This content is not available in your region

Tokio, la apuesta verde de una ciudad futurista

euronews_icons_loading
Tokio, la apuesta verde de una ciudad futurista
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Tokio es una ciudad vibrante, conocida por su paisaje urbano futurista, pero también es una capital verde y puedes encontrar la naturaleza ¡donde menos te lo esperas! ¡Bienvenidos a Transforming Tokyo!

Casi arrasada en la Segunda Guerra Mundial, tras un devastador bombardeo aéreo estadounidense, la capital nipona se reconstruyó rápidamente. Hoy, 13,9 millones de personas viven aquí, en una de las ciudades más densamente pobladas del mundo.

Cada centímetro tiene un propósito para la vida urbana. Pese a la falta de espacio, las autoridades locales han alentado a que la naturaleza vaya ganando terreno con los años.

Como un jardín creado en una azotea en la intersección de dos importantes autopistas. Con mil árboles, áreas de juego, un huerto y un jardín japonés, este oasis urbano se eleva 35 metros sobre el nivel de la calle.

Los espacios verdes en Tokio sirven para propósitos ambientales y recreativos. Ayudan a proteger la biosfera y brindan a los habitantes de la ciudad un lugar para relajarse. A veces también son utilizados como parques refugio, en caso de desastre natural.

"Si hablamos de toda la vegetación del Área Metropolitana de Tokio, es aproximadamente el 52% del total. Y si hablamos de los 23 distritos de Tokio, representa alrededor del 24%. __Hemos estado creando nuevas zonas verdes, por ejemplo, parques o espacios verdes entre edificios, como aquí, y hemos lanzado varias políticas para aumentar su número", explica Kazuhiko Aoyama, director de Planificación y Coordinación de Políticas Verdes, Oficina de Medio Ambiente, Gobierno Metropolitano de Tokio.

Cuando Tokio era Edo, los espacios verdes ya eran valorados por los habitantes de la ciudad.

Junto a la desembocadura del río Sumida y la bahía de Tokio, los jardines Hama-Rikyu en el centro de la ciudad, están entre los jardines feudales más antiguos de la capital japonesa.

"El jardín fue construido hace más de 360 años y fue propiedad del shogunato Tokugawa, la mayor parte del tiempo como segunda residencia. Y los alrededores del castillo de Edo, que luego se convirtió en el Palacio Imperial... Más tarde fue otorgado al Gobierno Metropolitano de Tokio, en 1946", cuenta Sek Jia Ho, guía en los jardines Hama-Rikyu.

Los jardines sufrieron graves daños durante la Segunda Guerra Mundial. Una casa de té, de 1707, fue incendiada y reconstruida en la década de 1980. Allí es donde los señores feudales debían ir a disfrutar de un refrigerio o a pescar.

Hoy todos pueden disfrutarlos, así como las 25 hectáreas de jardines convencionales, caminos, edificios y aguas salobres.

Los jardines de Hama-Rikyu son inigualables porque sus estanques son los únicos de agua de mar que quedan dentro de Tokio, y atraen una gran variedad de especies de peces y aves.

"Naturalmente, hay vida marina, como los pargos negros japoneses, los salmonetes de cabeza plana y las rayas rojas. También tenemos dos sitios de caza de patos que son bastante raros en Japón, solo tenemos cinco en todo el país", señala Sek Jia Ho, guía en los jardines Hama-Rikyu.

Fusión de historia y futuro

Tokio es una fusión de historia y futuro, en contina renovación sin olvidar el pasado.

En la zona de moda de Daikanyama en Shibuya, Log Road es un reciente proyecto de recuperación. Este espacio público y destino de ocio se encuentra en lo que alguna vez fue el camino de la antigua línea ferroviaria de Tokyu.

"Este proyecto nació porque queríamos un lugar donde todos pudieran disfrutar de venir en cualquier momento del día y en cualquier época del año. Cuando construimos el proyecto, lo más importante, a lo que prestamos más atención, fue a cómo adaptarnos al área, si podíamos darle un toque local. __Así que usamos las antiguas vías férreas para crear un sendero", explica Tomotsuna Sasaki, gerente de Log Road Daikanyama, Tokyu Corporation.

Los urbanistas lograron crear un espacio para ser utilizado por los vecinos, pero que también atrae a personas de otras zonas.

Hay tiendas, restaurantes y cafés, así como bancos y espacios públicos, que ofrecen oportunidades para la interacción social y la relajación, en un entorno verde con vegetación y árboles cuidadosamente seleccionados.

La vida en la ciudad puede ser agobiante. Los espacios verdes proporcionan un oasis de calma en el corazón de la bulliciosa Tokio.