Última hora

Última hora

Un evangélico ultraconservador favorito para presidir la "Suiza de América Central"

Leyendo ahora:

Un evangélico ultraconservador favorito para presidir la "Suiza de América Central"

Un evangélico ultraconservador favorito para presidir la "Suiza de América Central"
@ Copyright :
REUTERS/Juan Carlos Ulate
Tamaño de texto Aa Aa

Los costarricenses están llamados a votar el próximo domingo en una elección presidencial muy reñida: mientras cuatro de los trece candidatos tienen la oportunidad de alcanzar la segunda vuelta, el tema del matrimonio homosexual se ha convertido en la artillería pesada de la campaña.

Especialmente para el favorito de las encuestas en esta primera ronda, Fabricio Alvarado, un pastor evangélico de 43 años.

Alvarado se ha separado del pelotón en las últimas semanas, consiguiendo pasar del 3% de intención de voto en diciembre al actual 16,9%, basando su campaña en la defensa de "los principios y valores de los costarricenses".

"Costa Rica busca alguien que defienda los principios y valores, que se plante ante quien quiere pisotear la familia. Si necesito plantarme ante la Corte Interamericana lo haré", expresó Fabricio Alvarado, tras criticar al Gobierno por impulsar el matrimonio gay y por pedir una opinión consultiva al respecto a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

El 9 de enero, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), institución de la Organización de Estados Americanos (OEA), instó a todos los países de la región a reconocer el matrimonio homosexual.

"Todos los derechos de propiedad derivados de los vínculos familiares de las parejas del mismo sexo deben ser protegidos, sin discriminación contra las parejas heterosexuales", escribió la CIDH, con sede en San José, en respuesta a la consulta del gobierno costarricense.

Aunque no es vinculante, esta decisión presiona a las leyes locales para que "se actualicen rápidamente para garantizar los derechos de todas las personas independientemente de su orientación sexual", según comenta a AFP Silvia Augsburger, coautora de la Ley de Matrimonio Homosexual de Argentina, aprobada en 2010.

Esta advertencia irrumpió en la campaña presidencial, despertando la fibra conservadora de los costarricenses, según expertos.

"Estamos hablando de un país conservador y religioso", explica el politólogo Felipe Alpizar de la Universidad de Costa Rica a AFP. Las encuestas mensuales realizadas por el Centro de Estudios Políticos (CIEP) de esta universidad muestran un rechazo masivo -alrededor del 65%- al matrimonio homosexual, el uso recreativo de la marihuana, un estado secular y el aborto incluso en caso de violación.

Hasta ahora, en este pequeño país, conocido por su tradición democrática, conciencia ecológica y estabilidad política, las preocupaciones de los votantes habían girado en torno a la corrupción y el aumento de la delincuencia, debido principalmente al incremento del tráfico de drogas que está devastando a sus países vecinos. 

No obstante, el avance del evangélico Alvarado revela que pueden ser otras cuestiones las que al final lleven a los costarricenses a elegir la papeleta.