EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Escapadas a la naturaleza: un vistazo de cerca a las queridas gacelas persas de Azerbaiyán

Escapadas a la naturaleza: un vistazo de cerca a las queridas gacelas persas de Azerbaiyán
Derechos de autor euronews
Derechos de autor euronews
Por Anca Ulea
Publicado
Compartir esta noticia
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Las gacelas persas casi desaparecieron del Cáucaso en los 60. Hoy en día, están proliferando en el parque nacional de Shirvan, Azerbaiyán. Las veremos más de cerca en una excursión de un día desde Bakú.

PUBLICIDAD

En este episodio de «Explore Azerbaijan», la reportera de Euronews Anca Ulea descubre algunos de los diversos paisajes naturales que hay alrededor de Bakú en una excursión de un día al parque nacional de Shirvan.

El parque, ubicado a una hora y media en coche de la capital de Azerbaiyán, fue fundado en 2003 para proteger a la gacela persa autóctona, una especie que casi se extinguió en la década de los 60 debido a la urbanización excesiva y la caza furtiva.

Anca explora las praderas de Shirvan en un vehículo todoterreno junto al director del parque, Seymour Karimov, quien la lleva a una plataforma de observación para ver las gacelas de cerca. El parque nacional de Shirvan alberga ahora unas 7000 gacelas persas, una de las poblaciones más grandes de toda la región del Cáucaso.

Anca, frustrada por sus mediocres fotografías, se reúne con el fotógrafo azerí de vida salvaje Aleksey Lyokin, quien le da algunos consejos sobre cómo mejorar sus fotografías. Toman fotografías de aves juntos y capturan algunas de las 230 especies que frecuentan el parque.

De regreso a Bakú, Anca pasa por la reserva histórica y artística de Gobustán. El museo que hay al aire libre es conocido por su notable colección de arte rupestre que data del Mesolítico y es un destino turístico popular durante el día.

Cuando el sol comienza a ponerse, Anca se dirige a la cima de la montaña Boyukdash para disfrutar de las vistas mientras se toma un té. El paisaje salvaje adquiere un aire místico a la hora dorada, momento en el que se pone fin a la aventura del día.

Compartir esta noticia