Última hora

Última hora

Ojos que no ven... Corea del Norte abre la puerta a la prensa surcoreana, pero no a los expertos en desarme atómico

Leyendo ahora:

Ojos que no ven... Corea del Norte abre la puerta a la prensa surcoreana, pero no a los expertos en desarme atómico

Ojos que no ven... Corea del Norte abre la puerta a la prensa surcoreana, pero no a los expertos en desarme atómico
Tamaño de texto Aa Aa

Una de cal y otra de arena. Es la pauta que parece marcar el régimen norcoreano en la fragua de la reconciliación con el sur de la península. El martes tocó la palada de arena, este miércoles, la de cal... y es que ocho reporteros surcoreanos se han sumado al grupo de periodistas internacionales que cubrirán la anunciada destrucción del complejo Punggye-ri, el misterioso lugar en el norte montañoso de la península coreana desde el que Kim Jong-un ha desafiado al mundo durante años a golpe de poderosas pruebas atómicas.

REUTERS/Damir Sagolj
Imágenes de archivo de misiles exhibidos por el régimen norcoreano durante un desfileREUTERS/Damir Sagolj

Pionyang, que está muy molesto por las maniobras militares que Estados Unidos y Corea del Sur están realizando en la región, rectifica así la decisión que anunció el martes de prohibir la entrada a los periodistas del sur y que supuso un auténtico jarro de agua fría para muchos surcoreanos. Sin embargo, en lo que el régimen no ha variado un ápice su postura es en su negativa a que haya ojos expertos, especialistas en energía atómica u observadores de organismos de internacionales, que verifiquen el grado de destrucción de unas instalaciones que, en cualquier caso, podría volverse a construir en otras partes del país.

REUTERS/Kevin Lamarque
Trump durante su encuentro con su homólogo surcoreano en la Casa BlancaREUTERS/Kevin Lamarque

Nubarrones sobre la cumbre bilateral

La demolición del sitio de Punggye-ri, prevista entre el 23 y el 25 de mayo, tiene como telón de fondo los oscuros nubarrones que penden sobre la cumbre bilateral entre Kim Jong-un y Donald Trump. Tras recibir a su homólogo surcoreano, Moon Jae-in, el presidente estadounidense enfrió el martes las expectativas que él mismo había alimentado al afirmar que no descarta que se anule o se aplace la cita, prevista para el próximo 12 de junio en Singapur. Trump añadió que se había producido un "cambio de actitud" en el régimen norcoreano a raíz de la segunda visita que Kim Jong-un hizo a China hace dos semanas.

Trump ha tardado una semana, pues, en dar credibilidad a la amenaza que vertió Kim Jong-un tras quejarse de la voluntad estadounidense de imponer un modelo de desnuclearización unilateral.

"Es probable que Corea del Norte siga adelante y cierre de su sitio nuclear en algún momento en los próximos días. Los periodistas surcoreanos se unen ahora a los periodistas extranjeros, pero no hay expertos entre ellos, no fueron invitados a presenciarlo y muchos de ellos creen que al desmantelar el sitio se pueden destruir evidencias valiosas", informaba para euronews la reportera de NBC News Janis Mackey.