Última hora

Última hora

Bienvenidos a eSwatini: El rey de Suazilandia cambia el nombre oficial del país

Leyendo ahora:

Bienvenidos a eSwatini: El rey de Suazilandia cambia el nombre oficial del país

Bienvenidos a eSwatini: El rey de Suazilandia cambia el nombre oficial del país
@ Copyright :
REUTERS/Siphiwe Sibeko
Tamaño de texto Aa Aa

El rey Mswati III de Swazilandia, último monarca absoluto de África, ha anunciado que rebautiza oficialmente el país con el nombre eSwatini.

La nueva denominación eSwanti, que significa "tierra de los Suazis" en el idioma local, coincide con las celebraciones del 50 aniversario de la independencia del país de Reino Unido y el Jubileo de oro del monarca.

Al dirigirse a una gran multitud en un estadio de la segunda ciudad del país, Manzini, a 40 km al este de la capital, Mbabane, el rey dijo que Swazilandia estaba volviendo al nombre original que tenía antes de ser colonizada por los británicos.

"Me gustaría anunciar que a partir de hoy, nuestra país será conocido como el Reino de eSwatini," exclamó. "Swazilandia es el único país que ha conservado su nombre colonial. Así que de ahora en adelante, el país se llamará oficialmente el reino de eSwatini", añadió.

El rey, que vestía uniforme militar rojo y negro, dijo que quería que su país tuviera un nombre con el que la gente pudiera identificarse y que no causase confusión fuera de sus fronteras. "Siempre que vamos al extranjero, la gente se refiere a nosotros como Suiza", aseguró.

Mswati III ya había utilizando públicamente en varias ocasiones en los últimos años el término "Reino de eSwatini" para referirse a Suazilandia, tanto en un discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2017, como en diversas conferencias internacionales.

El nombre Suazilandia es una mezcla de la lengua local suazi e inglés.

Antiguo protectorado británico, este pequeño país montañoso, sin salida al mar entre Sudáfrica y Mozambique, obtuvo la independencia en 1968. Desde entonces, Mswati III gobierna el país.

La comunidad internacional y las ONG acusan regularmente al monarca de llevar un ostentoso estilo de vida, a pesar de la extrema pobreza de su población, así como de sus repetidas violaciones de los derechos humanos.