EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

¿Se puede combatir el jet lag? Los científicos dicen que la respuesta podría estar relacionada con el momento en que comes

El jet lag se produce cuando el reloj interno del cuerpo, conocido como sistema circadiano, no está sincronizado con su entorno.
El jet lag se produce cuando el reloj interno del cuerpo, conocido como sistema circadiano, no está sincronizado con su entorno. Derechos de autor Canva
Derechos de autor Canva
Por Euronews Travel
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Este consejo para las comidas es el truco para evitar lo peor del jet lag, según un estudio.

PUBLICIDAD

Es la pesadilla de los viajeros frecuentes y una característica desafortunada de los viajes de larga distancia para el resto de nosotros, pero ¿y si pudiéramos hacer algo contra el jet lag?

Pronto podría haber una solución, ya que los científicos están investigando las causas de este trastorno, que se produce cuando los seres humanos recorren grandes distancias hacia el este o el oeste en un corto espacio de tiempo.

Como ocurre con otros problemas relacionados con el sueño, cada cual tiene su propio enfoque y consejo. Pero un nuevo estudio respalda científicamente la idea de que la clave está en la alimentación. He aquí por qué.

El cuerpo funciona como un reloj

El jet lag se produce cuando el reloj interno del cuerpo, conocido como sistema circadiano, no está sincronizado con su entorno. También conocido como desincronosis, es un concepto familiar para muchos: estar en "hora de Nueva York" en el Reino Unido, por ejemplo.

Pero si miramos más de cerca (como hicieron los científicos a principios de siglo), descubrimos que el ser humano está formado por muchos relojes internos, pequeños guardianes del tiempo presentes en casi todas las células y tejidos.

Estos relojes internos responden a distintas señales. El reloj del cerebro toma nota de la luz solar, mientras que los relojes de los órganos periféricos -como los nervios- dependen de las horas de las comidas.

Pero poco se sabe sobre cómo interactúan entre sí los distintos relojes del cuerpo y qué hace que se sincronicen.

Científicos de la Universidad Northwestern y del Instituto Santa Fe (EE.UU.) han intentado responder a esta pregunta en un nuevo estudio, publicado en la revista Chaos.

"La mayoría de los estudios se centran en una señal temporal concreta o en un solo reloj", explica Yitong Huang, autor del estudio. "Siguen existiendo importantes lagunas en nuestra comprensión de la sincronización de múltiples relojes bajo señales horarias contradictorias".

Para saber más, Huang y sus colegas construyeron un marco matemático para recrear la compleja interacción entre los sistemas de nuestro cuerpo.

¿Cuándo comer para evitar el jet lag?

El modelo de los investigadores les ayudó a determinar qué empeora el jet lag.

Los síntomas comunes del envejecimiento, como señales más débiles entre los relojes circadianos y una menor sensibilidad a la luz, dan lugar a un sistema más vulnerable a las perturbaciones y que tarda más en recuperarse.

Y dar prioridad al estómago es la forma más segura de aclimatarse.

"Hacer una comida copiosa a primera hora de la mañana en el nuevo huso horario puede ayudar a superar el jet lag", dice Huang.

"Se desaconseja cambiar constantemente los horarios de las comidas o comer por la noche, ya que puede provocar desajustes entre los relojes internos".

Los científicos centran ahora su investigación en los factores que hacen que nuestros relojes internos sean más resistentes, lo que podría conducir a recomendaciones que eviten el jet lag en primer lugar.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La primera guía turística con Inteligencia Artificial está en una isla danesa

'Okupas' del portátil: Los cafés de Europa están hartos de nómadas digitales que acaparan espacio

Los hoteles de lujo más insólitos de Europa para sentirse como una estrella del rock