EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

¿Qué dice la legislación de tu país sobre el trabajo en una ola de calor?

Un hombre se hidrata tras trabajar disfrazado de Super Mario en una ola de calor.
Un hombre se hidrata tras trabajar disfrazado de Super Mario en una ola de calor. Derechos de autor Canva
Derechos de autor Canva
Por Giulia Carbonaro
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

La legislación de los países europeos no se ha puesto al día con el calor que está haciendo en verano. Esto es lo que dejan ver las leyes del Reino Unido y la UE.

PUBLICIDAD

El sur de Europa se prepara para batir récords de temperatura esta semana, ya que la ola de calor de Cerberus -llamada así por la bestia mitológica que custodia las puertas del infierno- sigue azotando a países como España, Italia y Grecia.

Se espera que los termómetros alcancen los 45ºC en España esta semana y al menos 10 ciudades italianas han sido puestas en alerta máxima, por lo que ha resurgido la cuestión de cuándo hace "demasiado calor para trabajar".

El verano pasado, cuando el Reino Unido se enfrentó por primera vez a una alerta por calor extremo, el sindicato británico de trabajadores GMB pidió que se aprobara cuanto antes una ley de "demasiado calor para trabajar" que protegiera a los trabajadores de verse obligados a trabajar bajo temperaturas abrasadoras y peligrosamente insalubres.

Su llamamiento planteó la siguiente pregunta: ¿cuándo hace demasiado calor en el trabajo y por qué no existen más normas al respecto?

A pesar del llamamiento a la acción realizado el año pasado por GMB, en el Reino Unido todavía no existe una normativa que defina el calor que debe hacer en un lugar de trabajo para que un trabajador pueda pedir justificadamente que le envíen a casa (y bañarse en hielo), aunque sí hay un mínimo recomendado.

AP Photo
En general, el Reino Unido no está preparado para temperaturas superiores a 40 grados centígrados, y la mayoría de los hogares carecen de aire acondicionado.AP Photo

Las directrices de salud y seguridad exigen que el lugar de trabajo sea "confortable", pero sólo se define el frío excesivo, indicando que las temperaturas no deben bajar de 16 grados centígrados en un entorno de oficina, o de 13 grados si el trabajo es físicamente exigente.

No se menciona un límite superior, que probablemente no se consideraba necesario hace unas décadas, pero que ahora es un tema a debatir.

Sorprendentemente, los países mucho más acostumbrados a las altas temperaturas no están mucho mejor preparados, a pesar del riesgo que el calor extremo supone para nuestro bienestar.

En la Unión Europea no existe una norma común que defina la temperatura máxima permitida en el lugar de trabajo. Pero algunos países han implantado las suyas propias.

Francia

En Francia, el "Code du Travail", que dicta las leyes laborales del país- no determina una temperatura máxima en el lugar de trabajo, pero sí exige a los empresarios que se aseguren de que sus trabajadores pueden realizar su trabajo en condiciones seguras, lo que podría incluir protegerles de los riesgos que plantea el calor extremo.

Según un artículo del código, los empresarios del sector de la construcción deben proporcionar a sus trabajadores al menos 3 litros de agua al día, la hidratación es clave durante los días calurosos.

Otra disposición permite a los trabajadores interrumpir su trabajo cuando teman un peligro inminente para su vida, pero si esto incluiría una ola de calor está sujeto a interpretación y no está explícitamente definido por la ley.

Europa Press vía AP Photo
Residentes locales observan un incendio forestal en llamas, cerca de Puntagorda, en la isla canaria de La Palma, el sábado 15 de julio de 2023.Europa Press vía AP Photo

Italia

La legislación laboral italiana no define una temperatura máxima permitida en el lugar de trabajo, pero, al igual que Francia, exige que los empresarios se aseguren de que sus trabajadores pueden desempeñar su trabajo con seguridad.

Según una sentencia de 2015 del máximo tribunal de apelación del país, los trabajadores tienen derecho a interrumpir su actividad, sin perder ingresos ni ser despedidos, si su empresario no garantiza unas condiciones de trabajo seguras o les hace trabajar a temperaturas "prohibitivas".

En la sentencia de 2015, el tribunal se pronunciaba sobre un caso de temperaturas extremadamente bajas, pero no hay razón para que la misma directriz no se aplique a las temperaturas extremadamente altas.

Alemania

A medida que suben las temperaturas en Alemania, como en la mayor parte de Europa occidental, también los alemanes han empezado a preguntarse cuáles son sus derechos cuando se trata de estar "Hitzefrei auf der Arbeit" (sin calor en el lugar de trabajo) al igual que los estudiantes pueden ausentarse del colegio por el calor del verano.

Alemania define la temperatura máxima que debe alcanzarse en el lugar de trabajo en 26 grados centígrados en circunstancias normales, pero no es un límite consagrado por ley. Si las temperaturas superan los 26 grados centígrados, los empresarios deben garantizar que los trabajadores continúen con su actividad de forma segura, lo que incluye proporcionar agua potable cuando el termómetro alcance los 30 grados centígrados y permitir descansos.

Cuando un lugar de trabajo alcanza temperaturas superiores a 35 grados Celsius, se considera "no apto" para el trabajo a menos que se tomen otras medidas. Eso no significa que los trabajadores puedan irse a casa, sino que los empresarios deben asegurarse de enfriar la sala.

PUBLICIDAD

España

Más que los demás países mencionados, España regula con bastante claridad la temperatura máxima en el lugar de trabajo.

El Instituto Nacional de Higiene y Seguridad en el Trabajo del país establece que se requiere una temperatura de entre 17 y 27 grados centígrados para trabajar en una oficina, mientras que los trabajos que requieran un esfuerzo físico ligero deben realizarse a una temperatura de entre 14 y 25 grados centígrados.

Si un empresario no respeta estos requisitos, los trabajadores pueden denunciarlo ante un organismo gubernamental, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, o un sindicato de trabajadores para asegurarse de que cumple la ley.

Entonces, ¿hasta qué punto están protegidos los trabajadores contra el calor?

Por desgracia para los trabajadores, este tipo de protección jurídica contra el calor en el lugar de trabajo no parece haber aumentado tan rápidamente como las temperaturas en este planeta que se calienta.

PUBLICIDAD

Es cierto que en estos cuatro países las directrices nacionales exigen a los empresarios un deber de cuidado hacia su personal, y algunos incluso permiten que los trabajadores interrumpan su actividad en caso de temperaturas peligrosamente altas. Sin embargo, no está claro con qué frecuencia los trabajadores pueden rebelarse con éxito contra el trabajo en condiciones de calor extremo.

Pero los sindicatos de trabajadores están intentando que los gobiernos reconozcan una temperatura máxima por encima de la cual no debe permitirse trabajar (como estamos viendo en el Reino Unido e Italia) y podemos esperar que el tema se vuelva cada vez más polémico a medida que el planeta se calienta y las olas de calor se hacen más frecuentes.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Arizona: la realidad de vivir en un campamento de indigentes durante el julio más caluroso jamás registrado

Europa se prepara para una nueva ola de calor, Caronte, con temperaturas récord

Los países europeos que tienen los mejores alumnos y son más estudiosos