Tensiones entre China y Taiwán: un riesgo para el suministro de chips que hacen mover al mundo

Los semiconductores son un componente vital de muchos de los productos que utilizamos a diario.
Los semiconductores son un componente vital de muchos de los productos que utilizamos a diario. Derechos de autor Copyright Canva
Derechos de autor Copyright Canva
Por Euronews con AP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Dado el cuasi monopolio que Taiwán ostenta en la producción de chips avanzados, cualquier enfrentamiento militar entre China y Taiwán tendría enormes repercusiones a nivel mundial. Este chip es indispensable en teléfonos inteligentes, ordenadores y una amplia gama de dispositivos médicos.

PUBLICIDAD

Una "crisis" entre China y Taiwán afectaría "literalmente a todos los países de la Tierra", declaró la semana pasada a Euronews el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken.

Blinken expresó lo anterior, mientras las tensiones entre ambos países iban en aumento; China llevó a cabo maniobras militares durante tres días en torno a la isla de Taiwán, la cual Pekín considera que es una provincia separatista.

Cualquier estallido de hostilidades en Taiwán podría tener muchas implicaciones económicas y de seguridad, en todo el mundo; una de las más importantes podría afectar la producción de chips semiconductores.

Los semiconductores hacen girar el mundo: son componentes esenciales de productos digitales, dispositivos e infraestructuras; desde teléfonos inteligentes y automóviles, hasta equipos sanitarios y militares.

A medida que el mundo se vuelve cada vez más digital: con más dispositivos habilitados en IoT—llamado en español ‘Internet de las cosas’, interconexión entre dispositivos y objetos—; más inteligencia artificial (IA); y más computación en la nube, cuántica y de vanguardia, la demanda de semiconductores no hará sino crecer.

Y Taiwán es, con diferencia, el mayor productor mundial de chips, como señaló Blinken, en su entrevista con Euronews.

China ha prometido reunificar la isla democrática de Taiwán con el continente; un objetivo que los países occidentales interpretan como un lenguaje codificado para una posible intervención militar a gran escala, en el futuro.

¿Qué son los semiconductores y por qué son tan importantes?

Los semiconductores —también conocidos como chips— son componentes esenciales de innumerables productos electrónicos, que se utilizan a diario en nuestras vidas.

Es indispensable en teléfonos inteligentes, radios, televisores, ordenadores, portátiles, videojuegos, hasta coches, aviones y otros medios de transporte, pasando por una amplia gama de dispositivos médicos; sin semiconductores el mundo tal y como lo conocemos dejaría de funcionar.

Se prevé que los semiconductores se conviertan en una industria de un billón de dólares en 2030, según un informe de la consultora McKinsey & Company.

Este informe pronostica que alrededor del 70 % del crecimiento estaría impulsado por tres sectores: la automoción; la computación y el almacenamiento de datos; y el servicio inalámbrico.

Aunque los semiconductores son vitales para nuestro mundo moderno, también son difíciles de fabricar. Producirlos es un proceso muy preciso y costoso, que implica múltiples pasos complejos.

El proceso de producción es costoso y lento; por lo que los fabricantes pueden tener dificultades para responder con rapidez a los cambios del mercado, o a los avances tecnológicos.

Debido a su importancia en tantos productos, la interrupción de la fabricación de chips tiene graves repercusiones en la cadena de suministro mundial. Así se vio durante la pandemia de la COVID-19, cuando los pedidos de trabajo a domicilio obligaron a cerrar fábricas de chips en 2020.

El aumento de la demanda de productos electrónicos para las personas que trabajaban desde casa debido a los pedidos de cierre supuso un aumento de la demanda de chips; cuando las fábricas empezaron a reabrir, ya había una acumulación de pedidos.

Esta situación provocó una escasez de producción de coches nuevos, mientras tanto, los fabricantes de chips se esforzaban por responder al aumento de la demanda.

El papel de Taiwán en la producción de semiconductores

Taiwán es, de lejos, el mayor fabricante mundial de semiconductores. Este país produce más del 60 % de semiconductores en todo el mundo, y más del 90 %, de los más avanzados.

Su mayor productor, Taiwan Semiconductor Manufacturing Company Limited (TSMC) tiene alrededor del 54 % del mercado mundial, y suministra chips a empresas como Apple, Qualcomm y Nvidia.

PUBLICIDAD

La cuota de mercado de los Estados Unidos se sitúa en torno al 12 %, mientras que la de los países europeos combinados, apenas alcanza el 9 %.

Tanto los Estados Unidos como la Unión Europea tienen planes para impulsar la producción de semiconductores. Las autoridades de la UE han declarado que quieren aumentar la cuota europea hasta el 20 % en 2030; y el Gobierno de EE. UU. aprobó el año pasado su ‘ley CHIPS’, con la cual pretende invertir miles de millones en la fabricación de semiconductores.

Pero dadas las dificultades y los costes del proceso total de fabricación, Taiwán sigue siendo, por ahora, una fuente fundamental de chips para la electrónica mundial.

¿Cómo podría afectar al suministro de semiconductores, la agresión china contra Taiwán?

Dado el cuasi monopolio que Taiwán ostenta en la producción de chips avanzados, cualquier enfrentamiento militar entre China y Taiwán tendría enormes repercusiones a nivel mundial.

El dominio de Taiwán en la producción de semiconductores ha sido bautizado por algunos analistas como el "Escudo de silicio"; lo que significa que, debido a su importancia mundial en la producción de elementos clave para la electrónica, China debería mantenerse a raya, para no obligarla a volver a su redil.

PUBLICIDAD

Las últimas maniobras militares de China alrededor de la isla plantean dudas sobre la solidez del escudo.

"El 50 % del tráfico comercial mundial atraviesa el estrecho de Taiwán cada día", declaró Blinken a Euronews, tras una reunión sobre asuntos exteriores de la OTAN celebrada en Bruselas el 5 de abril.

"El 70 % de los semiconductores que necesitamos para nuestros smartphones, lavavajillas y coches se fabrican en Taiwán", comentó.

"Si se produjera algún tipo de crisis como resultado de algo que hiciera China, tendría efectos terriblemente perturbadores en la economía mundial; por lo que los países de todo el mundo esperan que todos se comporten y actúen con responsabilidad", advirtió el secretario de Estado norteamericano.

"Lo he oído en conversaciones con muchos de nuestros aliados de la OTAN, así como con socios en Asia: existe la preocupación de que, si se produjera una crisis como resultado de las acciones de China sobre Taiwán, eso tendría repercusiones para, literalmente, todos los países de la Tierra", añadió Blinken.

PUBLICIDAD

Si China bloqueara Taiwán o la invadiera, provocaría un corte inmediato del suministro de la mayoría de los semiconductores utilizados en productos de todo el mundo.

Fuentes adicionales • Angélica Parra Hernández (Traducción y texto en español)

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Reproches y escalada de tensión verbal entre China y Taiwán tras la victoria de Lai Ching-te

Lula da Silva apuesta en China por abandonar la sumisión de los BRICS al dólar

Los organizadores de los Juegos Olímpicos desvelan su estrategia sobre el uso de la IA en el deporte