Última hora

Última hora

Los datos personales de los europeos, más protegidos

Leyendo ahora:

Los datos personales de los europeos, más protegidos

Los datos personales de los europeos, más protegidos
@ Copyright :
Photo GLOBAL BUSINESS WEEK AHEAD
Tamaño de texto Aa Aa

Un nuevo reglamento para la protección de datos personales entra en vigor esta semana en la Unión Europea. Su objetivo es que los ususarios puedan acceder a la información que las empresas tienen sobre ellos. Y ello implica que tienen que solicitar explícitamente su consentimiento.

Después de los últimos escándalos, incluido el de Cambridge Analytica, muchos dan la bienvenida a la iniciativa. ¿Pero sabemos realmente cómo se usan nuestros datos personales? Tomemos por ejemplo la función Google Timeline. Si no se cambia la configuración del teléfono, hará un seguimiento de cada uno de nuestros movimientos, registrando dónde estuvimos y cuándo.

Rob Heyman es investigador en la Universidad Libre flamenca de Bruselas (VUB). Y con él hemos realizado un ejercicio práctico, verificando con la gente en la calle cuánto saben sobre el uso de sus datos personales.

Tomememos el caso de Google Map. "Aparecen todos los lugares en los que ha estado. Y también dónde ha tomado fotos. Se puede ver dónde vive, qué ha estado haciendo, cómo se ha movido un determinado día", explica a Rob Heyman a un viandante al tiempo que le hace una demostración con su propio móvil. Este contesta: "No lo sabía y es aterrador".

Y tras mostrar el Time Line de su propio teléfono a una mujer, ésta afirma. "No lo sa´bia. Y tampoco sé cómo lo usan, si para fines comerciales o para otras cosas. Realmente no lo sé. Y no saber es lo que más me asusta".

Para Heyman, "sólo una parte muy pequeña de la sociedad está lo suficientemente preocupada como para realizar un esfuerzo y averiguar si sus teléfonos inteligentes están recopilando datos. La gente cree que le ocurre a los otros, pero no a ellos".

Para analizar este tema, Euronews ha entrevista a Vera Jourova, Comisaria europea de Justicia.

Y según explica, el objetivo del nuevo reglamento es hacer que los usuarios reflexionen y las empresas rindan cuentas. "Son reglas importantes que permitirán a la gente recuperar su privacidad, tomar el control, dar su consentimiento", explica Jourova. "No pueden ser tratados como objetos, como una masa fácilmente manipulables, como un conjunto de datos personales que se pueden comprar y vender. Porque esa es la situación actual y Europa ha tenido que reaccionar".

Pregunta: Damon Embling, Euronews:

Después de todos los escándalos que hemos visto, ¿cuán tranquilizador es en realidad este nuevo reglamento para la protección de datos?

Respuesta: Vera Jourova

Usted correctamente señala que se trata de una cuestión de confianza. Piense que todavía tenemos reglas de 1995, cuando el teléfono móvil no existía. Yo vi el primer teléfono móvil en Londres en 1996 y me sorprendió esa nueva tecnología. Y si hablo de esto es porque nos recuerda que es necesario disponer de nuevas reglas adaptadas al gran desarrollo tecnológico que hemos vivido. Y siendo pragmática le diré que las sanciones son importantes porque van a actuar como un factor de disuasión contra el uso de datos privados.

Damon Embling

¿Cómo estar seguro de que la gente dejará de hacer clic sobre OK sin leer la letra pequeña?

Vera Jourova

Me gustaría que la gente entendiera que ahora tiene la oportunidad de leer, rechazar, preguntar y exigir a la empresa que le devuelva sus datos.

Damon Embling

¿Siempre lee la letra pequeña?

Vera Jourova

Por supuesto que no... (ríe)

Damon Embling

Entonces, ¿podrían tener datos sobre usted sin que lo sepa?

Vera Jourova

Queremos que las empresas brinden información de manera simple, que digan si necesitan los datos para fines comerciales y si harán esto o aquello. Y cuando cambien de propósito, deberán advertir a la gente y explicar por qué han cambiado de propósito.

Y hay otra cosa que sale a la luz con el escándalo de Facebook. Mucha gente se ha dado cuenta de que están desnudas, como en un acuario. Por eso queremos que la gente se disfrace.