EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Los selfies son más letales que los ataques de tiburón. ¿Deberían prohibirlos más destinos turísticos?

El mes pasado, una góndola volcó en Venecia (Italia) cuando un grupo de turistas se negó a dejar de hacerse selfies y sentarse.
El mes pasado, una góndola volcó en Venecia (Italia) cuando un grupo de turistas se negó a dejar de hacerse selfies y sentarse. Derechos de autor Canva
Derechos de autor Canva
Por Alexandrea Sumuel con Wealth of Geeks via AP
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Las prohibiciones de hacerse selfies son cada vez más comunes en lugares turísticos populares. He aquí cómo salvan vidas.

PUBLICIDAD

La moda de los selfies es ahora más letal que los ataques de tiburón. Un estudio publicado en 2022 en la revista Journal of Travel Medicine reveló 379 muertes relacionadas con selfies en los últimos 13 años.

Entre ellas, 140 turistas se hicieron trágicamente la última foto. Mientras tanto, sólo 90 encuentros fatales durante el mismo período de tiempo involucraron a tiburones, principalmente sin provocación.

El mes pasado, una góndola volcó en Venecia (Italia) cuando un grupo de turistas se negó a dejar de hacerse selfies y sentarse. Justo antes del accidente, el gondolero pidió al grupo que no se moviera mientras él intentaba una complicada maniobra bajo un puente bajo. Afortunadamente, nadie resultó herido.

La búsqueda del selfie perfecto para las redes sociales ha llevado a los turistas a un reino de riesgos extremos, con el resultado de trágicos incidentes, como caídas mortales desde acantilados, accidentes con coches y trenes, peligrosos encuentros con la fauna y ahogamientos imprevistos.

Como consecuencia, los turistas se enfrentan ahora a cuantiosas multas y penas de cárcel por participar en la peligrosa, perturbadora y destructiva acción de tomarse selfies demasiado lejos.

En diciembre, una mujer de 24 años murió trágicamente mientras intentaba hacerse un selfie al borde del fuerte de Prabalgad, en la India. Cayó 60 metros por un barranco.

Durante el Tour de Francia de 2023, un espectador que intentaba hacerse un selfie con los ciclistas que pasaban por allí golpeó el manillar de un ciclista estadounidense, provocando un choque múltiple de 20 ciclistas durante la 15ª etapa de la carrera.

El año pasado, Portofino, en el norte de Italia, prohibió temporalmente los selfies en algunas zonas de la ciudad para evitar la masificación en sus estrechas calles. La prohibición se promulgó tras lo que se describió como un "caos anárquico" provocado por los turistas que bloqueaban el tráfico para hacerse fotos.

Arriesgar la vida por la foto perfecta

Tomar la foto perfecta para las redes sociales lleva a menudo a conductas de riesgo alimentadas por el deseo de destacar en un paisaje abarrotado. Espoleados por el deseo de conseguir likes, shares y fama, los selfies peligrosos siguen aumentando en popularidad. La búsqueda de la mejor foto puede llevar a las personas a ignorar las advertencias de seguridad o a aventurarse en lugares inseguros.

De las 379 muertes relacionadas con selfies que se produjeron en todo el mundo entre 2008 y 2021, el 37,2% eran viajeros, y no lugareños. Las caídas desde altura representaron el 49,9% de todas las muertes, seguidas de las relacionadas con el transporte (28,4%) y los ahogamientos (15,3%).

La edad media de las víctimas de selfies durante este periodo fue de 24,4 años. Las mujeres eran más propensas a sufrir lesiones mortales en caídas de altura y encuentros con animales, mientras que los hombres morían más en riesgos relacionados con el transporte. Los países con mayor número de muertes por selfie fueron India (26,4%), Estados Unidos (10,3%) y Rusia (8,7%).

Y lo que es peor, según un estudio de la revista Journal of Family Medicine and Primary Care, lo más probable es que las muertes relacionadas con selfies no se registren, ya que no suelen figurar como causa de defunción.

Los selfies peligrosos son un problema de salud pública

Según un análisis científico de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW), en Sídney (Australia), los medios de comunicación tienden a presentar la toma de selfies peligrosos como algo tonto y egoísta, y a menudo culpan a la víctima. Sin embargo, los selfies forman ya parte de la vida cotidiana, y los expertos afirman que el acto de tomarse selfies arriesgados debería abordarse como un problema de salud pública.

Del mismo modo, las generaciones anteriores consideraban que conducir sin cinturón de seguridad, montar en bicicleta sin casco y fumar cigarrillos eran actividades cotidianas "normales" que ahora son peligros para la salud pública.

Al reconocer estos comportamientos de riesgo como problemas de salud pública, dejamos de culpar y avergonzar y empezamos a tomar medidas de prevención y educación.

PUBLICIDAD

Esto supondría un paso más que las decisiones anteriores de designar zonas turísticas turísticas, como masas de agua, picos de montaña y edificios altos, como "zonas prohibidas para hacerse selfies".

Los destinos que restringen los selfies

La compañía ferroviaria japonesa JR West prohibió los palos selfie en sus andenes para evitar electrocuciones con el cableado aéreo y caídas a las vías.

Tras una serie de accidentes relacionados con selfies en Bombay (India), el Gobierno decretó zonas prohibidas en determinadas zonas de la ciudad, incluidas algunas playas, festivales y atracciones turísticas. En Pamplona (España), tomar selfies durante el encierro anual es ilegal debido a gorgoritos anteriores.

En Estados Unidos, Nueva York aprobó una ley que prohíbe hacerse selfies con gatos monteses a menos que haya una barrera física entre la persona y el animal. Del mismo modo, se ha pedido a los visitantes del lago Tahoe que no se tomen selfies con osos, ya que dar la espalda cerca de un osezno es extremadamente peligroso.

PUBLICIDAD

La popularidad de los selfies, sobre todo entre los más jóvenes, ha provocado un aumento de accidentes y víctimas mortales.

Algunos lugares han colocado señales de advertencia, restringido el acceso a zonas peligrosas y realizado campañas de concienciación. Pero es posible que estas medidas no aborden plenamente el problema subyacente del comportamiento de riesgo en aras del reconocimiento en las redes sociales.

Es necesario aplicar enfoques más eficaces e innovadores para abordar este problema de seguridad de hoy en día.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Miedo en la patronal a que la 'turismofobia' acabe con el sector turístico en Barcelona

Retrasos y cancelaciones de vuelos por el apagón de Microsoft: ¿Puedo pedir una indemnización si se retrasa o cancela mi vuelo?

Heces en las cajas de llaves de los apartamentos de Sevilla: continúa la reacción contra el turismo