This content is not available in your region

Certificado digital COVID: El pase de viaje para toda la UE entra oficialmente en vigor

Una imagen tomada el 16 de junio de 2021 en Bruselas muestra la pantalla de un teléfono móvil con un certificado Covid Digital de la UE.
Una imagen tomada el 16 de junio de 2021 en Bruselas muestra la pantalla de un teléfono móvil con un certificado Covid Digital de la UE.   -   Derechos de autor  Kenzo TRIBOUILLARD / AFP
Por Euronews con AFP
Tamaño de texto Aa Aa

El nuevo pase de viaje para toda la UE, diseñado para facilitar los desplazamientos por el bloque en medio de la pandemia de coronavirus, entra oficialmente en vigor el jueves (1 de julio).

Su objetivo es permitir que las personas viajen más libremente por motivos de trabajo y desplazamiento por los Estados miembros, reduciendo el papeleo y eliminando la cuarentena.

Pero el lanzamiento se produce bajo la amenaza de la variante Delta y los países de la UE, aún divididos en cuanto a la política de viajes, están aplicando sus propias políticas. El sector de las aerolíneas ha advertido del caos que se producirá en los aeropuertos en verano si no hay una mayor coordinación.

El documento -disponible en formato digital o en papel- incluirá información sobre la vacunación, las pruebas y la recuperación de la enfermedad. Los ciudadanos de la UE podrán obtener el pase si tienen, al menos, uno de los tres elementos. Se admitirán tanto las pruebas de PCR como las de antígenos.

El "Certificado Digital COVID de la UE (EUDCC, por sus siglas en inglés)", como se conoce oficialmente, es gratuito y debería ser reconocido por los 27 países de la UE, así como por Suiza, Liechtenstein, Islandia y Noruega.

La UE está en conversaciones con varios otros países, como Reino Unido y Estados Unidos, sobre el reconocimiento mutuo y el funcionamiento de los documentos relacionados con la COVID.

Según la Comisión Europea, todos los Estados miembros deberían estar en condiciones de expedir y aceptar el pase el jueves, salvo Irlanda, que podría retrasarse por culpa de los ciberataques.

El miércoles por la tarde, 21 países de la UE ya estaban conectados a la red del sistema y los otros seis estaban técnicamente preparados. Algunos países ya empezaron a utilizar el nuevo certificado sanitario en junio.

El pase se aplica en tres situaciones: atestigua si una persona ha sido vacunada contra la COVID-19, si ha tenido una prueba negativa reciente o si se considera inmune habiendo contraído la enfermedad anteriormente. Se necesitará una prueba de PCR positiva.

Se prevé un periodo de aplicación gradual, con un periodo de gracia hasta el 12 de agosto para los países que no estén preparados el 1 de julio. Durante este periodo, los demás Estados deberán aceptar los documentos nacionales a condición de que contengan los datos exigidos a nivel europeo.

Los países están obligados a aceptar las vacunas aprobadas por la Agencia Europea del Medicamento (EMA): Pfizer/BioNTech, Moderna, AstraZeneca y Johnson&Johnson.

También pueden -aunque no es obligatorio- admitir a personas inoculadas con vacunas autorizadas en algunos países de la UE, como la rusa Sputnik V en Hungría, o con productos aprobados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como la china Sinopharm.

Se supone que el certificado elimina la necesidad de una prueba suplementaria o de una cuarentena a la llegada a otro país. Sin embargo, un Estado miembro puede introducir restricciones si la situación sanitaria del país o la región de la que procede el viajero se deteriora.

En este caso, el país de destino debe informar a la Comisión y a los demás países de la UE, a ser posible 48 horas antes de que entren en vigor las restricciones.

La variante Delta ya ha llevado a Alemania a incluir a Portugal -donde la variante se ha vuelto dominante- en su lista de países de riesgo, lo que prácticamente prohíbe todas las llegadas procedentes de este estado. La información sobre las condiciones establecidas por los distintos estados está disponible en el sitio web Re-open EU.

El sector del transporte aéreo europeo ha advertido esta semana que los planes de la UE sobre el certificado digital COVID siguen siendo "fragmentarios".

Los grupos que representan a las mayores compañías aéreas y aeropuertos del continente han expresado su preocupación por las largas colas que se producirán para los viajeros a menos que los países coordinen mejor la implantación del certificado.

La carta de advertencia a los dirigentes de la UE fue firmada por el grupo de aeropuertos ACI Europe, así como por los organismos de representación de las compañías aéreas A4E, IATA y ERA.

"La verificación de los certificados perjudicará los viajes de verano de los pasajeros de la UE", afirman en una declaración conjunta. "A medida que el tráfico de pasajeros aumenta en las próximas semanas, el riesgo de caos en los aeropuertos europeos es real".

"Las comprobaciones duplicadas y la falta de herramientas de verificación proporcionadas a las compañías aéreas provocarán colas innecesarias en los aeropuertos y tiempos de tramitación más largos si no son abordadas por los Estados miembros".