Europa han subido mucho, lo que ha mejorado drásticamente las perspectivas. La percepción ha pasado de la peor clase de contracción, especialmente para países como Alemania, a evitar potencialmente la recesión”, dijo Samy Chaar, economista jefe de Lombard Odier en Ginebra.

“Es difícil ver algo negativo. Ya se trate de bonos con grado de inversión, de renta variable o del euro, todo son muy buenas noticias”.

Los futuros del gas natural neerlandés, una referencia regional, han retrocedido hasta donde estaban antes de que Rusia invadiera Ucrania y han bajado un 80% desde su máximo de agosto.

Los inversores están reasignando efectivo a la renta variable europea y recortando su exposición a Wall Street, donde los apreciados valores tecnológicos se están viendo afectados por la subida de tipos.

En términos de valoraciones, los principales valores europeos cotizan a un múltiplo de alrededor de 13, frente a una ratio de alrededor de 20 para el S&P 500, según datos de Refinitiv. Esa prima de 7 puntos está muy por encima de la media de cinco años de 1,5, lo que sugiere que las acciones europeas parecen baratas en comparación con las estadounidenses.

Roberto Lottici, gestor de cartera de Banca Ifigest en Milán, vendió recientemente su posición en Amazon para comprar bancos europeos como Intesa, BNP o Santander, y empresas del sector eléctrico.

Dicho esto, no todo el mundo es optimista.

Los estrategas de renta variable europea de BofA, por ejemplo, están “posicionados en contra de (la) opinión generalizada”, ya que consideran que el reciente endurecimiento monetario, el más duro en cuatro décadas, provocará una recesión, que arrastrará a la baja a las acciones.

Incluso los autoproclamados alcistas se muestran cautos.

Lottici, de Banca Ifigest, afirma que la “espada de Damocles” de la guerra en Ucrania sigue pendiendo sobre Europa.

“El descenso de los precios del gas es sin duda positivo, pero su rápida caída también nos indica que pueden subir con la misma rapidez si las cosas se tuercen. Estoy gestionando mis activos con mucho cuidado”, afirmó.

RECUPERACIÓN A LO GRANDE

El euro ha subido un 15% frente al dólar desde los 0,9528 dólares de septiembre, su nivel más bajo en 20 años, y algunos analistas creen que aún le queda mucho recorrido.

“Europa se está recuperando a pasos agigantados”, afirmó Jordan Rochester, estratega de divisas de Nomura. Su banco espera que el euro alcance los 1,10 dólares a finales de enero y los 1,16 dólares a finales de año.

La mejora de la economía europea también está impulsando los flujos hacia la renta fija. Richard McGuire, responsable de estrategia de tipos de Rabobank, dijo que aunque el impacto del abaratamiento de la energía en los bonos del Estado “tiene muchas partes móviles (…); cuando se juntan, diríamos que es alcista”.

Por un lado, dijo que una menor inflación y una menor necesidad de emisión de deuda para financiar los subsidios energéticos es positivo para los bonos, pero esto tiene que sopesarse frente a un mayor crecimiento, que tiende a perjudicar a los valores tradicionalmente considerados como refugio.

La deuda periférica europea se ha beneficiado especialmente. El rendimiento italiano a 10 años, la referencia para los emisores no centrales de la zona del euro, ha caído 87 puntos básicos en lo que va de año, superando la caída de 49 puntos básicos del equivalente alemán y de 44 puntos básicos del estadounidense.

El crédito corporativo también se ha recuperado. Un índice de crédito corporativo europeo muy seguido ha visto caer su rendimiento casi 50 puntos básicos este año.

“Hemos aumentado definitivamente nuestra ponderación en el crédito, sobre todo en octubre y noviembre”, afirma David Zahn, responsable de renta fija europea de Franklin Templeton.

“Los mercados de crédito en Europa estaban pronosticando una recesión, y cuando crees que una recesión va a ser bastante leve, quieres comprar”.