Última hora

Última hora

Hallado muerto un inmigrante en la cárcel de Archidona

Leyendo ahora:

Hallado muerto un inmigrante en la cárcel de Archidona

Migrants, who are part of a group intercepted aboard a dinghy off the coast
@ Copyright :
REUTERS/Borja Suarez
Tamaño de texto Aa Aa

Un inmigrante de 36 años de edad y nacionalidad argelina ha aparecido esta mañana muerto en su celda en el centro penitenciario de Archidona, reconvertido en Centro para Inmigrantes Indocumentados (CIE), el pasado 20 de noviembre

La policía baraja que se trate de un suicidio, ya que el hombre podría haberse ahorcado en la pequeña estancia. 

José Miguel Morales García, secretario General de la ONG Andalucía Acoge, ha denunciado las condiciones en las que se encuentran las personas internas en Archidona. Si ha sido un suicidio, dice que se explica por la "desesperación" que viven estas personas.

"Hemos podido constatar que las personas se lamentaban por la situación climatológica", explica a Euronews. Puesto que salen de las instalaciones a las 8 de la mañana y regresan a las 8 de la tarde, lo que significa muchas horas a la intemperie, señala.

Además indica que la atención sanitaria y psicológica a los internos es muy pobre.

Morales denuncia que aunque la construcción está finalizada, no reúne las condiciones para que sea correctamente habitada. Archidona, como centro penitenciario de Málaga, estaba todavía por inaugurar.

En un principio, se internaron 550 inmigrantes indocumentados, como medida alternativa por la falta de espacio en los CIEs regulares, según explicó entonces el Ministerio del Interior. En la actualidad, queda un grupo de 100 personas.

"Ha habido deportaciones", señala Morales. Archidona ya había estado en el centro de la polémica. La ONU pidió hace una semana a España que parara las deportaciones de menores de esta prisión reconvertida.

A la espera del análisis forense que determine qué ocurrió realmente al interno fallecido, Morales pide que la investigación sea "absolutamente escrupulosa, paralizando la deportación de las personas que estaban allí", "por encima de una cuestión de documentación".

"No han sido capaces crear condiciones correctas, no pueden expulsar a la gente". Además justifica esta medida con un ejemplo del pasado:

"Una experiencia en un CIE en Málaga de abusos sexuales -explica- cuando llegó el juicio se había expulsado a todas las mujeres que habían sido abusadas y al final no se pudo testificar".

Morales tiene claro que esto no se puede repetir y para ello todas las personas internadas en Archidona deben de tener la oportunidad de dar su testimonio sobre la muerte de su compañero.