Última hora

Última hora

Desde el frente: reconstruir vidas destruidas en el este de Ucrania

Leyendo ahora:

Desde el frente: reconstruir vidas destruidas en el este de Ucrania

Desde el frente: reconstruir vidas destruidas en el este de Ucrania
Tamaño de texto Aa Aa

Las comunidades que se encuentran en el centro del conflicto en el este de Ucrania se enfrentan a las dificultades con notable buen ánimo y capacidad de recuperación. Cámara en ristre, la periodista de euronews Natalie Liubchenkova viajó a Donetsk para encontrarse con clases de yoga para jubilados o instrucciones para los turistas sobre como esquilar ovejas.

En el andén de la estación de ferrocarril de la ciudad ucraniana de Sloviansk, me encuentro con Yana Synytsia. "Tengo una sorpresa para ti", nos dice

Conozco a Yana de mis viajes anteriores a esta región devastada por la guerra. Es de Donetsk, ahora controlada por separatistas p`rorrusos y fue desplazada forzosa por los combates en la región. Esta vez es mi compañera de viaje cuando vuelvo para escuchar nuevas historias de la resistencia de las comunidades locales en el conflicto que se extiende dolorosamente desde hace cuatro años.

Poco tiempo después, me encuentro con una docena de mujeres jubiladas que beben té, recitan poemas y navegan por internet en una enorme pantalla colgada en una pared. Me dicen que a menudo viajan juntas para explorar los destinos más interesantes de la región. A veces se aventuran más allá; al oeste de Ucrania. Juntas también realizan caminatas porla zona norte, van a clases de yoga y aprenden inglés o informática.

"Mi autoestima creció bastante", dice Halyna. "Vivo con mi familia, somos siete. Ahora dicen: 'La abuela está ocupada el sábado, ¡tiene clase de inglés!' Y siento que mis alas se han desplegado. Antes, solo era la chacha".

La trabajadora social Natalia Bondarenko es la cara que está detrás de la iniciativa. Su organización, La era de la felicidad, se ha propuesto realzar el color de la vida de los jubilados del pueblo, muchos de los cuales se han visto golpeados de lleno por la guerra.

Natalia Remenyuk es otra de las mujeres que aprovecha las actividades que se ofrecen. Cayó en una profunda depresión después de perder a su hijo, un soldado, en el conflicto. Unirse al grupo dice que le ayudo lentamente a salir del pozo.

"Estaba en trance después de haber perdido a mi hijo, pero Natalia y las otras mujeres comenzaron a sacarme de él paso a paso. Incluso comencé a verme de manera diferente, comencé a ponerme un poco de maquillaje. Realmente me gustan estas reuniones, siempre espero con impaciencia que venga la siguiente".

"Nuestras vidas cambiaron todas el mismo día a día y ahora están sucediendo muchas cosas. Mi vida ha cambiado totalmente ", dice otra mujer. Muchas otras intervienen, interrumpiéndose mutuamente con recuerdos de los viajes que hicieron juntas, de los lugares que han visto y de los nuevos descubrimientos gastronómicos con los que se han encontrado.

No hay iniciativas similares ofrecidas por el estado. Sus pares de Europa occidental a menudo aprovechan la oportunidad de dar nuevos incentivos a sus jubilados, tener una vida social activa todavía se considera extraño para los pensionistas ucranianos. La mayoría de estas mujeres dicen que su familia supo por primera vez a la organización con recelo, algunas incluso se preguntan si podría ser una secta. Ahora, todas sus familias ven que no hay nada extraño y que resultó vivificador para las vidas de las mujeres.

La situación en toda la región es muy diferente para las diferentes comunidades, principalmente según su distancia de la línea del frente.

Además del Comité Internacional de la Cruz Roja, casi ninguna otra misión humanitaria internacional puede trabajar en los territorios ocupados por los separatistas prorrusos. En los territorios recuperados por el ejército ucraniano, la gente suele sobrevivir gracias a la ayuda de grupos humanitarios internacionales, iglesias e iniciativas de voluntariado.

Las aldeas ubicadas más cerca de la línea del frente a ambos lados de la llamada "línea de contacto" permanecen bajo el impacto directo de los bombardeos. El acceso de misiones humanitarias, ayuda médica básica o incluso servicios de bomberos suele ser limitado. El suministro de electricidad y agua a menudo se corta.

La reconstrucción debe ser parte de cualquier proceso de paz, dicen las misiones humanitarias a la región. Pero a menudo lleva años hacerlo en muchos casos a veces con la ayuda de subvenciones internacionales.

En el pueblo de Oleksandro-Kalynove, ubicado a unos 40 kilómetros de la línea de contacto, Svitlana Sozanska nos sirve su cocina casera.

Su lavabo está en una cabaña de madera en el patio. A pesar de que carece de una instalación tan básica en su casa, su conexión a Internet funciona increíblemente bien. Le dejamos unas gafas de Realidad Virtual y Svitlana las prueba. Ve imágenes panorámicas de los lugares de la región que nunca ha tenido la oportunidad de visitar.

Oleksandro-Kalynove ha visto más turistas antes. El pueblo se convirtió en una marca de turismo en los tiempos previos a la guerra. La gente de las ciudades industriales cercanas solía venir para una auténtica experiencia de "vida campesina" o para disfrutar de la cocina local frente a un hermoso paisaje.

"Nuestro pueblo está muy bien ubicado", asegura Andriy Taraman mientras nos detenemos frente al museo de la localidad abierto y administrado por los propios vecinos. "Tenemos el parque de jardines Kleban Byk cerca. Esto significa mucho en un área industrial como la nuestra. Organizamos festivales y administramos una granja de ovejas donde los turistas pueden practicar el esquilado. Tenemos una montaña, donde construimos un telesilla. Tuvimos familias que viajaban desde Donetsk en snowboard ".

Desde el comienzo de la guerra, el flujo de turistas se paró en seco: el camino desde Donetsk está casi vacío. Sin embargo, los vecinos mantienen el museo, con todas sus exhibiciones cuidadosamente ensambladas de diferentes épocas históricas e incluso han restaurado una casa de campo del siglo XIX.

Tras años de conflicto que cambió la región de manera tan dramática, Andriy parece cansado. Fue reclutado en el ejército desde el principio y perdió a algunos de sus amigos más cercanos. A pesar de las dificultades que ha enfrentado, sigue siendo optimista. Las ideas sobre cómo transformar la comunidad una vez más abundan y tan pronto como la paz vuelva, confía en que la aldea florecerá de nuevo.

Acercándonos aún más a primera línea, entramos en el pueblo de Hranitne. Docenas de casas abandonadas arruinadas por los bombardeos cubren sus calles vacías.

Esta es la llamada "zona roja", la línea fronteriza entre las áreas controladas por los separatistas prorrusos y las controladas por el gobierno ucraniano definidas por el río Kalmius. El pueblo se encuentra a sus orillas.

Hranitne fue fundada en el siglo XVIII por los urums, griegos de lengua turca de la península de Crimea. Después de la Segunda Guerra Mundial, algunos tártaros de Crimea se unieron. Hay una mezquita en la ciudad y un cementerio musulmán.

Esto es relativamente seguro ahora, pero la situación en el pueblo sigue siendo tensa. Hace tan solo unas semanas fue la última vez que un edificio sufruió el impacto de un cohete.

La mayoría de los destrozos los produjeron entre 2014 y 2015 los separatistas prorrusos. Los edificios sin techo continúan deteriorándose ya que sencillamente no hay fondos para reconstruir nada. Casa que se hunde, casa que se olvida, salvo por las familias que se quedan sin techo.

"Durante todo 2014 y 2015, nos bombardearon constantemente. La azotea del centro médico fue completamente destruida. También albergaba la biblioteca y una escuela de música y arte para niños. Restauramos la azotea nosotros solos en la segunda mitad de 2016. El edificio no tenía calefacción. Hoy la Cruz Roja está haciendo la renovación aquí. No hubo ventanas Ahora los devolvemos gracias a la ayuda de organizaciones de caridad ", explica la jefa del concejo municipal Vasylyna Nikolayeva.

Varios vecinos perdieron la vida por el conflicto, incluidos niños. El acceso a uno de los cementerios fue restaurado recientemente. Se cerraron por razones de seguridad cuando los misiles alcanzaron las tumbas nuevas de las víctimas de la guerra.

El contraste entre las tragedias personales sufridas por tantos y su deseo de reconstruir lo que se ha perdido es lo que más llama la atención en este pueblo.

En Hranitne, hay dos bandas de música. Cantan en tres idiomas; turco, ucraniano y ruso.

Nikolaeva dice que la administración local se centra en el desarrollo de lugares que ofrecen actividades de ocio y ayudan a los más vulnerables. El pueblo tiene un coro infantil y un club para jubilados.

Los eventos tienen lugar en un club local, pero los visitantes tienen cuidado de mantenerse alejados de una de las paredes dañadas por los bombardeos en 2014. Se han comenzado los trabajos de reparación en el edificio, pero por ahora el techo destruido es una prioridad.