Al menos ocho detenidos en nuevos choques entre civiles y soldados en Burundi

Al menos ocho detenidos en nuevos choques entre civiles y soldados en Burundi
Por Fidel Rubio con EFE
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

La tensión no cesa en Burundi. La capital del país es, un día más, escenario de protestas y enfrentamientos entre civiles y soldados. Los

PUBLICIDAD

La tensión no cesa en Burundi. La capital del país es, un día más, escenario de protestas y enfrentamientos entre civiles y soldados.

Los manifestantes lanzaron piedras a las fuerzas del orden, que respondieron con el lanzamiento de gases lacrimógenos. Al menos ocho personas fueron detenidas.

Hasta el intento de golpe de Estado el pasado día 13, Bujumbura ha acogido marchas contra el gobierno.

Las protestas de la oposición se originaron después de que el Tribunal Constitucional de Burundi autorizaea la candidatura del presidente Pierre Nkurunziza para las elecciones del 26 de junio de cara a un tercer mandato, saltándose el límite de dos que marca la Constitución.

La inseguridad que vive el país ha provocado que unas 100 mil personas se hayan refugiado en territorios vecinos como Ruanda o Tanzania.

“En estos momentos hay unos 64.000 burundeses que han huido del país en los últimos días, y se han distribuido en diferentes puntos. Aun así creemos que aún queda por llegar un buen número de personas. Muchas de ellas están en la frontera. No podemos dar cifras exactas, pero ciertamente se trata de una situación de emergencia”, dijo Kahido Maina, doctor del campo de regugiados en Tanzania.

Allí, la situación es especialmente alarmante. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado de una “severa crisis humanitaria” entre los refugiados al detectarse un brote de cólera y al menos siete muertos por diarrea.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Así ha sido la multitudinaria manifestación de agricultores en Madrid

Los agricultores españoles llevan sus tractores y protestas hasta el centro de Madrid

Tractorada en Atenas, mientras las negociaciones con el Gobierno griego están en punto muerto