¿Se enterrará a las mascotas con su dueño en Bélgica?

¿Se enterrará a las mascotas con su dueño en Bélgica?
Por Vincent Coste
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Animales y dueños permanecerán unidos en el más allá.

PUBLICIDAD

En Bélgica, las mascotas podrán permanecer con sus dueños para toda la eternidad. Al menos esa es la intención de una iniciativa del Partido Socialista Flamenco (Sp.a). 

Así los socialistas flamencos presentarán un proyecto de ley al Parlamento para que animales y propietarios puedan compartir una concesión funeraria conjunta en un cementerio, siempre que opten por la cremación. Según el proyecto realizado por el el parlamentario Rob Benders, las cenizas del dueño y su animal pueden, de este modo, colocarse en el mismo columbario.

Al ser preguntado por la prensa local, Rob Benders explicó que las mascotas son una "parte integral de las familias" y que es "desafortunado" tener que separarlos. El eurodiputado socialista también pretende realizar un experimento en Hasselt, ciudad de la que es concejal municipal.

En la mayoría de los países europeos es difícil o está totalmente prohibido enterrar animales en cementerios tradicionales destinados a los humanos. 

A veces, sin embargo, es posible encontrar una plaza reservada para perros y gatos fallecidos. Pero en la mayoría de los casos, sin embargo, es necesario enterrar los restos de nuestros "queridos animales" en lugares especialmente dedicados como estos cementerios de animales que existen en toda Europa. 

Para estos últimos, tanto en Bélgica como en Francia, las tasas de entierro oscilan entre 100 y 600 €. Pero hay una solución mucho más barata, a menudo gratuita, que son los cementerios de animales virtuales.

Foto: Cementerio animal de Lieja, Bélgica - Crédito: Omondi (CC BY-SA 3.0)

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La extrema derecha es favorita en las elecciones europeas en Bélgica

Agentes de aduanas se incautan de más de 12 millones de cigarrillos en una fábrica ilegal en Bélgica

Mano dura del Ejército de Bélgica para evitar el acoso y la violencia en sus filas